Usted está aquí

10 consejos para nuevos maestros, 3 para docentes de historia y 2 objetivos para mí

De maestro a maestro: algunos consejos para hacer de sus aulas y su labor en sí misma más agradables.

Junio 26, 2020

“Si quieres mi consejo, lo cual probablemente no, ya sea porque eres un maestro de primer año que cree que lo sabes todo, o porque eres un maestro de segundo año que sabe que lo sabe, o porque eres un maestro de tercer o cuarto año que sabe que, aunque usted no lo sabe todo, yo tampoco, aquí está de todos modos ...

El disciplinario reticente, Gary Rubinstei

Recibí demasiados consejos en mi Instituto de Verano Teach First: gran parte de ellos parecían contradictorios, todo estaba enraizado en el contexto del dador.  Por algunos años por lo tanto, renuncié a ofrecer consejos no solicitados.  Sin embargo, en el entrenamiento de Teach Like a Champion en mayo (2014), sentí que incluir consejos de enseñanza funcionaba muy bien. Así que este verano, como tutor en el Instituto de Verano de Teach for Sweden, renuncié a mi política anterior e inserté un breve consejo dentro de las sesiones.   Para mi sorpresa, en las evaluaciones, los alumnos mencionaron repetidamente estos consejos favorablemente.

Esto, junto con el placer que pueden brindar los consejos, me tentaron a recopilar los diez mejores tips para mi última sesión de entrenamiento.  Estas fueron las cosas que sobraron, que no habían surgido en la capacitación que había realizado sobre cosas como el manejo del comportamiento, la configuración de la visión y la evaluación formativa, pero que sentí que eran particularmente importantes.  Casi al mismo tiempo, me pidieron sugerencias de temas específicos para los aprendices de Teach First history.  En caso de que puedan ser de interés, los replico aquí.

Los nuevos maestros pueden desear …

10) Entre a twitter y comience a leer blogs.  Es probable que encuentre personas que sugieran soluciones a sus problemas y pueda sentirse aliviado al ver cuántos otros se encuentran con los mismos obstáculos.

9) Conozca a las personas que hacen que la escuela funcione: personal de fotocopias, administradores, limpiadores, cuidadores.  Los necesitará tarde o temprano.

8) Planifique y enseñe algunas lecciones fáciles con base en libros de texto.  Apunte a una lección emocionante por semana por clase.  El libro de texto tiene la mayor parte de lo que necesita. Si intenta hacer tres lecciones emocionantes a la semana, es probable que se agote con la creación de tres mediocres.  Si apunta a dos transitables y una excelente probablemente conducirá a mejores resultados.

7) Haga una lección introductoria muy buena para usar en todas sus clases.  Practíquelo con alguien que le dé media hora de su tiempo para ver si funciona bien.  De esa manera, puede concentrarse en todas las demás presiones, como los nombres, la gestión del aula y resolver lo que está sucediendo.

6) Haga el juego de palitos de chupetín y úselo para ayudar a llamar y conocer a los estudiantes.  Es un atajo para aprender nombres.

5) Busque trabajos anteriores producidos por estudiantes al final del curso que usted está enseñando para saber a dónde apuntan ellos.

4) Llame a casa temprano: atrape a los estudiantes siendo buenos.  Habiendo hecho esto con nuevas clases en el pasado, les puedo asegurar que funciona.  Si la primera interacción de los padres con usted es positiva y temprana, usted está en una posición mucho mejor cuando tiene que volver con ellos en diciembre y decir que las cosas no están bien.

3). Pida ayuda a otros maestros dentro y fuera de la escuela, colegas, mentores; todos los demás que conoce.  Solicitar apoyo la primera vez puede parecer un fracaso, pero no lo es.

2) Cuídese: planifique algunas cosas agradables para hacer en las tardes y los fines de semana.

1) Diviértase.  La enseñanza es un trabajo realmente difícil, pero es brillante y hay mucho que disfrutar al respecto.

Los nuevos maestros de historia pueden desear ...

3) Únase a la Asociación Histórica y comience a leer Enseñanza de la Historia. Puede que no todo tenga sentido, pero ofrece una gran mezcla de artículos sobre todos los aspectos de la enseñanza de la Historia. Muchos de estos comparten y evalúan lecciones y esquemas de trabajo e incluyen recursos para el aula, por lo que algunos de ellos se pueden usar de inmediato. También me gusta especialmente la sección 'Move Me On', que trata los problemas que enfrentan los nuevos maestros y pregunta a los mentores experimentados qué consejos darían para problemas pedagógicos históricos específicos.

2) El blog de Michael Fordham, clioetcetera.com, es fascinante, está bien escrito e invariablemente invita a la reflexión. Al escribir para maestros de historia, ha cubierto temas que van desde cómo podríamos rediseñar la evaluación para comprender realmente el progreso del estudiante, hasta sugerencias de lectura si está en el proceso de actualizar su conocimiento histórico. Sea lo que sea que escriba, vale la pena tomarse el tiempo para pensarlo.

1) Pongase en contacto con lo que le gusta de la Historia y reviva su conocimiento del tema. Es probable que enseñe algunos temas que no ha estudiado durante años: lea un puñado de libros de Historia bien escritos, visite un museo o una exposición, revise sus ensayos antiguos. Volver a familiarizarse con los contornos de los temas y los debates que los rodean facilitará la planificación de su enseñanza y proporcionará acceso inmediato a la gran cantidad de anécdotas, imágenes y eventos extraños que dan vida al tema.

[Estos consejos están diseñados para usarse durante las vacaciones de verano, pero creo que son válidos].

En este periodo, deseo ...

Ser un buen tutor de forma ... No he sido un tutor de forma durante los últimos cuatro años (larga historia) y no fui muy bueno en mis primeros dos años como maestra.  Estoy co-tutorizando un curso de séptimo año en este periodo y creo que finalmente sé lo que necesito hacer para hacerlo bien. Estoy ansioso por tratar de convertir esto en realidad.

Usar mejor el poder de la narrativa.  Todo lo que he estado leyendo sobre la memoria y el interés apunta hacia esto y es quizás la forma natural de la historia.  Refinaré significativamente un curso del año pasado sobre cómo Londres ha cambiado social y económicamente y trataré de asegurar que las historias se incorporen a todo el curso y a las lecciones individuales.

David Didau ha reunido algunas sugerencias excelentes que recomendaría leer y considerar. 

El disciplinario reticente es irónico, sabio y alentador. Le recomiendo que invierta en una copia.

Contenido publicado originalmente en Improving Teaching bajo la licencia Creative Commons. 

Traducido por: Daniela Saavedra Rodríguez

 


Imagen Van Tay Media on Unsplash

Boletín de noticias
Registre su correo electrónico para recibir nuestras noticias.
Escrito por
Profesor e investigador de Historia. Director del programa Teacher Educator Fellows en el Instituto Ambition.
No hay votos aun
Estadísticas: .
Sandra Cecilia Suárez García
Gran Maestra Premio Compartir 2013
El cuerpo habla y la danza puede ser el camino para la exploración del ser y el medio para liberar las palabras que se encuentran encadenadas.