Usted está aquí

Aprendizaje basado en competencias

Qué es, cómo funciona, a qué se enfrenta y algunas contra argumentaciones del aprendizaje basado en competencias.

Octubre 22, 2020

El aprendizaje basado en competencias se refiere a sistemas de instrucción, evaluación, calificación e informes académicos, que se basan en los conocimientos y habilidades que los estudiantes demuestran que han aprendido y que se espera que aprendan a medida que avanzan en su educación. En las escuelas públicas, los sistemas basados en la competencia usan los estándares de aprendizaje del Estado para determinar las expectativas académicas y definir la "competencia" o " capacidad" en un curso, materia o nivel de grado determinado (aunque también se pueden usar otros conjuntos de estándares, incluidos los estándares desarrollados por distritos y escuelas o por organizaciones de áreas temáticas).

El objetivo general del aprendizaje basado en competencias es garantizar que los estudiantes adquieran el conocimiento y las habilidades que se consideran esenciales para el éxito en la escuela, la educación superior, las carreras y la vida adulta. Si los estudiantes no cumplen con los estándares de aprendizaje esperados, generalmente reciben formación, tiempo de práctica y apoyo académico adicional para ayudarlos a alcanzar la competencia o cumplir con los estándares esperados.

La definición del aprendizaje basado en competencias es complicada por el hecho de que los educadores no solo usan una amplia variedad de términos para el enfoque general, sino que los términos pueden o no usarse como sinónimos de un lugar a otro. Algunos de los sinónimos más comunes incluyen basado en la capacidad, basado en el dominio, basado en los resultados, basado en el rendimiento y basado en los estándares de educación, instrucción y aprendizaje, entre otros.

En la práctica, el aprendizaje basado en competencias puede adoptar una amplia variedad de formas de Estado a Estado o de escuela a escuela; no existe un modelo único o un enfoque universalmente utilizado. Si bien las escuelas a menudo crean sus propios sistemas basados en competencias, también pueden usar sistemas, modelos o estrategias creadas por agencias estatales de educación u organizaciones educativas externas. El aprendizaje basado en competencias se usa más ampliamente en el nivel de primaria, aunque cada vez más escuelas con bachillerato están adoptando el enfoque. Al igual que con cualquier estrategia educativa, algunos sistemas basados en competencias pueden estar mejor diseñados o ser más efectivos que otros.

Recientemente, los términos aprendizaje basado en competencias o educación basada en competencias (y sinónimos relacionados) se han vuelto más ampliamente utilizados por (1) escuelas o empresas en línea que venden programas de aprendizaje en línea, y (2) colegios y universidades, particularmente aquellos ofreciendo programas de grado en línea. Cabe señalar que el "aprendizaje basado en competencias", como se diseña e implementa típicamente en las escuelas públicas K-12, puede diferir significativamente de las formas de "aprendizaje basado en competencias" que ofrecen y promueven las escuelas en línea y los estudios superiores programas. A nivel universitario, por ejemplo, el aprendizaje basado en competencias puede implicar que los futuros estudiantes adultos reciban crédito académico por el conocimiento y las habilidades que adquirieron en sus carreras anteriores, un enfoque que puede reducir los costos de matrícula y acelerar su progreso hacia la obtención de un título. También debe tenerse en cuenta que muchas escuelas y programas educativos en línea, tanto en los niveles de educación primaria como secundaria, también se han convertido en objeto de críticas y debates. Muchas escuelas virtuales con fines de lucro y programas de grado en línea, por ejemplo, han sido acusados de ofrecer experiencias educativas de baja calidad, explotar a los estudiantes o programas públicos, y usar la popularidad de conceptos como "educación basada en competencias" para promover programas de dudoso valor educativo. Al investigar o informar sobre la educación basada en competencias, es importante determinar con precisión cómo se utilizan los términos en un contexto específico.

Reforma

El aprendizaje basado en competencias generalmente se ve como una alternativa a los enfoques educativos más tradicionales en los que los estudiantes pueden o no adquirir competencia en un curso o materia académica determinada antes de obtener un incentivo en el curso, ascender al siguiente grado o graduarse.  Por ejemplo, los estudiantes de secundaria generalmente obtienen crédito académico al aprobar un curso, pero una calificación aprobatoria puede ser una A o una D, lo que sugiere que el crédito otorgado se basa en un espectro de expectativas de aprendizaje, con algunos estudiantes aprendiendo más y otros menos, en lugar de aplicar los mismos estándares consistentes a todos los estudiantes por igual. Y dado que las calificaciones pueden calcularse de manera diferente de escuela a escuela o de maestro a maestro, y pueden basarse en expectativas de aprendizaje divergentes (es decir, algunos cursos pueden ser "más difíciles" y otros "más fáciles"), es posible que los estudiantes aprueben sus cursos, obtengan el número requerido de créditos y reciban un diploma sin adquirir conocimientos y habilidades importantes. En casos extremos, por ejemplo, a los estudiantes se les puede otorgar un diploma de escuela secundaria, pero aún así no saben leer, escribir o resolver problemas matemáticos en un nivel básico. Un "diploma basado en competencias" sería un diploma otorgado a los estudiantes solo después de que hayan cumplido con los estándares de aprendizaje esperados.

Si bien el objetivo del aprendizaje basado en competencias es garantizar que más estudiantes aprendan lo que se espera que aprendan, el enfoque también puede proporcionar a los educadores información más detallada o minuciosa sobre el progreso de aprendizaje de los estudiantes, lo que puede ayudarlos a identificar con mayor precisión las fortalezas y debilidades académicas, así como los conceptos y habilidades específicos que los estudiantes aún no dominan. Debido a que el progreso académico a menudo se supervisa y se informa mediante cursos y escuelas de aprendizaje estándar basados en competencias, los educadores y los padres saben con frecuencia y más precisamente qué conocimientos y habilidades específicas los estudiantes han adquirido o tal vez se les han dificultado.  Por ejemplo, en lugar de recibir una calificación con letras en una tarea o examen, cada uno de los cuales puede abordar una variedad de estándares, los estudiantes se califican en estándares de aprendizaje específicos, cada uno de los cuales describe el conocimiento y las habilidades que se espera que ellos adquieran.

Cuando las escuelas hacen la transición a un sistema basado en competencias, puede implicar cambios significativos en la forma cómo funciona y cómo enseña a los estudiantes, afectando todo, desde la filosofía educativa de la escuela y la cultura hasta sus métodos de instrucción, evaluación, calificación, informes, promoción y graduación. Por ejemplo, los boletines de calificaciones pueden rediseñarse por completo y las escuelas pueden usar diferentes escalas y sistemas de calificación, como reemplazar las calificaciones de las letras con breves declaraciones descriptivas. Así, frases como no cumple, cumple parcialmente, cumple con el estándar y exceden el estándar son de uso común en escuelas basadas en competencias (aunque los sistemas varían ampliamente en diseño, propósito y terminología). Las escuelas también pueden usar diferentes métodos de formación y evaluación que determinen si los estudiantes han alcanzado la competencia, incluyendo estrategias como demostraciones y vías de aprendizajeplanes personales de aprendizajeportafoliosrúbricas y proyectos finales, por nombrar solo algunos.

Debate

Si bien existe un acuerdo generalizado de que los estudiantes deben cumplir con altas expectativas académicas, y que las escuelas públicas y los maestros deben asegurarse de que adquieran los conocimientos y habilidades más importantes que necesitarán para tener éxito en la vida adulta, a menudo existen desacuerdos y debates sobre la mejor manera de lograr estos objetivos. Por esta razón, los debates sobre el aprendizaje basado en competencias tienden a centrarse en los métodos utilizados por las escuelas, en lugar del objetivo general de la estrategia (es decir, todos los estudiantes que cumplen con altos estándares y logran competencia, un objetivo que pocos discuten).

Los defensores del aprendizaje basado en competencias pueden argumentar que el enfoque mejora en gran medida las posibilidades de que los estudiantes aprendan los conocimientos, conceptos y habilidades más importantes que necesitarán durante toda su vida, y que el aprendizaje basado en competencias puede ayudar a eliminar la persistencia de brechas de aprendizaje, de logros y de oportunidad. Por estas razones, los defensores del aprendizaje basado en competencias sostienen que la práctica es un enfoque más equitativo para la educación pública, ya que sostiene a todos los estudiantes con los mismos altos estándares, independientemente de su raza, origen étnico, género o nivel socioeconómico, o si asisten a escuelas en comunidades pobres o ricas (los estándares desiguales que se aplican a los estudiantes minoritarios y no minoritarios, o la calidad desigual de la enseñanza y las instalaciones de una escuela a otra, se cree que son las principales causas que contribuyen a problemas como la consecución de brechas). Los defensores también pueden señalar las debilidades o fallas de los sistemas existentes, que permiten a los estudiantes ascender de un grado al siguiente y obtener un diploma sin adquirir conocimientos y habilidades importantes, como evidencia de que se necesitan enfoques basados en competencias, de cualquier tipo. . Para una discusión relacionada, vea promoción social.

Los críticos del aprendizaje basado en competencias pueden argumentar que la transición requerirá que los docentes ya sobrecargados gasten grandes cantidades de tiempo, y posiblemente no retribuido, en planificación, preparación y capacitación adicionales; que el aprendizaje basado en competencias puede ser prohibitivamente difícil de implementar, particularmente a nivel estatal. Estos también pueden estar en desacuerdo con los estándares de aprendizaje que utilizan los sistemas basados en competencias, o con las características específicas de un sistema utilizado en una escuela en particular. Por ejemplo, los padres a menudo expresan su preocupación de que el abandono de las calificaciones tradicionales con letras, boletas de calificaciones, transcripciones y otras estrategias familiares de presentación de informes académicos perjudicará a los estudiantes que solicitan ingreso a colegios y universidades (porque las estrategias de presentación de informes no serán familiares para los profesionales de admisión a la universidad , o porque los sistemas basados en la competencia pueden eliminar muchas de las dimensiones competitivas del rendimiento académico, como los promedios o el cuadro de honor, que tienden a favorecer a los estudiantes con alto rendimiento). Otros pueden cuestionar si existe evidencia suficiente de que el aprendizaje basado en competencias realmente funcionará según lo previsto.

Contenido publicado originalmente en EdGlossary bajo la licencia Creative Commons. 

Traducido por: Daniela Saavedra Rodriguez

 


Imagen Jeswin Thomas on Unsplash

Boletín de noticias
Registre su correo electrónico para recibir nuestras noticias.
Escrito por
Portal de servicios de información para público interesado en la educación pública de Estados Unidos sobre reformas educativa.
No hay votos aun
Estadísticas: .
Rubén Darío Cárdenas
Gran Rector Premio Compartir 2016
Concibo al maestro como la encarnación del modelo de ser humano de una sociedad mejor. Él encarna todos los valores que quisiera ver reflejados en una mejor sociedad.