Usted está aquí

Bioética en lo rural

El daño que el hombre le ha causado a la tierra es demasiado y preocupante.

Junio 15, 2018

La tierra nació hace 4.600 millones de años, aproximadamente, y hace 200.000 mil años la empieza a poblar el Homo Sapiens, también conocido bajo la denominación genérica de “hombres”, tal y como los conocemos hoy en día.

Estos pobladores en sus inicios eran cazadores y recolectores de raíces, frutos y bayas. Eran nómadas y por esta razón tenían pocos hijos, pues sus continuos traslados no les permitían cargar con muchas criaturas dependientes.

Luego, hace unos diez mil años, el hombre se volvió agricultor y esto lo convirtió en sedentario. Las familias empezaron a aumentar, pues se requerían muchas manos para sembrar, cultivar y cosechar la tierra. En ese momento inició el problema de la población y comienza a gestarse el concepto de la propiedad privada. Antes de esto no había dueños de la tierra. Comienza la superpoblación.

Desde ese entonces, el daño que el hombre le ha causado a la tierra es demasiado y preocupante, pues son muchas las especies que se han extinguido por su causa, los bosques que se han destruido y la contaminación del agua y el aire que nos ha traído nefastas consecuencias.

Es así como la alimentación de los seres humanos ha cambiado en su forma con el paso del tiempo y los derechos de los animales son vulnerados al ser criados en pésimas condiciones, incluso en contra de su propia naturaleza, como lo muestran en el documental Food Inc.

Una película que causa conmoción al momento de verla ya que la mayoría de los derechos de los animales son vulnerados para suplir la demanda de alimento del mercado y los intereses económicos de los propietarios de las compañías, en especial porque los ciclos de vida de los animales son modificados con el fin de que crezcan en el menor tiempo posible para comercializar sus carnes.  

 “En el campo colombiano existe una gran oportunidad para el desarrollo de alimentos agrícolas, cárnicos y lácteos donde prime la conciencia ambiental y el respeto por los ciclos de vida de las especies.”

La conclusión, es que en el campo colombiano existe una gran oportunidad para el desarrollo de alimentos agrícolas, cárnicos y lácteos donde prime la conciencia ambiental y el respeto por los ciclos de vida de las especies.

La relación con los animales debe ser orientada al bienestar de los animales en cuanto la producción, el transporte y el sacrificio, ya que son animales para el consumo humano y se les debería proporcionar una calidad de vida de acuerdo a su naturaleza.

De esta forma, muchas familias campesinas pueden generar ingresos económicos para solucionar sus necesidades. Las grandes industrias deberían trabajar de la mano de los campesinos, ya que ellos les aportarían elementos para el bienestar animal y las industrias a estos su tecnología y comercialización.


Imagen pixabay.com 

Escrito por
Director de Innovación Educativa de la Fundación Compartir
Promedio: 5 (2 votos)
Estadísticas: .
María Del Rosario Cubides Reyes
Gran Maestra Premio Compartir 2006
Desarrollé una fórmula química que permitió a los alumnos combinar los elementos claves para fundir la ciencia con su vida cotidiana sin confundir los enlaces para su futuro.