Usted está aquí

Cultivando una mente disciplinada y creativa e instintos humanos

La educación para el mundo digital actual debe incluir algo más que el desarrollo de habilidades y la adquisición de conocimientos de dominio. Los atributos fundamentales deben ser cultivados a través de experiencias cuidadosamente curadas.

Noviembre 18, 2020

"Ningún país", dijo el líder político sudafricano Nelson Mandela, "puede desarrollarse realmente a menos que sus ciudadanos sean educados". En medio de la pandemia mundial actual, cuando hay mucho en juego y cuando muchos consideran que la salud pública, la equidad y la prosperidad económica son rivales en un juego de suma cero y altamente politizado, las palabras de Mandela sugieren que la educación es algo más que el empleo. ¿Cuál es la conexión entre la educación y la ciudadanía, entre el aprendizaje y la vida libre y significativa? ¿Y qué papel juegan las universidades en la preparación de la gente para algo más que un trabajo?

Las instituciones de educación superior son espacios donde las personas crecen tanto como aprenden. Esta distinción es importante al considerar cómo puede evolucionar la educación superior en un mundo en el que el contenido y las guías de aprendizaje efectivas están disponibles gratuitamente y son accesibles a nivel mundial. El Davidson College utiliza dos frases para captar los atributos que deben cultivar los individuos que viven en comunidad: una "mente disciplinada y creativa" e "instintos humanos". En la complejidad de la vida moderna, estos atributos y hábitos de la mente son tan deseables como las habilidades específicas del trabajo y el conocimiento del dominio.

La desconexión 

Los sistemas arraigados suelen ser lentos para responder a las nuevas realidades. A menudo pasan décadas antes de que las oportunidades de las nuevas tecnologías comienzan a tener un impacto pronunciado. Debido a que muchas instituciones habían invertido poco en el aprendizaje digital antes de que COVID-19 las obligará a pasar a la enseñanza a distancia, ellas (y los instructores) se esforzaron por ofrecer contenidos digitales y contextos de aprendizaje eficaces a los estudiantes acostumbrados a las interacciones en persona. Las universidades recurrieron a empresas externas como proveedores de cursos en línea y gerentes de programas en línea (OPM), algunos de los cuales ya habían ganado terreno en este espacio. Así pues, la pandemia puso de relieve el valor de muchos proveedores de tecnología educativa, y las instituciones tradicionales que se adaptaron rápidamente reconocieron la utilidad y el potencial de las tecnologías de aprendizaje.

Dentro de este panorama cambiante, el sector de la enseñanza postsecundaria puede ampliarse y diversificarse para cumplir más eficazmente los objetivos de empleo de una población de estudiantes cada vez más heterogénea. Lo que sigue sin estar claro es si este nuevo ecosistema, centrado en el empleo y la reconversión profesional, puede también cultivar los atributos humanos necesarios para que una población mantenga una democracia vibrante.

¿Que funciona?

Incluso antes de COVID-19, algunas instituciones de enseñanza superior se dieron cuenta de su falta de preparación digital y comenzaron a asociarse con organizaciones para subsanar esas deficiencias. Como resultado, un número creciente de proveedores, a menudo con fines de lucro, se han incorporado al sector de la educación. Las soluciones que ofrecen van desde la oferta de cursos (Coursera) hasta la creación de capacidad (OPM), pasando por los servicios de acreditación. Corporaciones como Google, Microsoft y Amazon también están ofreciendo educación abierta para reciclar y reciclar la fuerza de trabajo existente, ampliando el ecosistema de aprendizaje mucho más allá de los colegios y universidades tradicionales.

A partir de estos desarrollos, hemos visto que los materiales de aprendizaje pueden ser escalados y entregados ampliamente en línea. Los recursos educativos abiertos, como el OpenCourseWare del MIT o el OpenStax de la Universidad de Rice, permiten a los educadores utilizar y reutilizar los materiales de aprendizaje con unos costes adicionales insignificantes por la duplicación de copias digitales. Asimismo, la instrucción puede ser escalada. En una generación, la enseñanza ha pasado del dominio de una actividad de aula, con un máximo de unos pocos cientos de estudiantes, a un aula global que puede tener miles o incluso cientos de miles de alumnos. Los primeros indicios sugieren que algunos aspectos de la tutoría también pueden automatizarse mediante conjuntos de instrumentos apoyados por la inteligencia artificial. Si el plan de estudios, la enseñanza y algunas partes de la tutoría pueden escalarse tecnológicamente, ¿qué aspectos de la experiencia de la universidad permanecen? ¿Qué ofrece la experiencia de la educación superior tradicional que no es también accesible en los planes de estudio, la enseñanza y las comunidades en línea?

Avances dobles 

Dos tendencias relacionadas entre sí plantean cuestiones adicionales sobre el futuro de la educación superior. En primer lugar, la lista de proveedores de enseñanza digital ha crecido rápidamente durante el último decenio, ya que miles de millones de dólares en capital de riesgo se han trasladado al sector de la tecnología de la información y las comunicaciones. En segundo lugar, los adelantos tecnológicos y el creciente desarrollo de los conocimientos han fortalecido el vínculo entre el aprendizaje continuo y el avance en el lugar de trabajo. En consecuencia, la readaptación profesional es crucial tanto para las personas como para las organizaciones. Sin embargo, muchos colegios y universidades han ignorado en gran medida estas necesidades cambiantes de aprendizaje de la sociedad, concentrándose en cambio en sus poblaciones de estudiantes y programas de licenciatura tradicionales. Cuando las instituciones tienen una unidad de aprendizaje a distancia, corporativa o en línea que ofrece clases nocturnas y de fin de semana, estos programas tienden a asumir la estructura tradicional de los cursos, los programas de grado y la evaluación con menos inversión en la enseñanza. En contraste, los proveedores emergentes ahora ofrecen una gama de opciones con credenciales para los individuos que buscan volver a capacitarse.

Considere un empleado cuyo trabajo ha sido eliminado y que quiere desarrollar habilidades para asegurar un papel en un campo emergente como la ciencia de los datos. El camino hacia la competencia y las credenciales es caro, rígido y lento. Por el contrario, organizaciones como Coursera y edX y empresas como Guild Education proporcionan acceso a certificados y títulos en vías más rápidas y baratas para el avance de la carrera.

Contenido publicado originalmente en Educause

Traducción por: Paula Andrea Beltrán. 

 


Imagen Natasha Connell on Unsplash

Boletín de noticias
Registre su correo electrónico para recibir nuestras noticias.
Escrito por
Egresados de la Universidad de Florida, Estados Unidos.
No hay votos aun
Estadísticas: .
Luis Fernando Burgos
Gran Maestro Premio Compartir 2001
Revivo los mitos y leyendas para invitar a los duendes a guiar procesos de investigación.