Usted está aquí

Docentes y directivos rurales. Condiciones salariales

El análisis de los salarios docentes no puede estar desvinculado de la posición social de los maestros, que permite explicar por qué permanecen pese a determinadas condiciones.

Noviembre 14, 2019

Uno de los elementos que más determinan el acceso y la permanencia docente son las recompensas salariales que encuentran los profesionales en su campo laboral. En términos de acceso, tener buenos salarios de enganche y una vinculación estable en el tiempo puede incidir de manera positiva en la atracción de buenos candidatos a la docencia. En términos de permanencia, la posibilidad de ascenso salarial y los mecanismos que se establezcan para ello condicionan de manera directa la expectativa de los maestros de continuar en la docencia (Mizala, 2006).

Sin embargo, el análisis de los salarios docentes no puede estar desvinculado de la posición social de los maestros, que permite explicar por qué permanecen pese a que en algunas ocasiones sus salarios tengan un techo que limita un crecimiento económico continuo.

Lea: Acuerdo de paz: compromisos para el mejoramiento de la educación rural

 

Algunas investigaciones en América Latina han mostrado que los maestros son un colectivo que proviene de clases medias. No obstante, es claro que esta afirmación contiene matices que varían según los contextos de reclutamiento de docentes, según los niveles de enseñanza (por ejemplo, es común que a la educación superior se vinculen los maestros provenientes de familias con mayores ingresos), según género, según el carácter público o privado de las escuelas, y según el valor de la remuneración de los maestros frente a los salarios de otras ocupaciones en cada contexto.

Desde la perspectiva de las condiciones objetivas de clase, la posición alude a variables que son susceptibles de medición como nivel de ingresos, capital cultural (niveles y estructura de escolarización), bienes materiales de los que dispone el hogar y los consumos materiales y culturales. Desde una perspectiva subjetiva, esta posición de clase se construye desde la propia clasificación que hacen los maestros sobre su lugar en la sociedad (Tenti, 2005).

Desde la perspectiva de ingresos, se encuentra que Colombia, en comparación con otros países latinoamericanos, tiene uno de los salarios docentes más altos y, frente a otras ocupaciones en el país, estos superan los de profesiones como enfermería, pero están por debajo de los que perciben los profesionales en ciencias exactas, naturales, sociales, contabilidad, ingeniería o derecho (García et al., 2014; Fedesarrollo, 2016).

Lea: Poética de la paz

 

Si bien los salarios de enganche de los maestros no son bajos, los aumentos salariales a medida que se incrementan los años de formación y experiencia no son mayores frente a otras profesiones en el país y frente la remuneración docente en otros países, lo cual va marcando una brecha importante entre los docentes y otros profesionales. Esto puede generar un desincentivo para la carrera docente en Colombia, pero que puede estarse equilibrando con la estabilidad y tiempo de vacaciones con el que cuentan los maestros (Fedesarrollo, 2016) y con el esfuerzo fiscal que está realizando el Estado para cerrar la brecha entre el salario docente con otras profesiones1. 

 “Hay quienes no han logrado ascender, y los que ascienden también dicen que no es lo que esperan. Los que están en el escalafón más alto dicen que de todas maneras hace falta remuneración. No es lo que usted creyó que iba a ser, no es lo mismo cuando un médico estudia. Un médico general después de hacer su especialización, no le sube 30, 40 pesos; médicos que ganan siete u ocho millones. Nosotros, que una maestría puede llegar a costar 15 o 16, para que usted le suba $100.000 o $200.000 (…) eso lo deja muy triste a uno” (docente rural, Remedios 1, Antioquia, entrevista, 2018, 1:43:14 min).

Para profundizar desde la perspectiva subjetiva en la posición social de los maestros rurales, el estudio indagó sobre la percepción de sus condiciones salariales y los incentivos económicos que reciben por trabajar en zonas dispersas; las posibilidades de ascenso en el escalafón; las garantías pensionales y la existencia de otras fuentes de ingreso.

 

Lea: Los docentes y directivos docentes rurales como víctimas del conflicto armado

Allí lo que se buscaba era conocer si los docentes y directivos rurales consideran que se encuentran configurando trayectorias de éxito social, precariedad o marginación social, asociadas a un avance o estancamiento profesional. Frente a ello, el objetivo fue analizar si dichas condiciones se convierten en un riesgo para la deserción o el traslado de los maestros rurales. Para ello, fue fundamental considerar el escalafón docente como una variable importante que incide en la percepción de los maestros, dado que los Decretos 2277 y 1278 establecen condiciones distintas de ascenso y de remuneración.

1. Así lo muestran los resultados preliminares del estudio de la Universidad de los Andes sobre salarios de los docentes oficiales. Ver: https://lasillavacia.com/silla-llena/blogoeconomia/historia/en-que-van-los-salarios-de-los-maestros-publicos-65825.

Este artículo hace parte del estudio ‘Docencia rural en Colombia: educar para la paz en medio del conflicto armado’ realizado por Fundación Compartir. 

 

Descargue el estudio completo. 

 
Escrito por
Sociólogas
No hay votos aun
Estadísticas: .
Carlos Enrique Sánchez Santamaria
Gran Maestro Premio Compartir 2011
Con el apoyo de las tecnologías logré que los estudiantes convirtieran el pasado de exclusión que vivió éste municipio lazareto en un pretexto para investigar, conocer la historia y conectarnos con el mundo.