Usted está aquí

Ecología, turismo y aventura

El artículo describe el proyecto pedagógico "Ecología, Turismo y aventura" de un colegio ubicado en la zona rural de Usme.

 

Junio 16, 2018

El Colegio Las Violetas – Gabriel García Márquez del barrio Villa Diana, al sur oriente de la capital colombiana, en la frontera urbana y rural, está rodeado por áreas protegidas como el parque natural Entre Nubes y el pie de monte del páramo de Cruz Verde, en los cerros orientales.

En el PEI del Colegio se propone trabajar por la sociedad a partir de la orientación del proyecto escolar y la propuesta de cuatro pilares principales: comunicación, derechos humanos, producción y educación ambiental, desde donde se plantea la nueva escuela, denominada “Formación ecopedagógica, investigativa, productiva y comunicativa mediada por valores sociales”.

Respondiendo a este objetivo y con la evidente necesidad de fomentar el cuidado de los recursos naturales, motivar a los estudiantes para que vean en la escuela el lugar ideal para comenzar a crear su proyecto de vida y potenciar el desarrollo humano, el liderazgo, el emprendimiento y el auto aprendizaje se formalizó el proyecto Ecología Turismo y Aventura.

Dada la naturaleza real y práctica de la propuesta de Ecología, Turismo y Aventura, los docentes fundamentaron sus bases pedagógicas en la teoría del Aprendizaje Significativo desde la perspectiva de Ausubel (1983), quien concibe el aprendizaje como una actividad significativa para la persona que aprende, y dicho significado está directamente vinculado con la existencia de relaciones entre el conocimiento nuevo y el que ya posee el estudiante.

Ecología, Turismo y Aventura propicia una interacción entre aquello que los estudiantes consideran propio de su vida cotidiana, en su relación con el ecosistema de páramo y la nueva información que se adquiere al interactuar con un objetivo pedagógico y disciplinar en contexto. Este nuevo conocimiento contribuye a la estabilidad y funcionalidad de la estructura conceptual preexistente.

Eco pedagogía

Desde el proyecto se entiende la eco pedagogía como un movimiento social y político preocupado por una pedagogía que oriente el desarrollo de una sociedad critica en cuanto a su relación con el medio ambiente.

Esta postura se inscribe en el marco de la pedagogía crítica impulsada por Freire (1993), entendiéndose como un proyecto educativo en el que las comunidades pueden encontrar el conocimiento en su medio, para que desde su interior se impulsen las transformaciones.

Este movimiento sociopolítico propone una educación integral en la cual, además de buscar el desarrollo intelectual y vocacional de las personas, se fortalezcan también los valores sociales y morales, la creatividad, el emprendimiento, el cuidado por el cuerpo, la estética y la formación ética.

A través de la eco pedagogía se pretende concienciar a las comunidades sobre la corresponsabilidad que todos los seres humanos deben asumir para lograr el bienestar de las generaciones presentes y futuras. Esta herramienta posee también la doble significación y sentido. De una parte la ciudad se convierte en un escenario de aprendizaje que hace realidad el derecho a la ciudad de niños, niñas y jóvenes.

De otra parte propone una escuela de puertas abiertas donde explorar invita a conocer, a descubrir y a resignificar. Las expediciones pedagógicas por los diferentes escenarios educativos de la ciudad son más que una actividad recreativa, se han convertido en fuente de conocimiento y aprendizaje que es utilizado como complemento de lo que se enseña y aprende en el aula de clase. Los estudiantes, a la par de prepararse, participan en las actividades y salidas contempladas en el proyecto. En ellas, además de practicar sus conocimientos, continúan adquiriendo aprendizajes relevantes en diferentes ámbitos de su formación integral.

Resultados

• A través de las caminatas, deportes extremos y demás actividades ejecutadas, se fortalecen valores como el respeto, la tolerancia y la equidad de género.

• El proyecto permite que los estudiantes deseen compartir con otros sus experiencias y en mu-chas ocasiones esos otros son angloparlantes. Ellos han aprendido a cerca del ecosistema de páramo, han adquirido vocabulario relacionado con este tema y demuestran mayor interés por aprender el inglés.

• Reconocimiento cultural, a través del estudio del patrimonio en los ámbitos  cultural y ecológico, este aprendizaje permite que los estudiantes actúen de forma efectiva en la comunidad como replicadores de conocimientos, tradiciones y saberes.

• Aspectos como el desarrollo motriz, la lúdica y la diversión, el mejoramiento de la salud, el aprovechamiento del tiempo libre, turismo en el deporte aventura, permiten la consolidación de aprendizajes integrales.

• Exalumnos que participaron en el proyecto organizaron una Fundación para trabajar con los niños del sector, donde enseñan a valorar los recursos ambientales y reciclar papel, entre otros.

Publicado originalmente en la revista Aula Urbana 95 del IDEP.

Escrito por
Alianza Idep - Compartir
No hay votos aun
Estadísticas: .
Rubén Darío Cárdenas
Gran Rector 2016
La escuela no puede seguir siendo un espacio cerrado: hay que abrir las puertas de las aulas y de la institución para que lleguen otros saberes. Esto sólo lo permite el tejer puentes