Usted está aquí

El humo de la parada de autobús: Cómo equilibramos la conexión humana y la tecnología

Es fácil para los niños esconderse detrás de sus pantallas y evitar estas oportunidades de práctica, pero, ¿a qué costo?

Junio 16, 2020

La siguiente publicación de blog, de Megan Hanafin, fue creada en colaboración con TeachPlus.

Conduje por el final de mi calle hace unas semanas y miré hacia adelante para ver a un grupo de estudiantes de secundaria flojos y torpes esperando su autobús. A medida que me acercaba más y más al grupo de estudiantes, comencé a recordar mi propia experiencia en la parada de autobús. La fusión de la parada de autobús reunió a tantos chicos diferentes que no siempre se mezclaban por elección, así que siempre fue un momento un poco incómodo para mí mientras crecía, particularmente porque me vi obligada a congregarme con un niño en particular que sería clasificado legalmente como un matón en el mundo de hoy. Aunque nunca me acosó específicamente, recuerdo los brutales momentos incómodos en el que todos nosotros en la parada de autobús tuvimos que navegar esas crueles palabras a menudo dirigidas al niño más joven que no encajaba o sabía cómo defenderse.

Mientras continuaba pensando en esos momentos tensos y en mi flequillo extremadamente incómodo que definieron mi peinado de la escuela media, tuve que hacer una pausa al final del camino cuando la vista que vi era extremadamente diferente de lo que recuerdo de mi infancia. Mientras hacía una pausa y miraba a los niños, el aspecto de los estudiantes de secundaria todavía existía, sin embargo, la parada de autobús era SILENCIOSA. Todos los niños estaban mirando un teléfono.

Cuando me volví a la carretera principal, comencé a cuestionar mi propia conexión con la realidad... ¿¡Soy oficialmente viejo!? ¿¡Estoy fuera de contacto con los jóvenes que enseño todos los días!? ¿Cómo puede ser que la parada de autobús se haya transformado en otro momento para que nuestros hijos se conviertan en zombis de tiempo de pantalla? Aunque esos momentos en la parada de autobús eran difíciles para mí, miro hacia atrás y me doy cuenta de lo necesarios que eran para mí para fortalecer mis habilidades interpersonales. Me vi obligada a interactuar con estudiantes con los que no compartí valores comunes, y como grupo nos vimos obligados a trabajar juntos para hacerle saber al matón que lo que estaba haciendo no era genial, sin el apoyo de un adulto para mediar. No solo tuvimos que maniobrar conversaciones difíciles, sino que también hubo días en los que encontraste puntos en común con los niños con los que no habrías hablado de otra manera, y tal vez incluso darse cuenta de que el acosador en realidad tenía algunos de sus propios problemas, y que también era un trabajo en progreso. 

Lamentablemente, la parada de autobús no es el único lugar donde estamos privando a los niños de la oportunidad de desarrollar habilidades sociales cruciales. Si miras a través de un restaurante, a menudo ves familias que no interactúan entre sí pero que interactúan individualmente con sus teléfonos. Si miras hacia el coche a tu lado en la luz roja, a menudo ves las luces brillantes brillando en las caras de los que están en el asiento trasero. A medida que comenzamos a aceptar y asimilar que la tecnología es un elemento básico en nuestro día a día, es importante para nosotros como padres, maestros, y realmente cualquier persona que quiera interactuar con cualquier otra cosa que no sea robots, para reconocer que esta no es la forma en que tiene que ser. Hay espacio para la conexión humana y la tecnología, si exigimos un equilibrio. 

Instó a los maestros a que se apropien del uso de la tecnología en su salón de clases. Sabemos que demasiado tiempo de pantalla no es bueno para los niños, sin embargo, a menudo nombramos ciegamente a los estudiantes interminables tareas sin pensar mucho. Es importante que usemos la tecnología cuando sea necesario y no para reemplazar las interacciones cara a cara de los estudiantes y profesores que trabajan juntos en la comunidad de las aulas. A raíz de las normas básicas comunes y las pruebas estatales, es fácil para nosotros olvidar que la comunidad que creamos en nuestro salón de clases debe ser un modelos de cómo queremos que nuestros hijos actúen cuando están en el mundo. La tecnología puede hacer que nuestras vidas como maestros sean más fáciles, pero como resultado estamos sacrificando un tiempo crucial de aprendizaje social y emocional.

Antes de incorporar diferentes tipos de tecnología en mi aula, me pregunto

  • ¿Quién se beneficia? ¿Hay empresas externas que se benefician del uso de este producto?
  • ¿Es esta la mejor manera para que un estudiante aprenda una nueva habilidad, o la más fácil para mí?
  • ¿Estoy planeando revisar el trabajo realizado en tecnología y usarlo para conducir la instrucción específica?
  • ¿El uso de esta tecnología reemplazó una interacción cara a cara importante o el tiempo para una discusión en grupo?

Pido a los padres que establezcan límites con sus hijos. Está bien que sus hijos se sientan aburridos en un largo viaje en coche, sobrevivirán. ¡No sólo sobrevivirán, sino que pueden aprender sobre el papel de la paciencia en sus vidas, y es una gran manera de atrapar a su hijo de la escuela media para tener una conversación con usted cuando probablemente pasan una gran cantidad de tiempo evitándote! Al poner límites a la tecnología, usted está proporcionando a su hijo la oportunidad de aprender habilidades importantes que necesitarán para navegar por este complicado mundo. Los niños necesitan tiempo para practicar y desarrollar habilidades interpersonales tanto como necesitan para aprender otras habilidades académicas, incluso cuando les hace sentir incómodos. Recomiendo encarecidamente revisar el Plan de Medios de Uso Familiar para construir pautas para su familia que hacen que el tiempo de pantalla juegue un papel positivo en su vida cotidiana.

No hay etapa más incómoda que la de un estudiante de secundaria (especialmente si viste mi flequillo... podría añadir que también tenía TIRANTES) pero no hay mejor momento para desarrollar las habilidades importantes para la vida de escuchar y aprender de los demás, que cuando somos jóvenes. Es fácil para los niños esconderse detrás de sus pantallas y evitar estas oportunidades de práctica, pero, ¿a qué costo?

Traducido por: Gabriela Flórez

Contenido publicado originalmente en la página de Transforming Education bajo licencia Creative Commons.

 


Imagen pexels.com

Boletín de noticias
Registre su correo electrónico para recibir nuestras noticias.
Escrito por
Una herramienta poderosa para alcanzar los objetivos de desarrollo sostenible: Un multiplicador de desarrollo educativo.
No hay votos aun
Estadísticas: .
Jesús Samuel Orozco Tróchez
Gran Maestro Premio Compartir 2005
Senté las bases firmes para construir una nueva escuela rural donde antes solo había tierra árida y conocimientos perdidos.