Usted está aquí

El ODS 4: El objetivo de desarrollo sostenible de la educación

Hasta el 2030, la calidad de la educación será la prioridad en la Agenda para el Desarrollo Sostenible.

Abril 22, 2020

En septiembre de 2015, las cabezas de los gobiernos de los Estados Miembros de la ONU se reunieron para acordar la Agenda 2030 para el desarrollo sostenible. La agenda está compuesta por 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) que tocan temas como la inclusión social, el crecimiento económico y la sostenibilidad del medio ambiente. Desde un principio, estos objetivos se pensaron de forma flexible e interrelacionada, ya que su ejecución depende de la comunidad internacional, de los Estados individuales y de las acciones que estén dispuestas a tomar los individuos y las empresas privadas.

Cada uno de los ODS está compuesto por metas cuantitativas y cualitativas que deben cumplirse durante los 15 años de vigencia de la Agenda 2030. Estas metas son de naturaleza global, se pueden aplicar universalmente, toman en cuenta las realidades nacionales de los distintos Estados Miembros y hacen esfuerzos importantes por respetar las políticas y las prioridades de cada Estado. Los indicadores para medir el progreso los ODS quedaron en cabeza de la Inter-Agency and Expert Group on SDG Indicators, la cual le rinde cuentas periódicamente a la Comisión de Estadística de las Naciones Unidas.

Aunque la Agenda 2030 representa la serie de compromisos para el desarrollo mundial más ambiciosos de la historia, esta cuenta con un precedente valioso: los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM). Los 8 ODM fueron pensados como una herramienta para ejecutar la Agenda del Milenio pactada por la Asamblea General de la ONU en el 2000. Estos ODM se centraron en las poblaciones más vulnerables, el hambre, las enfermedades, la equidad de género, la educación y el desarrollo sostenible.

Los ODM son evidencia de que la comunidad internacional puede actuar de forma contundente cuando se lo propone. En 1990, la mitad de la población de los países en desarrollo sobrevivía con menos de 1.25 dólares al día (a precios de 2005.) Según estudios recientes del Banco Mundial, hoy, menos del 10% de esa misma población sobrevive con menos de 1.90 dólares (a precios de 2010.) Además, la tasa de mortalidad de niños menores de 5 años se ha reducido en un 50% y la tasa de mortalidad natal se ha reducido en un 45%.

Al igual que los ODM, al estar organizados de una forma fácil de entender y al establecer metas medibles, los ODS buscan generar la misma conciencia mundial, responsabilidad política, monitoreo constante, participación cívica y presión pública encaminada a la realización de los objetivos.

La educación en los objetivos de desarrollo sostenible

El cuarto ODS (ODS 4) se enfoca en la educación y busca garantizar el acceso a una educación inclusiva, equitativa y de calidad para todas las personas. El ODS 4 abarca diez metas específicas, que en su conjunto representan una de las iniciativas más ambiciosas para la educación mundial.

Estas son las 10 metas del ODS 4:

  1. Acceso gratuito a la educación primaria y secundaria.
  2. Acceso equitativo a la educación preescolar.
  3. Acceso equitativo y económicamente asequible a la educación técnica, vocacional y a la educación superior.
  4. Aumentar el número de personas con competencias pertinentes para el éxito financiero.
  5. Eliminar toda la discriminación en el sector educativo.
  6. Educación para el desarrollo sostenible y la ciudadanía global.
  7. Construcción y modernización de escuelas seguras e inclusivas.
  8. Ampliar las becas de educación superior para los países en desarrollo.
  9. Incrementar el suministro de docentes capacitados en los países en desarrollo.

Estos objetivos se eligieron a través de un proceso participativo. Aunque las decisiones finales en cuanto al texto definitivo las tomaron los Estados Miembros de la ONU, en el proceso de construcción participaron maestros, miembros de la sociedad civil, sindicatos, agencias bilaterales, organizaciones regionales, institutos de investigación, fundaciones y el sector privado.

Además, hay otros cinco ODS que hacen referencia al sector educativo:

  1. Salud y bienestar (SDG 3.7): Garantizar el acceso a servicios de salud sexual y reproductiva, incluyendo el acceso a la planificación familiar, la información y la educación, y la integración de programas y estrategias de alcance nacional para la salud reproductiva.
  2. Equidad de género (5.6): Leyes y regulaciones que garanticen a las mujeres entre 15 y 49 años de edad el acceso a servicios, información y educación de salud sexual y reproductiva.
  3. Trabajo digno y crecimiento sostenible (8.6): Aumentar sustancialmente la proporción de jóvenes empleados, en programas de formación y educación.
  4. Producción y consumo responsables (12.8): Garantizar el acceso a información y concientización para el desarrollo sostenible y los estilos de vida compatibles con la naturaleza.
  5. Mitigación al cambio climático (13.3): Mejorar la educación, concientización y la capacidad institucional y humana para la mitigación del cambio climático, la adaptación, la reducción del impacto y los sistemas de alarmas tempranas.

Desde 2000, cuando se propusieron los ODM, se han logrado avances importantes en lo que se refiere a la cobertura de primaria universal. Para 2015, las regiones en desarrollo informaron que su tasa total de matrícula estaba en el 91%. Así mismo, para ese año, la cantidad de niños que no asistían a la escuela disminuyó en un 50%.

A pesar de estos avances, aún quedan varios retos críticos para la educación mundial. En los países en desarrollo, estos retos tienen que ver, en gran parte, con obstáculos como la pobreza y el conflicto armado. Según el Programa para el Desarrollo de la ONU, estas cifras ilustran la magnitud del reto:

● Existen 57 millones de niños en edad de primaria que se encuentran por fuera del sistema escolar.
● En los países en desarrollo, una de cuatro niñas no asiste a la escuela.
● Aproximadamente la mitad de los niños no escolarizados en edad de primaria viven en zonas afectadas por conflictos armados.
● A nivel mundial, 6 de cada 10 niños y adolescentes no logran un nivel mínimo de competencia en lectura y matemáticas.

(Le puede interesar: Ruta metodológica. Formulación de insumos para la construcción de la Política Pública de Educación Rural)

La educación de calidad

La educación de calidad es el pilar fundacional del desarrollo sostenible. Además de mejorar la calidad de vida de las personas, la educación tiene el potencial único de equiparlas con las herramientas necesarias para desarrollar soluciones innovadoras a los problemas críticos a los que se enfrenta la humanidad.

Los factores que explican la calidad insuficiente de la educación tienen que ver con la formación deficiente de los maestros, las condiciones de infraestructura de las instituciones educativas y la inequidad en el acceso, por ejemplo, de las poblaciones rurales.

Aunque los ODM ya tenían entre sus objetivos mejorar la calidad de la educación, el ODS 4 incorpora dos diferencias claves: Primero, es completamente global, ya que no hace distinciones entre países desarrollados y países en desarrollo. A la fecha, ningún país desarrollado ha logrado cumplir con todas las metas del ODS 4. Y segundo, el ODS le da el protagonismo a la calidad de la educación y a los resultados del aprendizaje, por encima de las metas de cobertura.

Este nuevo enfoque es significativo ya que lo importante para las economías en desarrollo son las habilidades que puedan desarrollar los jóvenes dentro del sistema educativo. Las competencias, las habilidades y los rasgos de carácter que se desarrollan en las escuelas son los que determinan qué tan resilientes y exitosos somos en nuestras vidas profesionales y privadas.

Últimos avances hacia la realización del ODS 4

● En los 72 países que presentaron informes, aproximadamente 7 de cada 10 niños entre los 3 y 4 años de edad estaban en un nivel satisfactorio en por lo menos tres de las siguientes áreas: alfabetismo, competencias numéricas, desarrollo físico, desarrollo socio emocional y aprendizajes.
● Aproximadamente la mitad de los 617 millones de niños y adolescentes en edad de educación primaria no cumplen con niveles mínimos de competencias básicas en lectura y matemáticas. De estos, aproximadamente 60% asisten a la escuela, pero no aprenden, mientras que otros desertan el sistema educativo.
● Muchos de los países en desarrollo continúan afrontando serias deficiencias de infraestructura educativa.
● Mitad de la población analfabeta del planeta vive en el sur de Asia y un cuarto vive en África subsahariana.
● Las Becas de Asistencia Oficial al Desarrollo llegaron a los 1.3 miles de dólares en 2017. Australia, Francia, Japón, el Reino Unido y las instituciones de la Unión Europea hicieron dos tercios de los aportes.
● A nivel global, ha habido pocos avances en el porcentaje de docentes que reciben entrenamientos adecuados. Se ha mantenido en un 85% desde 2015.

(Lea: La educación en un mundo de pandemia. ¿Inclusiva o Exclusiva?)

 


Boletín de noticias
Registre su correo electrónico para recibir nuestras noticias.
Escrito por
Asesor de la Fundación Compartir.
Promedio: 5 (1 voto)
Estadísticas: .
Jaqueline Cruz Huertas
Gran Maestra Premio Compartir 2000
Es necesario entablar una amistad verdadera entre los números y los alumnos, presentando las matemáticas como parte importante de sus vidas.