Usted está aquí

El rol del profesor en la Educación Basada en Competencias

Cada profesor se convierte en un profesional autónomo que construye día a día su idoneidad mediante la búsqueda de la excelencia y el desarrollo de competencias. 

Junio 18, 2019

Hoy en día, las instituciones de educación superior requieren de un personal académico altamente competente para el desempeño de sus funciones de docencia, capaces de responder a los retos que plantea el ámbito educativo y social (Inciarte y González, 2009, p.41). Cuando el docente se desempeñe en un nuevo entorno de enseñanza-aprendizaje por competencias, sus funciones cambiarán, por lo que es necesario redefinir su tarea profesional así como las competencias que debe poseer (Argudín, 2006).

Hasta hace un tiempo se pensaba que lo más importante era la profesionalización del docente, su enseñanza, lo que ellos decían, hacían y pensaban. Hoy día, el docente debe romper con esa idea, salir de ese error y admitir que lo más importante es el aprender de los alumnos, lo que descubren, lo que hacen, piensan, dicen, proyectan y organizan, con la ayuda, orientación y mediación del docente (Inciarte y González, 2009). De esta forma el rol del profesor se transforma hacia el de un facilitador y mediador del aprendizaje.

El profesor como facilitador deberá (Argudín, 2006):

  • Organizar el aprendizaje como una construcción de competencias por parte de los alumnos.
  • Diseñar el desarrollo de los temas con base en actividades realizadas por los alumnos.
  • Diseñar estrategias para plantear la enseñanza y el aprendizaje como investigación.
  • Diseñar actividades dirigidas a la utilización de modelos, simulación de experimentos, y al trabajo en distintos escenarios.
  • Dirigir las actividades de los alumnos, haciendo posible que estos adquieran una posición integral para la tarea y se interesen por la misma.
  • Facilitar oportunamente la información que sea necesaria para que los alumnos contrasten la validez de su trabajo.
  • Establecer nuevas formas de organización que favorezcan las interacciones entre el aula, la institución y el medio exterior.
  • Diseñar e introducir nuevas formas de evaluación, basadas en el resultado y desempeño.

Un mediador debe ser considerado como una persona que propicia en el estudiante el descubrirse a sí mismo como seres humanos responsables, con sentido ético y con el valor de saber lo que implica la propia existencia y razón de ser como entes presentes (Iniciarte y González, 2009).

Rol del profesor en el proceso curricular

El docente posee una riqueza acumulada de conocimientos sobre la operación curricular, muchas veces superior a la del experto que lo diseñó, ya que éste es el que en realidad lo vive, sufre y también, lo disfruta. Es el maestro quien más tiene que aportar al currículum (González, 1995). Por esto, es necesario tratar de encontrar vías que permitan trabajar de forma colaborativa a docentes y diseñadores de currículum, para abordar las problemáticas concretas de la operación curricular, y ciertamente es en este punto donde los maestros con sus conocimientos prácticos tienen mucho que dar (González, 1995).

Una forma de enriquecer el diseño curricular desde la aportación práctica del docente, es que éste, analice la congruencia entre la intencionalidad y la operación del currículum. El propósito es encontrar las discrepancias entre teoría y práctica y de este modo poder diseñar estrategias docentes alternativas que abonen a una operación curricular más intencionada. Esto enaltece la acción del maestro, al igual que le da un papel más protagónico en el quehacer educativo (González, 1995).

Nuevas competencias docentes

En la actualidad las competencias en un ambiente educativo no solo implican nuevos desempeños y aprendizajes para los estudiantes, sino también en el docente, quien ahora debe analizar y redireccionar su práctica profesional de tal forma que sea consciente de la forma en que debe construir sus propias competencias y en consecuencia el construir el conocimiento de y con sus aprendices (Lozano y Herrera, 2011).

Las competencias docentes son aquellas que el docente desarrolla cuando observa el contexto social, político y económico en el que está inmerso, de tal forma que le permite analizar y redireccionar su práctica profesional para establecer cuáles son las capacidades cognitivas y conductuales que debe de tener al ejercer (Lozano y Herrera, 2011). Existen diversas clasificaciones de las competencias docentes, como las que propone Frade (2009), Perrenoud (2007), SEP (2010), entre otras. Sin embargo todas convergen en los ejes centrales de su definición.

En Tobón (2010) se presenta la propuesta realizada por el Instituto CIFE de las competencias que deben poseer los docentes, dicha propuesta tomó como base experiencias de formación y evaluación de más de 5000 docentes en Latinoamérica, pertenecientes a diferentes niveles educativos. De acuerdo con estos estudios, las competencias esenciales que debe poseer un docente son las siguientes:

  • Trabajo en equipo. Realizar proyectos y actividades cooperativas para alcanzar las metas institucionales respecto a la formación de los estudiantes, acorde con el modelo educativo y los planes de acción de los programas académicos.
  • Comunicación. Comunicarse asertivamente de forma oral y escrita con la comunidad, colegas y estudiantes, para mediar de forma significativa la forma humana integral y promover la cooperación, acorde con los requerimientos de las situaciones educativas y del funcionamiento institucional.
  • Planeación del proceso educativo. Planificar los procesos didácticos para que los estudiantes se formen de manera integral, con las competencias establecidas en el perfil de egreso, de acuerdo con el ciclo académico y el período de estudio correspondiente.
  • Evaluación del aprendizaje. Valorar el aprendizaje de los estudiantes para determinar los logros y los aspectos a mejorar, de acuerdo con las competencias establecidas y unos determinados referentes pedagógicos y metodológicos.
  • Mediación del aprendizaje. Orientar los procesos de aprendizaje, enseñanza y evaluación para que los estudiantes desarrollen las competencias del perfil de egreso, acorde con los criterios y evidencias establecidas.
  • Gestión curricular. Participar en la gestión curricular a partir de los equipos de docencia, investigación y extensión, para llegar a la calidad académica, de acuerdo con los roles definidos en el modelo educativo y un plan de acción.
  • Producción de materiales. Producir materiales educativos para mediar el aprendizaje de los estudiantes, acorde con determinados propósitos de aprendizaje.
  • Tecnologías de la información y la comunicación. Aplicar tecnologías de la información y la comunicación para que los estudiantes desarrollen aprendizajes significativos y las competencias del perfil de egreso, acorde con las posibilidades del entorno y las metas educativas.
  • Gestión de la calidad del aprendizaje. Gestionar la calidad de los procesos de aprendizaje para facilitar la información humana integral de los estudiantes, con base en la reflexión metacognitiva, la investigación de la práctica docente y el compromiso ético.

Es importante señalar que las competencias docentes precisan de un mejoramiento continuo. Esto implica revisar continuamente el plan de trabajo, las acciones emprendidas, las necesidades de los estudiantes, la orientación brindada y la mediación de recursos. De esta forma, cada profesor se convierte en un profesional autónomo que construye día a día su idoneidad mediante la búsqueda de la excelencia y el desarrollo de competencias (Tobón, 2010).

Referencia:

Tecnológico de Monterrey. Observatorio de Innovación Educativa. (2015). El rol del profesor en la EBC. Edu Trends | Educación Basada en Competencias, 14 - 15. Recuperado de: https://observatorio.tec.mx/edutrendsebc

 


Imagen de freestocks-photos en Pixabay

Escrito por
Análisis a profundidad de las tendencias educativas con mayor potencial de impacto en educación superior dirigido por el Observatorio de Innovación Educativa del Tecnológico de Monterrey, México.
No hay votos aun
Estadísticas: .
Luis Fernando Burgos
Gran Maestro Premio Compartir 2001
Revivo los mitos y leyendas para invitar a los duendes a guiar procesos de investigación.