Usted está aquí

Ética y Moral: brújulas de la conducta

El hombre es libre, pero la forma de actuar está determinada por la moral, la cual debe ser tratada en los colegios como un asunto y/o tema transversal.

Febrero 19, 2018

Hoy en día se dice que la educación debe estar a tono con los cambios sociales y culturales, pero esto parece no ser suficiente. La escuela no sólo debe afrontar los cambios, sino que debe contribuir a transformar la cultura preparando a sus estudiantes de una manera distinta, para que puedan comportarse de una manera distinta.

El hombre es libre, pero la forma de actuar está determinada por la moral, la cual debe ser tratada en los colegios como un asunto y/o tema transversal a partir de acciones ejemplares de los actores de la comunidad educativa y de refuerzos teóricos en las clases de “Educación ética y en valores humanos” que es un área obligatoria para todos las instituciones educativas como lo establece la legislación colombiana en la ley 115 de 1994 o Ley General de Educación, en su artículo 23.

La  moral es un conjunto de principios, criterios, normas y valores que rigen el comportamiento del ser humano, es decir que la moral nos hace actuar de una cierta manera ante las situaciones que nos plantea la vida para que la conducta sea considerada como correcta o buena, frente a dichas situaciones es que la toma de decisiones y sus implicaciones es que cobra sentido el libre albedrío o libre elección, que no es otra cosa que la creencia en que las personas tienen el poder de elegir y tomar sus propias decisiones.

La capacidad de elección del ser humano “libre albedrío” nos lleva a asumir un papel fundamental en el desarrollo de la sociedad a la hora de tomar decisiones ya que cada uno de nosotros asume las consecuencias de sus conductas buenas o malas durante el desarrollo de su vida, conductas que de una u otra forma afectan para bien o para mal a los demás como lo mencione en un artículo anterior sobre ética y profesión.

En otras palabras podemos comparar la moral con una brújula que guía nuestro barco a tierra firme, en nuestro caso el barco es la vida misma, sin ella podemos perder el norte afectándonos a nosotros mismos y a los demás.

Lo apropiado sería reflexionar antes de actuar y no después para que no tengamos que seguir leyendo textos como el del corrupto arrepentido.

En el testimonio de un corrupto confeso podemos evidenciar lo anterior expuesto, cuando en su declaración ante las autoridades que lo investigan afirma lo siguiente:

“Por este camino de equivocación, destruí una historia familiar de felicidad y entrega recíproca, una historia de amor, esfuerzo y esperanza y la convertí en una tragedia para todos dejando en medio de la desolación más profunda a aquellos de los que solo recibí apoyo y amor incondicional. A todos ellos les destrocé el corazón. Por este camino de equivocación, le falté a una comunidad a la cual solo le debo retribuciones desde mi nacimiento. Desconocí mis creencias y principios, y las cambié por el falso demonio de la compensación material.”

Recordemos que la ética es la reflexión que debemos hacer sobre las decisiones y acciones que vamos a tomar, pero no solo de las propias sino también de las de los demás, en ese sentido lo apropiado sería reflexionar antes de actuar y no después para que no tengamos que seguir leyendo textos como el del corrupto arrepentido.

Entre todos los actores de la educación y la sociedad en general debemos brindarles las herramientas a nuestros niños y jóvenes para que interioricen y apropien la brújula de su conducta es decir la ética y la moral.   


Imagen: merilab.webcindario.com/proyecto_topografia/brujula.php

Escrito por
Director de Innovación Educativa de la Fundación Compartir
Promedio: 5 (5 votos)
Estadísticas: .
Hoguer Alfredo Cruz Bueno
Gran Maestro Premio Compartir 2009
Logré vincular el aula y la comunidad rural a través de expediciones que marchaban tras la huella de la cultura local en tertulias de lectura que se convirtieron en lugares de encuentro entre los padres, los hijos, los textos y la escuela.