Usted está aquí

La forma en la que los estudiantes aprenden hoy está mal

El aprendizaje debe ser menos memorización y más como los Angry Birds. La mitad de los que abandonan la escuela mencionan el aburrimiento como la razón número uno por la que se fueron.

Junio 26, 2018

¿Cómo hacemos para que nuestros niños quieran aprender? Para empezar, aquí se resume esta idea:

Como en los Angry Birds

En el sistema educativo tradicional, empiezas con una “A”. Y cada vez que haces algo mal, tu puntaje se vuelve más y más bajo. En el mundo de los juegos, es justo lo opuesto. Empiezas con cero y cada vez que haces algo bueno, tu puntaje se vuelve más y más alto. Cambia completamente la forma en la que aprendemos actualmente, y es adictivamente divertido. ¿Qué tan adictivo? Cerca de 155 millones de americanos juegan videojuegos y gastan más de 3 billones de horas  por semana absortos en el juego.

Piense en lo que hace cuando juega un videojuego:

  • Observa el problema      
  • Forma una hipótesis
  • Prueba la hipótesis
  • Finalmente aprende del feedback inmediato y lo intenta de inmediato.

Es el método científico. Necesitamos hacer a los niños tan adictos al aprendizaje como lo son a los juegos. Una estrategia es literalmente “gamificar” el aprendizaje en sí mismo.

Foldit: un ejemplo brillante de gamificación.

Un ejemplo convincente de combinar la gamificación con el aprendizaje es una aplicación llamada FoldIt. Las proteínas son los componenetes básicos de nuestras células. Durante mucho tiempo, predecir cómo se pliega una proteína ha sido un problema muy difícil. Un grupo de estudiantes graduados hicieron la pregunta: “¿Es la capacidad del cerebro humano capaz de predecir el plegamiento de proteínas mejor que una computadora?”    

En 2008, crearon  un juego llamado Foldit, en la que el usuario obtiene una representación digital de la proteína y luego empieza a manipular y doblar la proteína en la pantalla. Reducir el estrés y la tensión en esa molecula de proteina, mejora su puntaje. Alrededor de 240.000 usuarios se registraron para jugar. Brillantemente, resultó que los humanos eran mejores para plegar proteínas que para los algoritmos,  y resultó que la mejor carpeta de proteínas era una mujer que, durante el día, era secretaria ejecutiva en una clínica de rehabilitación y, por la noche, se convertía en la mejor carpeta de proteínas en el planeta. El juego supera a los libros en cada área. Los pilotos y cirujanos entrenados en videojuegos y simulaciones superan a aquellos que no. Personalizar el juego enseña creatividad e innovación. Horas gastadas jugando videojuegos son asociadas con incrementar la función ejecutora en niños. Y aún más. Entonces, ¿a dónde va todo?

El futuro de la educación: personalizada, perfecta y gratuita

Ahora, las plataformas online como Khan Academy y Coursera han proporcionado una gran cantidad de recursos educativos disponibles de forma gratuita y bajo demanda, así que puede escoger qué aprender y a qué velocidad. Khan Academy ha entregado alrededor de 300 millones de lecciones desde que empezó en 2006, presenta 5.000 videos instructivos gratuitos en 65 idiomas y permite a los estudiantes completar 4 millones de ejercicios cada día, simplemente asombroso.

En 2011, el profesor de Stanford  Andrew Ng  decidió poner su curso de aprendizaje automático en línea de forma gratuita, pensando que tal vez unas pocas personas adicionales se sintonizarían con sus estudiantes. En cuestión de días, 100.000 personas se inscribieron para tomar el curso. Ya estamos viendo que la tecnología democratiza el acceso a la educación, pero pronto la educación por sí misma será incluso más poderosa con la ayuda de la inteligencia artificial y una realidad virtual y aumentada.

 

En un futuro cercano la inteligencia artificial (IA) será capaz de personalizar las plataformas de aprendizaje para cada estudiante. La IA tendrá acceso ilimitado a la información y la entregará en una velocidad óptima a cada estudiante en una forma cautivadora y divertida. Esta IA estará disponible gratuitamente para todos (justo como Google), y la calidad de la educación será mejor que aquella que solamente las personas más pudientes en el planeta pueden permitirse hoy.

 

Luego, añada a esta alta resolución a las experiencias de realidad virtual fotorrealista y sus niños estarán consumiendo vorazmente el conocimiento. Por ejemplo, en vez de leer acerca de Julio César en un libro de historia, los niños podrán con sus audífonos RV, y un avatar del propio Julio César impulsado por inteligencia artificial les contará historias mientras caminan alrededor de una representación virtual del Coliseo Romano.

 

En vez de intentar aprender de la relatividad en los libros de física, los estudiantes podrán “viajar” en una nave espacial junto a Albert Einstein explicando sus reflexiones de experimentos directamente de ellos. Estamos frente a un futuro en el que la educación es mucho mejor, más robusta y ampliamente disponible de lo que podemos imaginar. Un futuro en el que tanto los niños más pobres de la tierra como los niños más pudientes tengan acceso a las mismas oportunidades, órdenes de magnitud más allá de lo que tenemos hoy.

 

Fuente: futurism.com.

Traducción: Alejandra Franco

Escrito por
No hay votos aun
Estadísticas: .
Diego Fernando Barragán Giraldo
Gran Maestro Premio Compartir 2004
Invitó a sus estudiantes a armar pieza por pieza un rompecabezas mental cuya imagen final dejaba ver la realidad del país.