Usted está aquí

La pandemia por Covid-19 y estudiantes indígenas y no indígenas en México

Para maximizar las estrategias de aprendizaje a distancia para estudiantes indígenas, los gobiernos deberán consultar y capacitar a maestros y estudiantes indígenas. 

Julio 21, 2020

A lo largo de la pandemia, las comunidades indígenas han enfatizado que las estrategias de aprendizaje remoto no deberían depender únicamente del acceso en línea para proporcionar servicios educativos. De lo contrario, las desigualdades existentes entre estudiantes indígenas y no indígenas pueden exacerbarse, ya que muchos hogares indígenas se encuentran en áreas rurales con conectividad a Internet limitada. El acceso a plataformas de aprendizaje a distancia remotas efectivas no es la única preocupación; los países con una fuerte diversidad cultural, como en México, también deben aspirar a que estos servicios sean cultural y lingüísticamente pertinentes.

Los pueblos indígenas tienen acceso limitado e infraestructura inadecuada para la educación a distancia.

Desde la llegada de COVID-19, el Ministerio de Educación de México (SEP) ha lanzado una plataforma integral de aprendizaje remoto que integra TV, radio, internet y aplicaciones móviles: Aprende en Casa . Si bien Aprende en Casa ha llegado a muchos niños y adolescentes durante el período de encierro, los estudiantes indígenas pueden no beneficiarse plenamente de él.

Primero, está la cuestión del acceso. Los datos de la Encuesta Nacional de Hogares 2018 (ENIGH) muestran que existe una considerable brecha digital entre los niños indígenas y no indígenas, y uno de cada cinco niños indígenas de 3 a 17 años carece de acceso a electricidad, televisión o internet en el hogar.

Como alternativa, los recursos en línea están disponibles por conexión móvil. Pero un informe de la Agencia de Comunicación de México (IFT) muestra que mientras el 64% de las localidades indígenas tienen acceso a una red (2G, 3G y 4G), menos del 40% de ellas están en un área de red 4G, lo cual es importante para descargar grandes cantidades de datos, hacer videollamadas y reproducir videos en línea. IFT también observa disparidades entre las poblaciones indígenas: el 65% de los mayas tienen acceso a una red 4G, mientras que ese es el caso de solo el 18% de los huicholes.

Más recientemente, SEP ha emitido programas de radio en un intento por llegar a las comunidades indígenas más aisladas, pero incluso entonces, aproximadamente el 10% de los niños indígenas en edad escolar han informado que no escuchan la radio o no tienen acceso al aparato físico en casa.

La educación a distancia rara vez se traduce a idiomas minoritarios o se imparte como aprendizaje individualizado

Más allá del acceso, las estrategias para el aprendizaje a distancia también deben considerar la pertinencia de cada medio de instrucción para diferentes entornos lingüísticos y culturales. En términos de Aprende en Casa , parece haber una división urbano-rural. Mientras que en las áreas rurales la principal preocupación del gobierno ha sido aumentar el acceso a contenido lingüísticamente apropiado, en las áreas urbanas, donde más estudiantes pueden descargar, mirar o sintonizar cualquier plataforma, muchos de estos servicios son predominantemente en español.

No ha pasado suficiente tiempo para saber si esta estrategia es efectiva. En las zonas rurales, el gobierno ha proporcionado tiempo de uso limitado a las lecciones en 15 idiomas indígenas en 18 estaciones de radio comunitarias . Las clases también se han transmitido por la noche. Sin embargo, no está claro hasta qué punto estas lecciones se utilizan para el aprendizaje en el hogar en los hogares indígenas. En las áreas semiurbanas y urbanas, más niños indígenas tienen acceso confiable a la televisión e internet, pero se desconoce su nivel de fluidez en español o el de sus padres.

De cualquier forma que lo mire, beneficiarse de los servicios en línea no debería ser una cuestión de si los estudiantes indígenas hablan español o no. Hace mucho tiempo, México reconoció que las lenguas indígenas son tan importantes como el español, lo que significa que todos los niños tienen derecho a que se les enseñe en su lengua materna, independientemente de dónde vivan.

Si bien es posible que no sea posible traducir rápidamente todos los recursos de aprendizaje a distancia a los idiomas indígenas, el gobierno y la sociedad civil deben continuar garantizando que los materiales, más allá de los libros de texto, estén disponibles en otros idiomas además del español, incluso después de que los niños regresen a la escuela. De lo contrario, más personas indígenas pueden decidir abandonar su lengua en favor del español. Pueden sentir que preservar su idioma los pondrá en desventaja o aumentará el costo de acceder a los servicios fundamentales.

La deserción escolar es otro desafío que las escuelas pueden enfrentar en este momento. La investigación ha demostrado que la irrelevancia percibida de los contenidos curriculares o el aburrimiento pueden contribuir a la desconexión de los estudiantes, lo que siempre ha predicho el abandono escolar. Tal situación, cuando se combina con la posible pérdida de ingresos debido al cierre patronal, puede obligar a los padres indígenas, muchos de los cuales trabajan en sectores económicamente vulnerables a la pandemia , a enviar a sus hijos a trabajar en lugar de mantenerlos en la escuela.

Trabajar con los maestros para responder a corto y largo plazo.

Además de ser accesible y pertinente, el aprendizaje remoto también debe ser efectivo, especialmente para los niños indígenas y aquellos de entornos desfavorecidos. La evidencia de China e India sugiere que es posible usar programas de aprendizaje remoto y asistidos por computadora para mejorar el aprendizaje de los estudiantes. Sin embargo, muchas de estas intervenciones fueron diseñadas como complementarias a la instrucción en la escuela y nunca tuvieron la intención de sustituir los métodos tradicionales de enseñanza y aprendizaje, como está sucediendo ahora.

Si bien aún no sabemos cuán efectivo puede ser el aprendizaje a distancia en línea como un sustituto, sí sabemos que los maestros y los estudiantes pueden proporcionar valiosos aportes en el diseño, implementación y evaluación de la estrategia de aprendizaje remoto de México . El gobierno debe apuntar a permitir y actuar sobre esa entrada. Por ejemplo, los maestros que trabajan con comunidades indígenas podrían brindar comentarios sobre el grado en que cada comunidad podría trabajar con un tipo específico de componente de aprendizaje a distancia y encontrar formas apropiadas de realizar un seguimiento con los estudiantes. Otros maestros pueden proporcionar comentarios a la plataforma en línea de Aprende en Casa en términos de accesibilidad, participación y alineación curricular.

Para asegurarnos de que podamos maximizar las estrategias de aprendizaje a distancia para estudiantes indígenas, los gobiernos deberán consultar sistemáticamente y capacitar a los maestros y estudiantes indígenas y escuchar sus voces sobre cómo estas plataformas pueden funcionar mejor para ellos.

 

Traducido por: Gabriela Flórez

Contenido publicado originalmente en la página de World Education Blog bajo licencia Creative Commons.

 


Boletín de noticias
Registre su correo electrónico para recibir nuestras noticias.
Escrito por
Blog educativo del GEMR.
No hay votos aun
Estadísticas: .
Martial Heriberto Rosado Acosta
Gran Maestro Premio Compartir 2004
Sembré una semilla en la tierra de cada estudiante para que florecieran los frutos del trabajo campesino en el campo que los vio nacer