Usted está aquí

¿Las niñas y los niños sienten confianza en sus habilidades matemáticas? Evidencia de la TIMSS 2015

Debemos trabajar juntos para garantizar que las niñas tengan las mismas oportunidades que los niños en lo que respecta a la educación STEM.

Diciembre 7, 2020

A pesar de la importancia de la ciencia, la tecnología, la ingeniería y las matemáticas (STEM), no hay suficientes estudiantes interesados en seguir una carrera STEM. Además, entre los pocos estudiantes que muestran interés y siguen una carrera STEM, la proporción de mujeres es pequeña. Por ejemplo, en los países de la OCDE, sólo el 23% de los graduados de la educación terciaria pertenecen al campo de la ciencia y la ingeniería y sólo el 31% de esos estudiantes son mujeres. Esta subrepresentación también se observa en el mundo académico, donde sólo el 22% de los autores científicos son mujeres.

Spearman y Watt (2013) propusieron tres explicaciones para la brecha de género del STEM: 1) las diferencias de capacidad entre niños y niñas, 2) las diferencias en la motivación y las actitudes hacia STEM, y 3) las diferencias en la socialización. En lo que respecta a la capacidad, los resultados de varios ciclos del TIMSS y el PISA muestran que, en la mayoría de los países, no hay diferencias de género significativas en el rendimiento en matemáticas y, si existen (generalmente a favor de los niños) se han reducido a lo largo de los años. Los estudios han demostrado que el deseo de seguir una carrera STEM parece estar más estrechamente relacionado con la segunda explicación, especialmente con actitudes como el autoconcepto de matemáticas (la confianza que los estudiantes tienen en sus propias capacidades matemáticas). Estas actitudes están moldeadas por el entorno que rodea a las niñas y los niños, lo que se refiere a la explicación de la socialización. Por ejemplo, las niñas y los niños pueden estar influidos por estereotipos de género que identifican las matemáticas y los campos intensivos en matemáticas como dominios típicamente masculinos. Estos estereotipos de género pueden ser transmitidos por adultos importantes -como padres y maestros- así como por los medios de comunicación.

A pesar de las pequeñas o no significativas diferencias de género en los logros de las matemáticas, las investigaciones han mostrado considerables ventajas masculinas en el autoconcepto de las matemáticas. Esta investigación se ha llevado a cabo principalmente en los países occidentales y con estudiantes de escuelas secundarias. El objetivo de nuestro estudio era explorar las diferencias de género entre los estudiantes más jóvenes y en un conjunto más amplio de países, y evaluar el papel que la socialización tiene en la formación del autoconcepto de los estudiantes.

Evaluación de la brecha de género

Utilizando datos de la encuesta TIMSS 2015, exploramos las diferencias de género en el autoconcepto de las matemáticas entre los estudiantes de cuarto grado de 32 países,, teniendo en cuenta las variables de rendimiento y socialización de los estudiantes. Para estas últimas, utilizamos las actitudes y características de los padres (por ejemplo, la actitud hacia las matemáticas y las ciencias, la frecuencia con que realizaban actividades de cálculo temprano con sus hijos) como representación de la socialización en el hogar. 

Nuestros hallazgos

Nuestros resultados indican que las diferencias de género en el autoconcepto de las matemáticas ya existen entre los estudiantes de cuarto grado y, por lo tanto, se desarrollan antes de los diez años. Aunque la asociación entre el género y el autoconcepto varía de un país a otro, en la mayoría de los países las niñas tienen un autoconcepto menor que los niños. Un análisis más detallado muestra que las niñas tienden a percibir su capacidad para las matemáticas de forma más negativa en comparación con los niños no sólo en los países en los que las niñas (en promedio) tienen un rendimiento inferior al de los niños, sino también en los países en los que el rendimiento de las niñas es igual o incluso superior al de los niños.

¿Por qué deberíamos preocuparnos por el bajo concepto que tienen las chicas de sí mismas cuando se trata de matemáticas?

Investigaciones anteriores muestran que la confianza en la capacidad matemática es un importante predictor de si las niñas deciden estudiar cursos de matemáticas más avanzados y, en algunos casos, estas elecciones pueden determinar el acceso a campos de estudio STEM en la universidad. Aunque los estudiantes de cuarto grado están lejos de tomar tales decisiones, si para entonces las niñas ya tienen un bajo autoconcepto en matemáticas, podría ser demasiado difícil alentar su participación en STEM en el futuro.

La participación de las mujeres en STEM es un asunto preocupante. Si las mujeres son tan capaces como los hombres de seguir una carrera STEM, pero no lo hacen debido a un bajo concepto matemático de sí mismas, estamos perdiendo una importante fuente de mano de obra STEM con talento, lo que podría repercutir en la productividad y las innovaciones. Además, la participación en STEM puede aportar mejores perspectivas económicas para las mujeres, ya que los trabajos STEM se encuentran entre las carreras de más rápido crecimiento y más lucrativas.

Debemos trabajar juntos para garantizar que las niñas tengan las mismas oportunidades que los niños en lo que respecta a la educación STEM, luchando contra los estereotipos de género y fomentando el rendimiento y la confianza de las niñas en materias como las matemáticas.

Contenido publicado originalmente en la página de International Education bajo licencia Creative Commons.

Traducción realizada por: Paula Andrea Beltrán Garzón

 


Imagen Gabby K en Pexels
Boletín de noticias
Registre su correo electrónico para recibir nuestras noticias.
Escrito por
Blog que promueve el conocimiento en la calidad de la educación, las fuerzas educativas y políticas que dan forma a los entornos de aprendizaje y afectan los resultados educativos.
No hay votos aun
Estadísticas: .
Hoguer Alfredo Cruz Bueno
Gran Maestro Premio Compartir 2009
Logré vincular el aula y la comunidad rural a través de expediciones que marchaban tras la huella de la cultura local en tertulias de lectura que se convirtieron en lugares de encuentro entre los padres, los hijos, los textos y la escuela.