Usted está aquí

Los niños necesitan saber que son importantes. Hay dos formas de lograr esto

A veces pasamos por alto que los niños pueden sentirse ignorados. Aquí nos explican cómo darnos cuenta de ello.

Diciembre 12, 2020

Una forma de preparar a un niño para el éxito: Tómese un tiempo todos los días para verlos realmente por lo que son, no por lo que usted quiere que sean, dice el psiquiatra Daniel J. Siegel y la trabajadora social Tina Payne Bryson.

Uno de los mejores predictores científicos de cómo resulta un niño - en términos de felicidad, éxito académico, habilidades de liderazgo y relaciones significativas - es si al menos un adulto en su vida se presenta consistentemente para ellos. Y aparecer no requiere mucho tiempo o energía, según el psiquiatra Daniel J. Siegel y la trabajadora social Tina Payne Bryson. En cambio, sólo requiere actuar de manera que el niño sienta las cuatro "S": Seguro, visto, calmado y seguro. En este extracto de su nuevo libro, El Poder de Aparecer, Siegel y Bryson comparten dos estrategias que pueden hacer que un niño se sienta visto.

¿Qué tan bueno eres para ver a tus hijos? Nos referimos a verlos realmente por lo que son , percibiéndolos, dándoles sentido y respondiendo a ellos de manera oportuna y efectiva. Así es como su hijo llega a experimentar la sensación emocional no sólo de pertenecer y sentir, sino también de ser conocido.

La ciencia sugiere, y la experiencia lo respalda, que cuando nos presentamos ante nuestros hijos y les damos la oportunidad de ser vistos, pueden aprender a verse a sí mismos con claridad y honestidad. Cuando conocemos a nuestros hijos de una manera directa y veraz, aprenden a conocerse a sí mismos de esa manera también. Ver a nuestros hijos significa que nosotros mismos necesitamos aprender a percibirlos, darles sentido y responder a ellos desde un lugar de presencia, estar abiertos a quiénes son y en quién se están convirtiendo, no a quiénes nos gustaría que fueran y no filtrados por nuestros propios miedos o deseos.

Tómese un momento y avance rápidamente, en su mente, hacia el futuro cuando su hijo, ahora adulto, mire hacia atrás y hable sobre si se sintió visto por usted. Tal vez esté hablando con su cónyuge, amigo o terapeuta, alguien con quien sería brutalmente honesto. Tal vez esté sosteniendo una taza de café, diciendo: "Mi mamá, no era perfecta, pero siempre supe que me amaba tal como era". O, "Mi papá siempre estuvo de mi lado, incluso cuando me metí en problemas".

¿Diría algo así? ¿O hablaría de cómo sus padres siempre quisieron que fuera algo que no era, no se tomaron el tiempo para entenderlo, o quisieron que actuara de manera no auténtica para desempeñar un papel particular en la familia o para que se encontrara de cierta manera?

Una de las peores maneras en que no vemos a nuestros hijos es ignorando sus sentimientos. Con un niño pequeño, eso podría significar decirle, mientras llora después de caer, "No llores. No estás herido". O, un niño mayor puede sentirse genuinamente ansioso por asistir a la primera reunión de una clase de baile. Es poco probable que se sienta más tranquilo si le dices, "No te preocupes por eso - no hay razón para estar nervioso".

Sí, queremos tranquilizar a nuestros hijos, y estar ahí para que sepan que estarán bien. Pero eso es muy diferente a negar lo que sienten, y decirles explícitamente que no confíen en sus emociones.

Así que en vez de eso, queremos simplemente verlos. Notar lo que están experimentando, y luego estar ahí para ellos y con ellos. Podríamos decir algo como, "Vas a estar bien" o "Mucha gente se siente nerviosa el primer día. Estaré ahí hasta que se sientan cómodos".

Cuando se sienten y se ven, puede crear un sentido de pertenencia, ya que su hijo se siente auténticamente conocido por usted. También derivará un sentido de ser tanto un "yo" que es visto y respetado como parte de un "nosotros" - algo más grande que su solo yo pero que no requiere un compromiso o la pérdida de su sentido de ser un individuo único. Así es como ver a su hijo establece la base para futuras relaciones donde puede ser un individuo que también es parte de una conexión.

Es más, la empatía que comunicamos será mucho más probable que cree calma en nuestro hijo. Como es tan a menudo el caso, cuando mostramos amor y apoyo, hace que la vida sea mejor no sólo para nuestro hijo, sino también para nosotros como padres.

Estrategia #1 para ayudar a los niños a sentirse vistos: Dejar que la curiosidad te lleve a sumergirte más profundamente

Un primer paso práctico para ayudar a nuestros niños a sentirse vistos es simplemente observarlos - tomar el tiempo para mirar su comportamiento, descartar ideas preconcebidas, y considerar lo que realmente está pasando. Pero verlos realmente a menudo requiere más que prestar atención a lo que es fácilmente visible. Al igual que con los adultos, a menudo ocurre con los niños que hay más cosas bajo la superficie de las que dejan ver. Como padres, parte de nuestra responsabilidad es sumergirnos más profundamente.

En la práctica, eso significa estar dispuesto a mirar más allá de tus suposiciones e interpretaciones iniciales sobre lo que pasa con tus hijos. Significa tomar una actitud de curiosidad en lugar de un juicio inmediato.

Esta curiosidad es la clave. Es una de las herramientas más importantes que un padre cariñoso puede usar. Cuando su hijo pequeño juega al juego de "empujemos el plato de espaguetis de la trona", su respuesta inicial puede ser la frustración. Si asumes que está tratando de presionar tus botones, responderás en consecuencia. Pero si miras su cara y notas lo fascinado que está por las salpicaduras en el suelo y la pared, podrías sentir y responder de forma diferente.

Los científicos cognitivos Alison Gopnik, Andrew Meltzoff y Patricia Kuhl han escrito sobre "el científico en la cuna", explicando que un gran porcentaje de lo que hacen los bebés y los niños pequeños es parte de un impulso instintivo para aprender y explorar. Si puede tomarse un momento, haga una pausa y pregúntese: "Me pregunto por qué hizo eso". Si lo ves como un joven investigador que está recogiendo datos mientras explora este mundo, puedes al menos responder a sus acciones con intencionalidad y paciencia, incluso mientras limpias su experimento.

Animamos a los padres a perseguir el "por qué" detrás del comportamiento de los niños. Al preguntar "¿Por qué mi hijo hace eso?" en lugar de etiquetar inmediatamente una acción como "mal comportamiento", es mucho más probable que respondamos a la acción por lo que es. A veces puede ser un comportamiento que debe ser abordado. Creemos que los niños definitivamente necesitan límites, y es nuestro trabajo enseñarles lo que está bien y lo que no. Pero otras veces la acción de un niño puede provenir de un lugar típico del desarrollo, en cuyo caso debe ser respondida como tal.

Lo mismo ocurre con otros comportamientos. Si su hijo está tranquilo cuando conoce a un adulto y se resiste a hablar, es posible que no se niegue a ser educado; puede sentirse tímido o ansioso. Una vez más, eso no significa que no le enseñe habilidades sociales a lo largo del camino o que no le anime a aprender a hablar en situaciones incómodas. Sólo significa que quieres verla por donde está ahora mismo. ¿Cuáles son los sentimientos que hay detrás de este comportamiento? Persigue el por qué y examina la causa de su reticencia; entonces podrás responder de forma más intencionada y efectiva.

Estrategia #2 para ayudar a los niños a sentirse vistos: Hacer espacio y tiempo para mirar y aprender

Mucho de ver a nuestros hijos es simplemente prestar atención durante el día, pero también se trata de generar oportunidades que permitan a tus hijos mostrarte quiénes son. La noche puede ser un gran momento para hacer esto. Hay algo en el final del día, cuando la casa está tranquila y el cuerpo se siente cansado, cuando las distracciones desaparecen y las defensas están bajas, que nos hace más aptos para hablar de nuestros pensamientos y recuerdos, nuestros miedos y deseos. Esto va para todos nosotros, adultos y niños.

Lo que se requiere es un poco de esfuerzo y planificación en términos de la agenda familiar. Los niños necesitan una cantidad adecuada de sueño - no podemos recalcarlo lo suficiente - así que lo ideal es que empiece la hora de acostarse lo suficientemente temprano como para hacer tiempo para su rutina habitual, además de unos pocos minutos de charla o tiempo de espera tranquilo para permitir que sus hijos hablen si se sienten inclinados. Podrían compartir detalles de su día o hacer preguntas que le ayuden a comprender mejor lo que ocurre en sus mundos, reales o imaginarios.

Sabemos lo que algunos de ustedes están pensando: "No tengo uno de esos chicos que comparte voluntariamente lo que piensan y sienten". Lo entendemos. La respuesta a la pregunta de "¿Cómo te fue hoy?" parece llevar inevitablemente al temido "Bien". Imaginar un tiempo de charla añadido a la rutina de la cama de su hijo puede producir la desagradable imagen de usted y su hijo tumbados silenciosamente uno al lado del otro, ambos esperando que se comparta algo importante.

Entendemos esta preocupación. Tengan en cuenta que la idea no es que cada noche escuchen alguna revelación o intercambio profundo. Eso no es realista entre los adultos, mucho menos con los niños. Es más, no es el objetivo. El objetivo final es estar presente para tus hijos, crear espacio y tiempo para conocerlos mejor y entenderlos a un nivel más profundo para que puedas ayudarlos a crecer en la plenitud de lo que son.

Si tiene un niño que no comparte con entusiasmo sus pensamientos internos, entonces puede que necesite hacer preguntas más específicas o plantear dilemas éticos que puedan considerar juntos. Cuanto más veas y conozcas a tu hijo, más fácil será. A veces, por supuesto, el silencio también está bien. Estar tranquilos juntos, simplemente respirar, puede ser íntimo y conectar. Así que no se sienta presionado a forzar la conversación cuando no es el momento adecuado.

Sabemos que puede ser confuso, tratando de determinar qué decir, cuándo y si animar la conversación o dejar que las cosas estén tranquilas. Pero una de las mejores maneras de ver a tus hijos, y de ayudarles a sentirse vistos, es crear el espacio y el tiempo que cultiven las oportunidades para que ese tipo de visión tenga lugar.

Contenido publicado originalmente en la página de TED Ideas bajo licencia Creative Commons.

Traducción realizada por: Paula Andrea Beltrán Garzón

 


Imagen pexels.com

Boletín de noticias
Registre su correo electrónico para recibir nuestras noticias.
Escrito por
Médico estadounidense y profesor clínico de psiquiatría en la Escuela de Medicina de la UCLA.
No hay votos aun
Estadísticas: .
Ángel Yesid Torres Bohórquez
Gran Maestro Premio Compartir 2014
Diseñando artefactos para resolver problemas de la vida cotidiana los estudiantes desarrollan su creatividad, su pensamiento tecnológico y aprenden el valor del trabajo en equipo.