Usted está aquí

"No hacer daño" en y a través de la educación

Uno de los efectos más llamativos de la pandemia global es cómo millones de personas han enfrentado dilemas morales.

Julio 20, 2020

Uno de los efectos más sorprendentes de la pandemia global es cómo millones de personas han enfrentado dilemas morales. Las elecciones sobre la educación son un ejemplo de ello.

El sector de la educación a menudo busca ideas en el sector de la salud, inspirado por su éxito en la movilización global y por alcanzar un consenso sobre métricas sofisticadas. Lo que ha recibido menos atención explícita en educación son los principios rectores en salud, especialmente el imperativo de "no hacer daño". Este principio implica que no se puede implementar ningún plan o programa si se corre el riesgo de dañar activamente a alguien. Si bien esto ha sido adoptado como un principio rector por la Red Interinstitucional para la Educación en Emergencias, desempeña un pequeño papel en los debates educativos generales. ¿Pero debería? ¿Qué significaría?

La crisis de salud y educación causada por COVID– 19 pone de relieve este tema que ofrece lecciones que seguirán siendo relevantes mucho después.

En salud, el principio de no hacer daño significa que el proceso para desarrollar y aprobar una vacuna solo se puede acelerar tanto, sin importar cuán desesperados e impacientes estamos por ella. No podemos arriesgarnos a cortar esquinas solo para descubrir más tarde que la vacuna es realmente dañina, por ejemplo. Del mismo modo, incluso cuando se necesitan urgentemente trabajadores de la salud, a los sospechosos de estar infectados se les dice que no vengan a trabajar.

En educación, la primera reacción en casi todas partes ha sido alentar o incluso exigir que se establezca la educación a distancia para apoyar la educación en el hogar, que depende en gran medida de la tecnología en la mayoría de los países. Sin embargo, no todas las familias tienen el mismo acceso a infraestructura técnica (dispositivos, Internet de alta velocidad), tiempo (trabajos que no se pueden realizar en casa) o familiaridad con el contenido del plan de estudios para aprovechar estos esquemas. Un despliegue ad hoc de aprendizaje exclusivamente remoto a escala exacerbará las desigualdades de aprendizaje. Es probable que los niños de hogares ya privilegiados puedan continuar su aprendizaje, mientras que los que ya están en desventaja se retrasarán aún más.

El espíritu de "no hacer daño" como principio rector es evidente en algunas de las reacciones de la segunda ola al cierre de escuelas masivas. El enfoque "menos peor" para los estudiantes en su conjunto puede ser no ofrecer ni exigir ningún aprendizaje remoto, lo que beneficiaría a algunos, pero pondría a otros en desventaja. Esto puede interpretarse como una aplicación de "no hacer daño". Es una interpretación directa de 'no dejar a nadie atrás'. El Distrito Escolar de Filadelfia es un buen ejemplo. Se ha decidido que no va a ofrecer instrucción a distancia durante los problemas de equidad coronavirus apagado citan. El superintendente William R. Hite Jr. dijo sobre la educación a distancia al hacer el anuncio: "Si eso no está disponible para todos los niños, no podemos ponerlo a disposición de algunos".

Si tuviéramos que aplicar este principio más estrictamente en nuestras decisiones educativas, no solo en tiempos de crisis, tendría importantes implicaciones para la forma en que priorizamos y evaluamos las políticas e intervenciones educativas.

El objetivo educativo en la Agenda 2030 SDG, SDG 4.a, exige entornos de aprendizaje seguros, por ejemplo. El principio de no hacer daño sugiere que las escuelas primero deben asegurarse de que los alumnos no sean perjudicados activamente, por los maestros que administran castigos corporales o abuso sexual, por intimidar a sus compañeros o por la exposición a condiciones insalubres antes de poder abrir.

Pero, si bien lo anterior son ejemplos de daños no mitigados, en general, la mayoría de las políticas e intervenciones educativas que se debaten seriamente tienen al menos algún beneficio para algunas partes interesadas. "No hacer daño" sugiere que no es suficiente argumentar que ofrecen un beneficio en promedio mientras perjudican a algunos, o un beneficio que supera un daño, o un beneficio probable a pesar de un riesgo negativo de ser perjudicial.

Sin embargo, en cuanto a la tecnología, que posiblemente sea una ventaja para algunas escuelas, en lugar de su función principal, es más fácil ver cómo se podría aplicar el principio. Se puede argumentar que las tecnologías educativas no deberían implementarse en absoluto a menos y hasta que sean accesibles para los estudiantes con discapacidades, por ejemplo.

El mismo argumento funciona con el contenido curricular. La falta de alternativas no es motivo para retrasar la eliminación del material de clase que incita al odio contra una minoría, un tema relevante para el Informe GEM 2020. Esperemos que nadie discuta en contra de sacarlo de las aulas, incluso si eso significa que incluso los estudiantes minoritarios en cuestión no tendrán material para esa materia en el corto plazo.

Algunos países se han involucrado en lo que son esencialmente experimentos de políticas de alto riesgo. Un buen ejemplo es la participación a gran escala de actores privados en sus sistemas educativos nacionales, como las Escuelas de la Academia Bridge. El argumento a favor se basa en las ganancias potenciales en el aprendizaje y la eficiencia si el esquema funciona como se anuncia. El argumento en contra apunta a los riesgos significativos para la equidad y los más desfavorecidos si la calidad no está asegurada y estos resultados positivos no se logran. No hacer daño significa que esta decisión no debe tomarse equilibrando las probabilidades; debe errar al lado de no empeorar la situación por accidente, no apostando por las promesas que se hacen realidad.

El imperativo de no hacer daño ofrece una forma de principios para resolver algunas de las controversias en el desarrollo de la educación internacional. También es coherente con el llamado del ODS 4 a "llegar primero más atrás"; ciertamente no se alcanzará primero si se los empuja activamente más atrás.

Traducido por: Gabriela Flórez

Contenido publicado originalmente en la página de World Education Blog bajo licencia Creative Commons.

 

Imagen freepik.es

Boletín de noticias
Registre su correo electrónico para recibir nuestras noticias.
Escrito por
Blog educativo del GEMR.
No hay votos aun
Estadísticas: .
Martial Heriberto Rosado Acosta
Gran Maestro Premio Compartir 2004
Sembré una semilla en la tierra de cada estudiante para que florecieran los frutos del trabajo campesino en el campo que los vio nacer