Usted está aquí

Permitir el acceso a la Educación para Todos

El 2019 es un año fundamental para los niños y los jóvenes de todo el mundo. Es esencial construir un mundo en donde cada niño tenga la oportunidad de aprender.

Marzo 22, 2019

El Foro Político de Alto Nivel (HLPF, por sus siglas en inglés) en el mes de julio, en Nueva York, incluirá una revisión del 4to Objetivo de Desarrollo Sostenible (ODS 4), que promete una educación inclusiva de calidad para todos en el año 2030.

Aunque hay algunas excepciones, se tendrán como objetivo las brechas graves y las frecuentemente crecientes, a través de una valoración justa del progreso en el logro del ODS 4. Se sabe que a muchos niños y jóvenes todavía se les niega el acceso a la educación, específicamente a aquellos que enfrentan privaciones y exclusión:

  • 262 millones de niños y jóvenes permanecen fuera de la escuela
  • Los niños refugiados tienen cinco veces más probabilidades de estar fuera de la escuela
  • El doble de niñas que niños nunca comenzarán la escuela
  • La mitad de los niños con discapacidades en países de ingresos medios y bajos no asisten a la escuela

Cuando se contempla a estos niños que tienen acceso a la escuela, se percibe que muchos de ellos van a la escuela pero no están aprendiendo y, por otra parte, no están reconociendo sus derechos a una educación inclusiva y de calidad. Un número impactante de 387 millones de niños en edad de asistir a la escuela primaria no alcanzarán los niveles mínimos de competencia en lectura; los cuales dos tercios de ellos, 262 millones, van a la escuela.

Sin embargo, no tiene que ser así, y este año ofrece algunas verdaderas oportunidades para permitir el acceso a la educación para todos, pero solo si determinamos exactamente cómo lo vamos a hacer y de dónde provendrán los ingresos económicos.

La coalición Send my Friend to School en el Reino Unido lanza hoy su campaña del 2019, “Permitir el acceso a la Educación para Todos”[1]. Miles de escuelas y jóvenes en todo el Reino Unido crearán y presentarán a los miembros del parlamento local los documentos fundamentales, convocando al Reino Unido a que ofrezca a todos los niños la oportunidad de formarse.

La campaña se lanzó con el nuevo informe, "Permitir el acceso a la Educación para Todos”, el cual identifica por qué persiste la desigualdad en la educación y qué se necesita hacer para enfrentarla.

 

¿Por qué persiste la desigualdad en la educación?

El acceso a la educación y al aprendizaje aún no es un campo en igualdad de condiciones. Los sistemas de educación desiguales, que se ven limitados por la infrainversión, la falta de información y responsabilidad, y la discriminación arraigada, indican que a los niños y a los jóvenes se les niega el derecho a una educación inclusiva y de calidad simplemente por quiénes son y por dónde viven.

Se sabe que el estado en conflicto, el género, la geografía, el estatus de minoría y la discapacidad son las principales razones para excluir a alguien de la educación. Es determinante que muchos niños experimenten varios de estos factores al mismo tiempo, de manera que se superpongan y refuercen, aumentando su exclusión.

Por ejemplo, el conflicto complica significativamente las barreras a las que se enfrentan las niñas: Las niñas en los países afectados por el conflicto tienen casi dos veces y medio de probabilidad de no asistir a la escuela que las de los países que no están en conflicto. Del mismo modo, se suma la pobreza y empeora a otras formas de desventaja: los niños con los más bajos ingresos económicos tienen cuatro veces más de probabilidad de no ir a la escuela que los que tienen buenos ingresos económicos, y cinco veces menos de probabilidad de completar la educación primaria.

Por lo tanto, la política y la programación educativa deben abordar múltiples formas de desventaja simultáneamente para ser efectivos; sin embrago, implementar esto en realidad puede ser un desafío en lo que funciona a gran escala debido a la falta de inversión, información y evidencia.

 

¿Qué podemos hacer para detener la desigualdad en la educación?

Dada la magnitud del problema, necesitamos acción en tres áreas cruciales si vamos a brindar educación inclusiva y de calidad para todos en el 2030.

LIDERAZGO GLOBAL: los gobiernos de todo el mundo deben reafirmar y defender el compromiso de No dejar a nadie atrás en la educación y, utilizar reuniones y eventos internacionales, incluidos el G7, el G20 y el Foro político de alto nivel, para presionar a otros gobiernos y organizaciones internacionales a que tomen medidas y así puedan abordar las desigualdades relacionadas con la educación.

TRABAJAR CON LOS PAÍSES: los gobiernos contribuyentes deben trabajar con los gobiernos socios de los países emergentes y otros grupos de interés clave para respaldar los planes y presupuestos del sector educativo inclusivo, que tengan en cuenta las cuestiones de género y discapacidad, para garantizar que ningún niño se quede atrás.

Para estar en la capacidad de planificar y presupuestar la educación de manera equitativa, los gobiernos necesitan datos sólidos desglosados y sistemas de datos que puedan identificar y considerar a aquellos niños que actualmente están ocultos dentro de los conjuntos de datos, con el fin de identificar las comunidades más rezagadas y luego acordar medidas para agilizar su progreso.

Los Equity Based Stepping Stone Targets (EBSST) pueden ser una metodología conveniente para los gobiernos por lo que se  pueden adoptar con motivo de mejorar el plan y el presupuesto de los sistemas educativos equitativos. Los EBSST son objetivos mediadores de los niños y jóvenes más atrasados en la educación (identificados a través de un proceso de evaluación abierto y participativo «No dejar a nadie atrás»), establecidos periódicamente desde ahora hasta el 2030, que trazan una trayectoria con el fin de alcanzar el ODS 4.

Por lo tanto, los EBSST ayudan a los gobiernos a identificar quién está más atrasado en la educación. Ya cuando estos objetivos se incorporan en los planes del sector educativo, comprometen a los gobiernos a actuar para así lograr el progreso en los más rezagados.

INVERTIR MÁS Y MÁS DE FORMA EQUITATIVA: los donantes y los gobiernos de los países emergentes deben comprometerse con el universalismo progresivo y la distribución por necesidad e impacto (priorizando el progreso de los niños más atrasados) al tomar decisiones sobre la financiación de la educación.

Se necesita urgentemente más y mejor financiamiento para la educación; las tendencias actuales, según lo estimado por el Informe de Seguimiento de la Educación en el Mundo del 2016, indican que estaremos medio siglo más tarde en el cumplimiento del ODS 4. Los países emergentes se deben encargar de la mayor parte del financiamiento de la educación (el 97%) y para lograr esto, muchos gobiernos necesitan aumentar la proporción del presupuesto que se destina a la educación, por lo menos al 20%. El financiamiento interno de la educación en muchos países también necesita orientarse mejor, ya que con demasiada frecuencia es regresiva; los gobiernos pueden mejorar la forma en que gastan su presupuesto de educación asegurando que este llegue a las comunidades más rezagadas, mediante el uso de fórmulas de financiación progresivas dentro de los presupuestos de educación para asignar los recursos de manera equitativa.

La comunidad internacional también necesita hacer un ajuste. El nivel de ayuda a la educación se está estancando y no se está distribuyendo de manera efectiva ni se está dirigiendo hacia los países que más la necesitan. El África subsahariana es el hogar de una gran proporción de niños sin escolarizar a nivel mundial, sin embargo, la región ha estado recibiendo un porcentaje decreciente de la ayuda a la educación básica. En 2002, la región recibió el 50% de la ayuda global a la educación básica; en 2015, este número se redujo a casi la mitad del 26%.

 

El 2019 es el año para permitir el acceso a la educación para todos.

Se corre el riesgo de privar a millones de niños y sus comunidades en un futuro, a no ser que actuemos ahora. Sin educación, no tenemos ninguna esperanza de erradicar la pobreza o alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible. El próximo año marca diez años hasta la fecha prevista del ODS 4, por lo que en el 2019 tenemos la oportunidad de corregir el curso de la desigualdad que aún persiste en la educación, especialmente porque el Informe de Seguimiento de la Educación en el Mundo del 2020 también se centrará en la inclusión y la educación. Hagamos de esta la década del cumplimiento de la promesa de permitir el acceso a la educación para todos, identificando a los más rezagados en educación y luego acordar, financiar e implementar las acciones que desempeñarán el progreso agilizado prometido para las diferentes comunidades.

 

Fuente: World Education Blog

Traducción: Camila Andrea Martínez

Autor: Tisha Verma, Save the Children.

 

[1] Unlock education for everyone

Boletín de noticias
Registre su correo electrónico para recibir nuestras noticias.
Escrito por
Asesor de políticas educativas y de promoción en Save the Children.
No hay votos aun
Estadísticas: .
Jesús Samuel Orozco Tróchez
Gran Maestro Premio Compartir 2005
Senté las bases firmes para construir una nueva escuela rural donde antes solo había tierra árida y conocimientos perdidos.