Usted está aquí

¿Qué es la gestión del salón de clases?

Conozca unas bases, por medio de increíbles fuentes, para que empiece u obtenga su inspiración para intentar algo nuevo en el aula con sus estudiantes. 

Marzo 2, 2018

Hay algunos temas que son tan amplios, tan abrumadores que es difícil saber dónde comenzar. Para los profesores, la gestión del salón de clase puede ser uno de esos temas. Alguna vez alguien dijo que una habilidad crítica es más importante que tener conocimiento. Y sin embargo, no hay un solo método o protocolo a seguir que asegure el éxito.

Entonces, ¿qué puede hacer un profesor o profesora para regresar a las aulas, después de muchos años? No se preocupe. Aquí tenemos las bases, por medio de increíbles fuentes, para que empiece u obtenga su inspiración para intentar algo nuevo.

¿Qué es la gestión del salón de clases?

En pocas palabras, la gestión de un salón de clases se refiere a la amplia variedad de habilidades y técnicas que usan los profesores para asegurarse de que su salón de clases funcione correctamente, sin interrupciones por parte de los estudiantes.

De acuerdo con el profesor Ben Johnson, todo se reduce a tener un entorno de aprendizaje estructurado con reglas claras que promuevan tanto el aprendizaje como las consecuencias de mitigar o eliminar comportamientos que obstaculizan el aprendizaje.

Esto puede lucir distinto dependiendo del sujeto y la edad del grupo al cual se le enseña, también de a cuántos estudiantes se tienen y, lo más importante, su personalidad central. Lo que funciona para el tipo A, un profesor altamente organizado, amante de la rutina, no debe funcionar para un profesor más relajado, del tipo capaz de lidiar con una serie de situaciones difíciles.

Por supuesto, el primer objetivo para cualquier profesor es un salón académicamente productivo con estudiantes enfocados, atentos y dedicados. Desafortunadamente, cualquier profesor puede decir que es más difícil de lo que suena y que usualmente toma años para cumplirse, incluso, para los profesores que se consideran administradores hábiles, pues las cosas cambian usualmente dependiendo de la mezcla con los nuevos estudiantes cada año.

Así que, realmente, ser un administrador hábil es un proceso constante, parte del aprendizaje de la vida que hace tan interesante enseñar.

La línea límite es esta: una efectiva administración del salón de clases es un deber absoluto. Esto impacta su capacidad de ser un educador efectivo, disfrutar de su trabajo e impactar a sus estudiantes logrando que aprendan. Si su salón de clase está fuera de control, no importa que tan apasionado sea acerca de la materia o lo mucho que realmente se dedique a los niños, tendrá un impacto negativo en el aprendizaje.

¿Entonces dónde se debe comenzar?

Afortunadamente, no faltan recursos para ayudarlo a dominar el arte de la gestión del salón de clases. Hay montañas de libros, podcasts, seminarios y clases dedicadas a la materia. Hemos seleccionado algunos de nuestros favoritos para ayudarle a comenzar.

Primero, tome tiempo para construir relaciones con los estudiantes.

Llegar a conocer sus estudiantes. ¿Cuáles son sus fortalezas? ¿Cuáles son sus desafíos? ¿En qué están realmente? Invirtiendo en ellos y sus individualidades construye confianza y esa es la clave del éxito en la gestión del salón de clases. Integrar social y emocionalmente el aprendizaje a diario. Al enseñarles a sus estudiantes habilidades sociales y emocionales construye cohesión en la comunidad de clase.

Segundo, tenga un plan sólido

Jennifer Gonzales, en su blog Cultura de la pedagogía, enfatiza sobre la importancia de tener bien pensado un plan antes de que los estudiantes lleguen el primer día. En los primeros días y semanas, enseñe su plan en especial detalle. Entre más directo y claro sea con sus estudiantes, más exitoso será su año. Refuerce sus reglas y consecuencias consistentemente. Finalmente, ella recomienda obtener la aceptación de los estudiantes al entusiasmarlos acerca del año, acerca del aprendizaje que van a tener y lo que creará en la sociedad.

Tercero, tener claro rutinas confiables y procedimientos

Cuando los niños saben exactamente qué se espera de ellos en las bases diarias, se sienten seguros y protegidos. Nuestro trabajo como profesores es crear un espacio que sea predecible y productivo. Crear rutinas diarias que les hagan fácil a los estudiantes cumplir con las expectativas. Tener un arsenal de señales predecibles para los estudiantes  que los mantengan en camino cuando estén habladores o disruptivos.

Finalmente, mantenga su sentido del humor

Administrar un salón de clases puede ser rutinario, así que encuentre las formas de tener como reírse al instante, en lugar de jalarse el cabello. Los niños son niños. Después de todo, ellos aún están aprendiendo. Y el humor nos ayuda a mantener la perspectiva, entonces podemos ayudar a nuestros estudiantes a lo largo en la amabilidad de manera más efectiva.

Fuente: We Arte Teachers.
Traducción por: Alejandra Franco Rojas.

Escrito por
Escritora y editora de WeAreTeachers y una maestra de primaria certificada.
No hay votos aun
Estadísticas: .