Usted está aquí

Se necesita un pueblo: Construir una escuela de información y respuesta al trauma

Métodos para implementar en el aula que regulen las emociones y el comportamiento de los estudiantes

Agosto 21, 2020

Todos los días, los estudiantes de todo el país asisten a la escuela, donde se espera que rindan al máximo de sus capacidades. Existen estándares claros sobre lo que constituye lo "mejor", y eso a menudo deja atrás a los niños que luchan con la regulación emocional o los impactos del trauma. Cómo ayudar a estos estudiantes que claramente luchan con la regulación emocional y las habilidades de funcionamiento ejecutivo sigue siendo un desafío incluso para los mejores maestros. A menudo, estos estudiantes son etiquetados como "disruptivos", "acosadores" o con "problemas de comportamiento". En realidad, estos estudiantes están buscando conexiones y significados más fuertes sin conocer las mejores estrategias para encontrarlos. Incluso si solo una pequeña porción del cuerpo estudiantil ha experimentado un trauma, toda la escuela se verá afectada por los efectos. Por esta razón, es importante que una escuela informada sobre el trauma adopte un enfoque colaborativo en toda la escuela.

En mi escuela, Epiphany School, que tiene clases muy pequeñas de aproximadamente 12 estudiantes cada una, los estudiantes interactúan estrechamente con sus compañeros y profesores durante todo el día extendido. Para algunos estudiantes, tal familiaridad es fácil. Para otros, presenta un desafío y una barrera para su aprendizaje.

Servicios Integrales: asesoramiento 

Una escuela informada sobre el trauma tiene que estar totalmente comprometida a abordar las necesidades de salud mental de los estudiantes. Dicha escuela proporciona servicios integrales a los estudiantes, que incluyen asesoramiento profesional individualizado y un enfoque basado en el equipo que fomenta la colaboración entre los proveedores de atención de la salud del comportamiento, la administración escolar, los maestros y los padres o tutores. Para algunos estudiantes, estos puntos de contacto múltiples les permiten verse bajo una luz diferente y satisfacer sus diferentes necesidades.

Por ejemplo, James es un estudiante que ha experimentado una falta de estabilidad en el hogar y recientemente está lidiando con la separación de sus padres. Procesar la separación de su madre y su padre lo ha dejado con una relación difícil con su madre. Buscó afecto en la escuela negándose a prestar atención, diciendo cosas inapropiadas y distractoras en conversaciones secundarias, y produciendo trabajo lentamente. Constantemente solicitaba asistencia individual y comentarios, incluso durante las discusiones de toda la clase.

Inicialmente vi su comportamiento como disruptivo. Después de algunas semanas de este comportamiento, me propuse consultar con su consejero conductual asignado por la escuela. Ella compartió que James podría explicar su comportamiento y reflexionar sobre lo que quiere lograr. Me sugirió que estableciera un tiempo fuera del día para un bloque Flex que dedicaría a ayudar a James a ponerse al día con el trabajo que le faltaba. Cuando le conté sobre este momento, aconsejó el consejero, era importante para mí enmarcarlo como una opción y una oportunidad, no un requisito. Le diría a James que estaba disponible durante ese tiempo en caso de que decidiera que quería usarme como un recurso para ayudar. Estos tipos de ideas de asesoramiento pueden ser útiles para que los maestros comprendan cómo apoyar mejor a un estudiante y proporcionar independencia, voz, y control que tantos estudiantes sienten que necesitan recuperar cuando han experimentado un trauma. En una escuela tan pequeña como Epiphany, eso significa que también podemos proporcionar servicios de asesoramiento privado en coordinación con otras organizaciones y hacer visitas a domicilio cuando los estudiantes ingresan a la escuela.

Construyendo relaciones: problemas para comunicar las emociones

James y yo estábamos empezando a construir nuestra relación. Pero construir relaciones es más fácil decirlo que hacerlo. Como maestro de primer año, tuve dificultades para adoptar un enfoque cálido y estricto con mis alumnos. Este enfoque es un delicado equilibrio de mostrar amabilidad y afecto, manteniendo límites estrictos y coherencia con su sistema disciplinario. La adopción de este enfoque parecía ser un método efectivo para enseñar a los estudiantes a confiar en mí y al mismo tiempo proporcionar estructura y rutinas. Yo, sin embargo, a menudo me mostré muy duro. No les permitía compartir sus puntos de vista y mi administración me aconsejó que cerrara rápidamente las acaloradas conversaciones con los estudiantes. A menudo simplemente dejaba a los estudiantes con un "porque esa es la regla" o "porque yo digo". Tenía miedo de entrar en luchas de poder ojo por ojo con los estudiantes. Las respuestas que di a mis estudiantes, sin embargo, no son razones reales que cualquier humano encontraría aceptables o útiles. Como jóvenes humanos, los estudiantes merecen el derecho de aprender por qué existe una regla o por qué su comportamiento no cumple con las expectativas. Especialmente para los niños que luchan por nombrar y navegar sus emociones, los componentes esenciales de la regulación emocional, la comprensión y la comunicación tranquila del "por qué" detrás de las acciones de los estudiantes y las respuestas de los maestros es esencial.

No solo eso, sino que ser maestro de primer año en cualquier lugar de una escuela nueva puede ser difícil. A medida que los estudiantes hacen la transición a nuevos maestros cada año, prueban los límites de este maestro, un período que me gusta llamar "conocerte", y los maestros también están conociendo la escuela. Por ejemplo, estaba ansioso por enseñar Legend *, ya que su maestro anterior me dijo que realmente disfrutaba las matemáticas y sobresalía en el aula. Vi su potencial de liderazgo en el aula ya que era buen amigo de otros, como James, que también estaba en su clase. Ellos, sin embargo, se veían a sí mismos como los payasos de la clase. Hicieron bromas, interrumpieron la clase y, en general, no parecían tomarse en serio su educación.

Después de que Legend actuó por debajo de su potencial en una prueba, me senté con él y su padre para hablar sobre su comportamiento. Su padre fue encarcelado, liberado recientemente y separado de su madre. En esta discusión, noté que la calificación de Legend no reflejaba sus verdaderas capacidades, y le dije a Legend que tenía el potencial de ir a Harvard (mi alma mater) si quería, solo necesitaba postularse. Se cruzó de brazos e hizo un puchero: "No quiero ir a la universidad". Solo trabajaré en McDonald's. Terminamos la reunión poco después. Hablar con los niños cuando están listos para tener una conversación madura también es esencial para la construcción de relaciones. Me mantuve en contacto con los padres, pero no pensé mucho en esa reunión inicial.

No hace falta decir, que no todo fue bueno con Legend después de esta reunión. Continuó actuando, particularmente cuando se sintió académicamente desafiado a pensar críticamente o cuando estaba siendo evaluado. Después de una prueba particularmente difícil para él (después de haber tenido una semana difícil que consistía en ser enviado fuera del aula muy a menudo), nos metimos en él. Hubo gritos de ida y vuelta, y perdí los estribos. Pero me propuse disculparme con él más tarde, modelando el comportamiento que me gustaría ver de él. Le dije que me encantaría sentarme con él y hacer la tarea. Aceptó la oferta. Mientras trabajaba, le expliqué cómo sabía exactamente qué hacer en cada problema sin mi ayuda, qué tan rápido podía comprender y resolver cada problema, y ​​cómo necesitaba hablar en clase porque sus ideas eran valiosas. También noté que las pruebas eran una fuente de ansiedad para Legend, y comenzó a abogar por que se hiciera la prueba en una habitación separada.

Lento pero seguro, Legend comenzó a ver que no era su enemigo, de hecho, era uno de sus mayores admiradores porque reconocía su potencial. Comencé a llamar conscientemente a Legend hacia el comienzo de la clase para involucrarlo desde el principio, y le permití dirigir algunas de las simulaciones en las que estábamos trabajando. Un par de semanas después, me sorprendió ver que Legend tenía un cordón de Harvard colgando de su cuello. Escuché a algunos de los otros estudiantes preguntarle al respecto, y él respondió: "Voy al modo nerd". El hecho de que los estudiantes hayan experimentado adversidades no significa que debamos reducir las expectativas para su educación. De hecho, las altas expectativas deben ser mantenidas en la mano con un alto apoyo. Este apoyo significa un enfoque integral completo, como asesoramiento y apoyo emocional, que aumenta la confianza en sí mismos de los estudiantes.

Promoción de la autonomía del estudiante: rutinas y espacio

Crear rutinas en las escuelas puede generar tiempo para el movimiento y la autonomía de los estudiantes. En mi salón de clases, los estudiantes entran a sus escritorios grupales, completan o comienzan a revisar su tarea. Tener una rutina de lo que se espera que hagan los estudiantes cuando entran al aula es excelente para administrar un aula, pero también proporciona estructura y control para los estudiantes que han experimentado una pérdida de control. Una vez que completamos nuestra tarea y discusión de resolución de problemas, comenzamos el trabajo de clase, los logros como completar la tarea o tener una carpeta limpia permiten a los estudiantes obtener privilegios de sofá. Proporcionar asientos flexibles para los estudiantes, especialmente aquellos que están en la escuela durante horas extendidas, también es importante para promover la autonomía de los estudiantes. Muchas aulas de menor edad tienen pequeños sofás y cojines para estudiantes, pero incluso las aulas de secundaria pueden beneficiarse de este tipo de entorno de aprendizaje. Después de proporcionar portapapeles a los estudiantes, pueden completar problemas y comenzar en un espacio más acogedor.

Otro método sorprendente pero efectivo de insertar opciones en el espacio que comparte con su clase es la iluminación flexible. Sentarse bajo luces fluorescentes todo el día puede ser agotador, especialmente con estudiantes que tienen un horario extendido. Tener lámparas flexibles puede aliviar un poco la ansiedad que traen las luces fluorescentes y proporcionar un nuevo calor a su salón de clases. También permite a los estudiantes la posibilidad de elegir la iluminación y los asientos en los que se sientan más cómodos para realizar el trabajo.

Autocuidado: círculos

Como maestros, sabemos que tenemos que "ponernos nuestra propia máscara de aire primero" y luego ayudar a los estudiantes con la suya. También llevamos equipaje a nuestros trabajos, y especialmente el papel del maestro puede tener un impacto emocional en nosotros. En otra escuela donde trabajé, los estudiantes fueron invitados a participar en círculos donde hablaron sobre diferentes escenarios, aprendieron habilidades de funcionamiento ejecutivo como el manejo del tiempo y de las emociones, y discutieron temas relacionados con la identidad y las relaciones saludables durante un bloque de asesoramiento. Los estudiantes dudaron y no todos hablaron, pero algunos compartieron ideas valiosas y poderosas sobre sus valores. Poder articular sus creencias era una forma de vulnerabilidad que a menudo no se encontraba en la escuela secundaria, y muchos de ellos encontraron su voz a través de esta práctica.

Como personal, una parte de nuestro desarrollo profesional fue hacer lo mismo. Cada dos semanas, nos sentamos alrededor de un círculo y comenzamos con un registro en una báscula. La gente era muy vulnerable. Hablamos de temas pesados ​​como la identidad y su relación con nuestro trabajo. Eso creó un vínculo entre las personas en una escuela completamente nueva y nos permitió centrar nuestro trabajo de una manera que nos permitió discutir lo difícil que podría ser.

* Los nombres de los estudiantes han sido cambiados por razones de privacidad

 

Traducido por: Gabriela Flórez

Contenido publicado originalmente en la página de Transforming Education bajo licencia Creative Commons.

 


Imagen Orkun Azap on Unsplash

Boletín de noticias
Registre su correo electrónico para recibir nuestras noticias.
Escrito por
Una herramienta poderosa para alcanzar los objetivos de desarrollo sostenible: Un multiplicador de desarrollo educativo.
No hay votos aun
Estadísticas: .
Melva Inés Aristizabal Botero
Gran Maestra Premio Compartir 2003
Abro una ventana a los niños con discapacidad para que puedan iluminar su curiosidad y ver con sus propios ojos la luz de la educación que hasta ahora solo veían por reflejos.