Usted está aquí

Siete niños que sacudieron al mundo

Ana Frank, Malala Yousafzai, Adora Svitak, Mozart, Severn Cullis-Suzuki y Samantha Smith tienen algo en común: cambiaron al mundo con su educación. 

Febrero 23, 2018

Ana Frank

El 31 de marzo de 1945, murió a los 15 años de tifus y desnutrición, en el campo de concentración de Bergen-Belsen, Alemania, una joven judía llamada Annelies Marie Frank o Ana, para los amigos y familiares. Dos semanas después, los prisioneros serían liberados por las fuerzas aliadas.

Antes de ser arrestada y deportada al campo de concentración con su hermana, Ana vivió oculta de los nazis durante 25 meses en un pequeño ático conocido como el Anexo Secreto, en Amsterdam. La experiencia quedó registrada en su diario, que fue entregado meses después del fin de la guerra a su padre, Otto Frank, quien decidió publicarlo.

El diario, hecho libro, se convirtió en uno de los más reconocidos y conmovedores relatos del terror nazi. La mirada joven y curiosa de la niña que soñaba con ser periodista, fue traducida a más de 68 lenguas y se ha convertido en un testamento del sufrimiento, de las vidas perdidas y un recordatorio de que la historia no se puede repetir.

Malala Yousafzai

9 de octubre de 2012. Al salir del colegio, la estudiante paquistaní Malala Yousafzai, de la época, con 15 años, estaba a punto de subirse en el bus de vuelta a casa cuando fue impactada con dos tiros por miembros de los Talibanes, un grupo fundamentalista que está en contra de la educación femenina.

Malala fue elegida como blanco porque era la autora del blog "Diario de una estudiante paquistaní" desde 2009, cuando tenía 11 años. Publicaba textos sobre su voluntad de estudiar en un país donde solamente por ser mujer, la dificultad del acceso a la educción era aún mayor. Escrito bajo un seudónimo, el nombre Malala se convirtió rápidamente conocido, ya que la chica no tenía miedo a defender públicamente la educación de las mujeres.

Desúés de sobrevivir al ataque, Malala se convirtió en activista y se ha convertido en un símbolo de la causa por la educación femenina en el mundo. Su prestigio es tal que la paquistaní recibió el Premio Nobel de la Paz 2014. "Este premio es para todos los niños cuyas voces necesitan ser escuchadas", afirmó.

Adora Svitak

A los seis años, Adora Lily Svitak tomó un cuaderno de su mamá y se dedicó a escribir historias. En total, fueron más de 300 pequeños textos que ella quería publicar. En lugar de escuchar "espera hasta que estés mayor", los padres alentaron a la pequeña escritora a lanzar el libro "Fliying Fingers" (Dedos Voladores).

Desde entonces, la niña da conferencias en cientos de colegios (tanto para los alumnos como para los profesores) sobre la importancia de la literatura y de la escritura. En 2010, cuando tenía 12 años, dio una charla en TED y fue aplaudida de pie. "Nosotros, los niños, aún soñamos con la perfección", dijo Adora.

Para ella, el mundo necesita más ideas para niños: creatividad, ideas atrevidas y, sobretodo, optimismo. "Los adultos deben escuchar y aprender con los niños, confiar y esperar más de nosotros", opina la joven escritora.

Mozart

Nacido en 1756, el compositor austríaco Wolfgang Amadeus Mozart tenía solo cinco años cuando se comenzó a destacar tocando el teclado, violín y por supuesto, a componer canciones. Su talento era tanto que, incluso tan temprano, llamó la atención de la realeza europea y se ha presentado en diversas cortes del continente.

La critica musical considera a Mozart uno de los mejores compositores de la historia. Y con razón produjo más de seiscientas obras, convirtiéndose en una referencia de la música clásica e influenció directamente en el futuro de la música. Requiem es una de sus composiciones más famosas.

Severn Cullis-Suzuki

La niña que calló el mundo por cinco minutos. Fue así que la canadiense Severn Cullis-Suzuki, conocida en 1992 cuando, a los 12 años, dio un discurso fuerte y emocionante dirigido a los delegados y jefes de Estado que participan en la Rio-92, conferencia en la cual se debatía el futuro del medio ambiente.

A los nueve años, la canadiense fundó la Organización de Niños para el Medio Ambiente (ECO), grupo dedicado a aprender y enseñar a otros jóvenes sobre las causas ambientales. Fue así que la chica recaudó dinero para asistir a la conferencia.

"Soy solamente una niña, pero aún así sé que si todo el dinero gastado en guerras fuera invertido en soluciones para el medio ambiente y también en la reducción de la pobreza, ¡qué lugar tan hermoso sería la tierra!", dijo para la época, para asombro de los presentes. "Lo que ustedes están haciendo con el mundo me hace llorar por la noche."

El vídeo del discurso que scacudió el mundo, disponible en YouTube, tiene más de 28 millones de vistas.

Samantha Smith

"Estimado señor Andropov, mi nombre es Samantha Smith. Tengo diez años de edad. Felicitaciones por tu nuevo trabajo. Me he preocupado porque Rusia y Estados Unidos entren en una guerra nuclear". Así comenzaba la carta que una niña de diez años, nacida en la ciudad de Manchester, en el estado de Maine, envió para el líder soviético Yuri Andrópov, en 1982. "Dios hizo el mundo para que vivamos juntos y no para pelearnos", concluía.

La carta fue publicada en el diario rudo Pravda y algunos meses después recibió una larga respuesta de Andropov, que hizo que la joven Samantha se volviera una portavoz de los niños por la paz mundial. Ella visitó Rusia, conoció a los niños y notó que eran muy parecidos a ella. Se convirtió en una persona pública, notoria en ambos países y fue considerada "La embajadora más joven de los Estados Unidos".

Escribió libros sobre su visita, actuó en películas y programas de televisión y viajó por el mundo conociendo los niños de diversas realidades. Hasta que trágicamente en 1985, murió en un accidente de avión, dejando un legado breve e inspirador. Después de todo, convertirse en un símbolo común de griegos y troyanos o rusos y americanos, en plena Guerra Fría, no era una tarea fácil.

Louis Braille

"Si mis ojos no me dejan obtener información sobre el hombre y eventos, las ideas y doctrinas, tendré que encontrar otra manera."

El método Braille es hoy difundido por todo el mundo como la principal forma de lectura para personas con deficiencias visuales. La serie de puntitos en relieve permite, por el tacto, una rápida y fácil comprensión de largos textos. Pero ¿usted sabía que fue inventado por un joven?

En 1809, con 10 años, Louis Braille ganó una beca en un prestigioso instituto para ciegos en Francia, después de destacar en un colegio común.  A los 12 años, comenzó a dedicarse, con la ayuda de un capitán retirado, en la formulación de un sistema simplificado de escritura, que vendría a convertirse en el método Braille, terminado cuando solo tenía quince años. Aún siendo un adolescente, comenzó a dar clases en el instituto donde estudiaba.

Desués de 200 años, el Braille se mantiene prácticamente inalterado y sus más ágiles lectores pueden leer hasta 200 palabras por minuto. Sin embargo, la invención solamente ha sido ampliamente reconocida, dos años después de la muerte de Braille, en 1852. Antes de eso, fue prohibida en el mismo instituto donde fue inventado, lo que no impidió qe los jóvenes, en secreto, continuaran aprendiendo y perfeccionando el método.

Fuente: Portal Aprendiz.

Traducción por: Natalia Cárdenas Ávila – Palabra Maestra

Escrito por
Portal Educativo
Promedio: 5 (1 voto)
Estadísticas: .
Rubén Darío Cárdenas
Gran Rector Premio Compartir 2016
Concibo al maestro como la encarnación del modelo de ser humano de una sociedad mejor. Él encarna todos los valores que quisiera ver reflejados en una mejor sociedad.