Usted está aquí

Diciembre 6, 2018

Todo en el juego

La mayoría de los juegos en las escuelas se limitan a una sola clase y se aplican a una sola materia. Pero con un poco de planificación y recursos podemos ir más allá de eso.

He escrito muchas veces sobre el aprendizaje basado en juegos y su lugar en la educación. Hoy traigo una revisión de una publicación que realicé hace varios años, en la cual se examinan los elementos largos del juego y la estrategia de aprendizaje a través del juego. Estoy, como siempre, interesado en sus puntos de vista.

Jugar no siempre se ve como un método pedagógico serio. Algunos maestros lo descartan como una pérdida de tiempo, o como una actividad frívola que se emplea mejor al final del curso, cuando el asunto serio de la enseñanza ha comenzado a disminuir. Para esos maestros, los juegos cumplen una función similar a "adherirse a un video". Es un relleno de tiempo conveniente, mantiene a los niños tranquilos y no es demasiado exigente para la mente. Y, sin embargo, muchos maestros se están dando cuenta de que los juegos son algo más que un relleno de tiempo, y que en realidad tienen muchos beneficios positivos para los estudiantes.

La mayoría de los juegos que se realizan en las escuelas se limitan a una sola clase y se aplican a una sola materia. Pero con un poco de planificación y recursos podemos ir mucho más allá de eso. Es posible aplicar una gran estrategia a los juegos que podrían desarrollarse en escuelas enteras.

Recuerdo un juego muy elaborado que jugamos cuando estaba en la escuela en la década de 1970. Todos mis maestros estaban involucrados. El contexto es importante para esta historia. Estaba en la escuela en una base militar en Holanda y mi padre estaba en las fuerzas armadas. Vivíamos en una base avanzada en Europa occidental durante el apogeo de las tensiones en la "Guerra Fría". En ese momento, todos los niños y sus familias vivían en una época en que la guerra nuclear era una posibilidad muy real. Aunque la amenaza se cernía continuamente sobre nosotros y sin duda ejerció las mentes de nuestros padres, la mayoría de las veces los niños simplemente seguíamos adelante con nuestras vidas.

La escuela organizó un "gran juego" que duró varios días, en el que se asignaron mesas a todos los grupos de nuestro año británico, junto con las secciones estadounidense, canadiense y alemana de la escuela.

Cada mesa tenía una bandera y un nombre que representaban a un país, y los que estábamos en cada mesa debíamos decidir quién actuaría como nuestro jefe de estado, los ministros de asuntos exteriores y de finanzas, los diplomáticos, los jefes de las fuerzas armadas, etc. Durante el gran juego, se nos impusieron escenarios en los que tuvimos que negociar para evitar hostilidades que, de otro modo, podrían conducir a un holocausto nuclear mundial.

Fue atractivo, emocionante y convincente, y aprendimos mucho no solo sobre política, sino también sobre temas curriculares como matemáticas (decisiones económicas), idiomas (negociación a través de la traducción), habilidades de comunicación, historia y geografía. También practicamos muchas habilidades transferibles, incluyendo liderazgo y trabajo en equipo (colaboración y cooperación), resolución de problemas, pensamiento crítico y toma de decisiones. Esto fue aprender de manera furtiva y nos divertimos mucho mientras duró. Pedagógicamente, fue un golpe maestro. Ah, y te alegrará saber que entre nosotros, logramos evitar destruir el mundo en una guerra nuclear.

Un teórico de juegos, Bernie DeKoven, tiene algo profundo que decir sobre los juegos: "...sea lo que sea que estés jugando, hay dos cosas que debes tomar en serio: estar juntos y la pura diversión de todo el asunto. Ningún juego es más importante que la experiencia de estar juntos, estar unidos, ser gobernados por las mismas reglas, jugar con el mismo propósito. Y ningún propósito une y libera más que el propósito de divertirse el uno con el otro".

¿Con qué frecuencia aplicamos juegos en una escala tan grande en las escuelas? ¿Con qué frecuencia aprovechamos el increíblemente poderoso método de involucrar a los estudiantes? Probablemente no tan a menudo, porque requiere mucho trabajo de parte de los maestros para concebirlo, diseñarlo y luego implementarlo en contextos de aprendizaje reales.

Y sin embargo, la recompensa puede ser inmensa. Y hay muchos juegos ya creados y estrategias de juego disponibles de forma gratuita. Me interesaría saber de alguien que haya trabajado con juegos en todo el plan de estudios a este nivel. Si tiene juegos para que los maestros los usen libremente, por favor comparta los enlaces en el cuadro de comentarios.

 

Fuente: Learning with ‘e’s

Traducción: Andrea Lugo

Escrito por
Consultor de innovaciones en el aprendizaje y ex Profesor asociado de Tecnologías de aprendizaje en el Instituto de educación de Plymouth.
No hay votos aun
Estadísticas: .