Usted está aquí

Una mirada crítica al Aprendizaje Basado en Retos

Reconocido por su potencial para evidenciar el vínculo entre el aprendizaje y los problemas reales del entorno, busca una solución para generar mayor participación de los estudiantes.

Junio 17, 2019

El Aprendizaje Basado en Retos es reconocido por su potencial para evidenciar el vínculo entre el aprendizaje y los problemas reales del entorno, en cuya solución pueden participar los estudiantes. Sin embargo, también enfrenta distintos cuestionamientos en torno a su reciente definición, práctica de su implementación y otras dificultades asociadas. A continuación se presentan las principales críticas a este enfoque.

  • Problemas complejos no estructurados
    Los desafíos que enfrentarán los estudiantes en un ambiente profesional y laboral demandan habilidades que trascienden un entorno académico tradicional (World Economic Forum, 2015). Sin embargo, usualmente los estudiantes no están familiarizados a ser expuestos a problemas reales y no estructurados que requieren el planteamiento de soluciones no predefinidas. En el contexto del Aprendizaje Basado en Retos, es importante tomar en cuenta que al inicio de un reto, la información debe ser presentada a los estudiantes de una manera organizada que les permita gradualmente profundizar en el aprendizaje y evitar así distraerlos del objetivo con demasiada información (Shuptrine, 2013). Si bien es cierto que el planteamiento del problema debe ser global, no debe perderse de vista la importancia de enseñar a los estudiantes procesos eficientes para trabajar con escenarios reales y relevantes, que posibiliten implementar soluciones concretas y significativas.

  • Énfasis exclusivo en experiencias inductivas
    Una de las preocupaciones más comunes respecto a la implementación del Aprendizaje Basado en Retos es que podría correrse el riesgo de restar importancia a los principios y teorías que explican el porqué de ciertos fenómenos y solo centrarse en los resultados del suceso. Aunque la intención de los programas educativos basados en retos son los resultados empíricos, los estudiantes que no logran comprender los fundamentos subyacentes a los hechos, también carecen de la habilidad para identificar importantes relaciones prácticas entre los fenómenos de estudio (Abrahams y Millar, 2008). Es importante diseñar actividades durante el abordaje del reto que permitan a los estudiantes describir, explicar y validar el funcionamiento del conocimiento observado.

  • Una estrategia única en todo el currículo, ¿es lo más conveniente para todos los estudiantes?
    Para que un método de enseñanza funcione independientemente de cuál sea este, tiene que ser apropiado para los estudiantes, el tema o materia que se imparte, las características del contenido, el contexto y el profesor que lo implementa. No solo los profesores tienen diferentes fortalezas, habilidades y preferencias metodológicas, sino también los estudiantes responden mejor ante la diversidad de propuestas de enseñanza. Por ello, es importante que el docente esté capacitado en distintos recursos para la enseñanza, con el propósito de beneficiarse de la diversidad de opciones de las que actualmente dispone. Entre más conocimiento de estos métodos tenga el profesor, estará mejor preparado para utilizar la estrategia más conveniente en el momento más adecuado.

  • La falta de un marco de instrucción sólido evidencia la necesidad de realizar más investigación
    El Aprendizaje Basado Retos es un enfoque que ha mostrado resultados alentadores, en términos de rendimiento, motivación, desarrollo de competencias y contribuciones significativas de impacto social. Recientemente se han desarrollado diversos estudios piloto con la intención de indagar y comprender los distintos aspectos del ecosistema escolar que pueden influenciar el éxito de este enfoque (Apple, 2015). Sin embargo, el concepto del Aprendizaje Basado en Retos es un acercamiento relativamente nuevo, que aún debe ofrecer un marco de instrucción que permita el diseño de experiencias de aprendizaje efectivas. Por ello, la investigación educativa debe dar cuenta de la madurez y consolidación de este acercamiento a la enseñanzaaprendizaje que permita tomar decisiones sobre su rentabilidad y escalabilidad en la educación universitaria.

  • Disponibilidad de tiempo, espacio y recursos de las organizaciones e instituciones
    En la implementación del Aprendizaje Basado en Retos, los desafíos no necesitan ser ficticios, pues las situaciones problemáticas que ameritan soluciones creativas saltan a la vista. Empresas nacionales y extranjeras del sector público y privado, consultorías, instituciones gubernamentales, organizaciones no gubernamentales (ONG), entre otras, son espacios propicios para que los estudiantes pongan en práctica sus conocimientos y habilidades al tiempo que desarrollan nuevas competencias. Sin embargo, uno de los grandes retos a los que deberá hacer frente este acercamiento, está relacionado con la demanda de recursos en este tipo de organizaciones. Los diseñadores de retos habrán de gestionar espacios en los que los estudiantes puedan realizar sus proyectos fuera del salón de clase, así como solicitar el apoyo de evaluadores, jurados, críticos y especialistas en el área disciplinar correspondiente, para ofrecer a los estudiantes una experiencia de aprendizaje enriquecedora y significativa.

Desafíos

El Aprendizaje Basado en Retos enfrenta desafíos, a continuación se describen los más relevantes.

  • Enfoque pedagógico poco conocido
    A pesar de tener sus bases en otros enfoques más maduros, como el Aprendizaje Basado en Proyectos y el Aprendizaje Basado en Problemas, el Aprendizaje Basado en Retos como concepto en sí es relativamente nuevo con escasas investigaciones de estudios comparativos, así como pocos estudios replicables realizados hasta el día de hoy (Giorgio y Brophy, 2001; Hift, 2013; Malmqvist et al., 2015).
  • Diseño de experiencias de aprendizaje retadoras efectivas
    Se requiere realizar mayor investigación acerca de cómo diseñar experiencias de aprendizaje y sus efectos en el rendimiento académico del estudiante, así como también indagar sobre el diseño de espacios de aprendizaje adecuados para la implementación de este enfoque (Malmqvist et al., 2015).
  • Métodos innovadores y adecuados de evaluación
    Los métodos tradicionales de evaluación normalmente resultan inadecuados para valorar aquello que los estudiantes logran con este acercamiento. Los profesores que han implementado Aprendizaje Basado en Retos expresan la necesidad de tener una capacitación más amplia en estrategias de evaluación para experiencias de aprendizaje retadoras, en particular para el desarrollo de rúbricas de evaluación e implementación de este acercamiento (Hargis, Cavanaugh y Marin, 2013).
  • Menos tiempo de cátedra
    El tiempo de clase es menor cuando se implementa el Aprendizaje Basado en Retos, así como cualquier otra estrategia de aprendizaje activo (Roselli y Brophy, 2006). De ahí la importancia de que el profesor establezca un balance adecuado entre lo que el estudiante descubre por sí mismo, la guía y retroalimentación en este proceso y la instrucción directa de su parte.
  • Preparación por parte del profesor
    El profesor tiene entre sus nuevas funciones plantear a los estudiantes retos suficientemente grandes para aprender nuevas ideas y herramientas para resolverlos, pero a la vez, lo suficientemente cercanos para que les sea relevante encontrar una solución (Johnson y Adams, 2011). Se espera que el profesor se capacite en el diseño de actividades que promuevan el desarrollo de competencias disciplinares y transversales en los estudiantes, asegurando una participación productiva y retadora, y las integre con los objetivos de su curso.
  • Manejo de la tolerancia a la frustración, incertidumbre y desarrollo de la resiliencia
    Al trabajar en diferentes soluciones para los retos planteados, se pueden obtener resultados no esperados o poco favorables; sin embargo, es importante recordar que las soluciones e implementaciones no exitosas son fuentes potenciales de experiencias y aprendizajes que contribuyen al desarrollo de habilidades formativas. También es importante incorporar actividades metacognitivas que favorezcan el análisis y la reflexión de las experiencias de aprendizaje independientemente de los resultados que se obtengan.
  • Trabajo interdisciplinar
    Este modelo plantea nuevas exigencias a los profesores, debido a que para abordar problemas muy abiertos o complejos en ocasiones es necesario la creación de equipos interdisciplinarios de estudiantes. Por lo tanto, esto crea la necesidad de trabajar en conjunto con otros profesores de la misma área u otra diferente, con el propósito de ofrecer retroalimentación precisa y guiar a los estudiantes durante todo el proceso de resolución de los retos.

Referencia:

Tecnológico de Monterrey. Observatorio de Innovación Educativa. (2015). Una mirada crítica. Edu Trends | Aprendizaje Basado en Retos, 32 - 34. Recuperado de: https://observatorio.tec.mx/edutrendsabr

 


Imagen de hdornak en Pixabay

Escrito por
Análisis a profundidad de las tendencias educativas con mayor potencial de impacto en educación superior dirigido por el Observatorio de Innovación Educativa del Tecnológico de Monterrey, México.
Promedio: 1 (1 voto)
Estadísticas: .
Jesús Samuel Orozco Tróchez
Gran Maestro Premio Compartir 2005
Senté las bases firmes para construir una nueva escuela rural donde antes solo había tierra árida y conocimientos perdidos.