Usted está aquí

UNESCO y UNICEF preparan soluciones de aprendizaje a distancia

La escala y la velocidad del cierre de escuelas y universidades representan un desafío sin precedentes para el sector educativo.

Abril 14, 2020

Más de 850 millones de niños y jóvenes, aproximadamente la mitad de la población estudiantil del mundo, permanecen lejos de las escuelas y universidades, con cierres nacionales efectivos en 102 países y cierres locales en otros 11 debido al nuevo coronavirus.

La escala y la velocidad del cierre de escuelas y universidades representan un desafío sin precedentes para el sector educativo. Países de todo el mundo se apresuran a llenar el vacío con soluciones de educación a distancia. Van desde alternativas de alta tecnología, como clases de video en tiempo real a distancia, hasta opciones de baja tecnología, como programación educativa en canales de televisión o radio.

Como respuesta inmediata al cierre masivo de escuelas, la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) estableció un grupo de trabajo COVID-19 para brindar asesoramiento y asistencia técnica a los gobiernos que trabajan para brindar educación a los estudiantes fuera de la escuela.

La Organización también celebra reuniones virtuales periódicas con ministros de educación de todo el mundo para compartir experiencias y evaluar las necesidades prioritarias.

La UNESCO también está lanzando una Coalición Mundial para la Educación COVID-19, que reúne a asociados multilaterales y al sector privado, incluidos Microsoft y GSMA, para ayudar a los países a implementar sistemas de aprendizaje a distancia para minimizar las interrupciones educativas y mantener contacto social con los estudiantes.

"La situación actual impone inmensos desafíos a los países para poder brindar un aprendizaje ininterrumpido a todos los niños y jóvenes de manera equitativa", dijo el Director General de la UNESCO, Audrey Azoulay.

"Estamos intensificando nuestra respuesta global mediante la creación de una coalición para garantizar una respuesta rápida y coordinada. Además de satisfacer las necesidades inmediatas, este esfuerzo es una oportunidad para repensar la educación, ampliar el aprendizaje a distancia y hacer que los sistemas educativos sean más robustos, abiertos e innovadores".

(Vea también: Plataformas digitales abrieron sus puertas para niños en cuarentena)

"Las dificultades aumentarán exponencialmente si continúan los cierres de escuelas", dijo Stefania Giannini, subdirectora de educación de la UNESCO. "Las escuelas, aunque estén lejos de ser perfectas, desempeñan un papel nivelador en la sociedad y cuando se cierran, las desigualdades empeoran".

La UNESCO seguirá organizando periódicamente seminarios web y reuniones virtuales para que los representantes de los países tengan la oportunidad de intercambiar información sobre la eficacia de los enfoques utilizados en diferentes contextos, aprovechando el éxito de su reunión ministerial del 10 de marzo, a la que asistieron 73 países.

La UNESCO ha enumerado las repercusiones, muchas de las cuales van más allá del sector de la educación, para ayudar a los países a predecir y mitigar los problemas. Estos efectos incluyen los siguientes:

Interrupción del aprendizaje: las desventajas son desproporcionadas para los estudiantes desfavorecidos, que generalmente tienen menos oportunidades educativas fuera de la escuela.

Nutrición: muchos niños y jóvenes dependen de comidas gratuitas o con descuento ofrecidas por las escuelas para comer y hacerlo saludablemente. Cuando las escuelas cierran, la nutrición se ve comprometida.

Protección: las escuelas proporcionan seguridad a muchos niños y jóvenes, y cuando cierran, los jóvenes se vuelven más vulnerables y corren un mayor riesgo.

Los padres no están preparados para la educación a distancia en casa: cuando las escuelas cierran, a menudo se les pide a los padres que faciliten el aprendizaje de los niños en el hogar y pueden tener dificultades para llevar a cabo esta tarea. Especialmente en el caso de los padres con educación y recursos limitados.

Acceso desigual a portales de aprendizaje digital: la falta de acceso a la tecnología o una buena conexión a Internet es un obstáculo para el aprendizaje continuo, especialmente para los estudiantes de familias desfavorecidas.

Deficit en el cuidado de niños: a falta de opciones alternativas, los padres trabajadores a menudo dejan a sus hijos solos cuando las escuelas cierran, lo que puede conducir a conductas riesgosas, incluyendo una mayor influencia de la presión de los compañeros y el abuso de sustancias.

Altos costos económicos: los padres trabajadores son más propensos a faltar al trabajo para cuidar de sus hijos cuando las escuelas cierran. Esto se traduce en pérdida de salario y reducción de la productividad.

- Mayor presión sobre las escuelas y los sistemas escolares que permanecen abiertos: el cierre de escuelas localizadas impone una carga a las demás, ya que los padres y el personal redirigen a los niños a las escuelas que están abiertas.

Aumento de las tasas de deserción: es un desafío asegurarse de que los niños y jóvenes regresen y permanezcan en la escuela cuando las actividades regresen después de los cierres. Esto es especialmente cierto en el caso de cierres prolongados.

- Aislamiento social: las escuelas son centros de actividad social e interacción humana. Cuando las escuelas cierran, muchos niños y jóvenes pierden el contacto social, que es fundamental para el aprendizaje y el desarrollo.

América Latina y el Caribe: el 95% de los niños no van a la escuela

El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) estima que en América Latina y el Caribe, más de 154 millones de niños, alrededor del 95% de los estudiantes matriculados en la región, están temporalmente fuera de la escuela debido a COVID-19.

Alrededor del 90% de los centros de educación de la primera infancia y las escuelas primarias y secundarias en América Latina y el Caribe permanecerán cerrados durante las próximas semanas y este porcentaje está creciendo rápidamente.

Esta situación, que puede durar más de lo previsto inicialmente, aumenta el riesgo de abandono permanente, especialmente para los niños y adolescentes más vulnerables.

En Brasil, todavía no hay determinación nacional de cerrar instituciones educativas, como en otros países de América Latina y el Caribe. Sin embargo, la mayoría de las redes públicas y la red privada ya han determinado el cierre de escuelas.

Por lo tanto, UNICEF dice que es urgente tomar medidas para prevenir la interrupción de la educación y garantizar el acceso a modalidades de aprendizaje a distancia continuas y flexibles para todos los niños en el hogar, incluidos los que no tienen acceso a Internet y los que tienen alguna discapacidad.

"Se trata de una crisis educativa sin precedentes en la historia reciente de América Latina y el Caribe", dijo Bernt Aasen, director regional de UNICEF para América Latina y el Caribe.

"Nunca ha habido tantas escuelas cerradas al mismo tiempo. La expansión del coronavirus dejará a la mayoría de las niñas y los niños fuera de la escuela en las próximas semanas. Si los cierres de escuelas se prolongan, existe un alto riesgo de que los niños y adolescentes lleguen tarde a su aprendizaje y tememos que los estudiantes más vulnerables nunca regresen a las aulas. Es vital que no dejen de aprender en casa".

"Para continuar sus estudios en casa, todas las herramientas y canales disponibles deben utilizarse, ya sea por radio, televisión, Internet o teléfono móvil. Sólo podremos hacer frente a este desafío mediante un esfuerzo conjunto de los gobiernos, el sector privado, los padres, las madres y los niños y adolescentes", añadió Aasen.

Muchos países han comenzado a aplicar modalidades de enseñanza a distancia, incluidos cursos sobre plataformas digitales; sin embargo, estas modalidades no están garantizadas en toda la región y no todas las familias tienen acceso a ellas, especialmente las más vulnerables.

Para UNICEF, es prioritario proporcionar contenido accesible en radio y televisión a los niños de bajos ingresos en riesgo de exclusión, sin acceso a Internet, con discapacidades, así como a los migrantes y a las comunidades indígenas.

(Le podría interesar: Habrá televisión educativa durante la cuarentena)

Esta semana, UNICEF y sus aliados lanzarán la campaña de divulgación regional #AprendiendoEnCasa a través de sus canales digitales para proporcionar a las familias y educadores de la región herramientas gratuitas de educación y entretenimiento, así como consejos y ejemplos de buenas prácticas de salud e higiene.

UNICEF dice que reconoce los esfuerzos de todos los gobiernos de la región para garantizar el derecho a la educación y dice que está trabajando con ellos y otros aliados para desarrollar modalidades de aprendizaje a distancia más flexibles que incluyan contenido en línea, radio y televisión, materiales de lectura y tareas guiadas.

Contenido publicado originalmente en Invoz bajo la licencia Creative Commons.

Traducido por: Daniela Saavedra Rodriguez

 


Imagen pixabay.com

Boletín de noticias
Registre su correo electrónico para recibir nuestras noticias.
Escrito por
Asociación dispuesta a ejecutar proyectos que garanticen el bien común.
No hay votos aun
Estadísticas: .
Gustavo González Palencia
Gran Maestro Premio Compartir 2008
ogré incentivar en niños y jóvenes el gusto por la música y la ejecución de instrumentos musicales.