Usted está aquí

4 piezas de arte público que son un grito de guerra por el cambio climático

Un importante recordatorio de que el cambio climático afecta a todos los rincones del mundo y la solución nos necesita a todos.

Noviembre 9, 2020

Pero en un momento en el que la atención está siendo atraída en todas direcciones por alertas telefónicas, publicaciones en redes sociales, correos electrónicos y titulares de noticias, ¿hay alguna manera de llegar a las personas sobre este tema en un nivel diferente, tal vez de forma más profunda?

El 10/10/2020, creado en colaboración con la organización sin ánimo de lucro Fine Acts para el evento de lanzamiento global de la cuenta regresiva, estos individuos estarán revelando piezas de arte público en todo el mundo que estará en exhibición por 24 hrs. Sí, no es largo-pero también lo es el tiempo que nos queda para tomar medidas decisivas sobre el clima y evitar las consecuencias catastróficas.

Su trabajo es un importante recordatorio de que el cambio climático afecta a todos los rincones del mundo y la solución nos necesita a todos.

Vivir en Sudáfrica, el poeta y artista Lee Mokobe ha experimentado de primera mano el impacto del cambio climático en nuestra vida diaria. En 2018, después de tres años consecutivos de “record drought”- En ciudad del cabo se encontró ansiosamente en cuenta regresiva desde el día cero, el día que la ciudad se quedaría sin agua.

Afortunadamente, la ciudad pudo evitar que se secara por completo gracias a un acción colectiva, incluyendo campañas masivas para limitar cisternas y duchas de los baños y reciclar el agua de la lavadora. No obstante, el agua continúa siendo un recursos escaso en Sudáfrica y en todo el continente africano.

Para Countdown, Mokobe creó una instalación audiovisual que fusiona la poesía, música y películas, las cuales serán mostradas en “Kasi RC art school and theater”. Sus piezas destacan héroes del cambio climático en las primeras líneas (incluyendo a la mujer de arriba)-desde los recicladores que clasifican los vertederos hasta los curanderos indígenas que educan a las comunidades sobre la conservación del agua y la tierra. “Mi principal objetivo es mostrar que los ciudadanos comunes pueden formar parte de la solución para ayudar a frenar el cambio climático mediante la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero y la conservación de la naturaleza” comentó Lee.

“Si te dijeran que solo tienes seis meses de vida, probablemente cambiarías tu estilo de vida o comportamiento para aprovechar el tiempo al máximo” dijo la artista interdisciplinaria Alicia Eggert, que vive en Denton, Texas. Con ese espíritu, ella y David Minina Sengeh, el Director de Innovación del país de Sierra Leona, querían crear una obra de arte que comunica tanto un sentido de urgencia como de propiedad compartida.

“Imaginar o recordar que nuestros días están contados puede ayudarnos a centrarnos en lo que realmente importa y animarnos a romper con los patrones de postergación e inacción”, comentó Eggert. Entonces el par de diseños en con un letrero de neon que dicen, “It is time”- y las alternativas en medio de las frases “it is my time”. “it is your time”, “it is about time”.

El 10 de octubre, este cartel fue colocado en un camión de mudanzas que se exhibió en todo Dallas, Texas. Una versión permanente de esta señal se instalará después en Freetown, Sierra Leona.

Los residentes de Rhode Island fueron los principales protagonistas durante el comercio transatlántico de esclavos— el estado albergaba más personas esclavizadas per cápita que cualquier otro en Nueva Inglaterra.Con el telón de fondo de los sitios históricos de la capital de Providence la artista Sarah Sandman — junto con la profesora del instituto de Diseño de Rhode Island, Jessica Brown- se esfuerzan por llamar la atención sobre la conexión entre el racismo y el cambio climático.

Vestidos con disfraces de justicia climática diseñados a medida (mostrados anteriormente), la pareja encabezará una procesión musical por la ciudad acompañada por la Clam Jam Brass Band, compuesta por mujeres. “´Our Wake Up Call´destaca las injusticias ambientales, incluyendo el cambio climático, que tienen un efecto desproporcionado en las comunidades de color y comunidades de bajos ingresos en los Estados Unidos y en todo el mundo”. Comentó Sandman.

La caminata envía por sí misma el mensaje de que el voto puede servir como una vía para el progreso social. Esta comienza en Esek Hopkins House, la casa de un antiguo comandante de un barco de esclavos, y termina en un mural de artistas locales que dice “VOTA”.

En nuestro planeta, el 99% de agua fresca viene de glaciares y capas de hielo — pero estos recursos vitales están desapareciendo rápidamente. La artista sonora de Nueva York, Susie Ibarra, y la científica climática de Vancouver, Michele Koppes, viajaron desde el Himalaya indio a las montañas de la costa noroeste del Pacífico hasta la capa de hielo de Groenlandia para grabar los sonidos del agua de deshielo de los glaciares en todo el mundo.

El 10 de octubre, dos “cascadas sónicas” instaladas tendrán algunos de estos sonidos de Jack Poole Plaza en Vancouver y en Innisfree Garden en Millbrook, Nueva York, donde los visitantes puedan oír el ritmo de los glaciares mientras que simultáneamente se muestran fotos de los paisajes que desaparecen.

“Al grabar los sonidos del agua de deshielo glaciar que fluye de las montañas al mar, descubrimos que estos sonidos no eran simplemente ambientales sino que eran muy musicales”, explican Ibarra y Koppes. “Un mundo que está perdiendo el agua dulce que fluye no es solo un mundo incrementando la precariedad ecológico; es un mundo que está perdiendo su música, su cultura y su humanidad”.

Contenido publicado originalmente en la página de IDEAS.TED.COM bajo licencia Creative Commons.

Traducido por: Laura Nohemi Miranda Echeverri

 


Imagen Vision & Verve. Tomada de: ideas.ted.com

Boletín de noticias
Registre su correo electrónico para recibir nuestras noticias.
Escrito por
Editor de National Geographic que cubre viajes y cultura.
Promedio: 5 (1 voto)
Estadísticas: .
María Del Rosario Cubides Reyes
Gran Maestra Premio Compartir 2006
Desarrollé una fórmula química que permitió a los alumnos combinar los elementos claves para fundir la ciencia con su vida cotidiana sin confundir los enlaces para su futuro.