Usted está aquí

Aprender es cuestión de diversión

Debido a la presión social y familiar o al afán de que aprendan más rápido, en algunos casos los niños y adolescentes son forzados a asistir a clases extracurriculares.

Octubre 25, 2017

Los padres creen que es una buena elección de vida, sin tener en cuenta que la presión es perjudicial.

Las actividades de ocio y estudio extra deben propender por el aprendizaje y la diversión.

Alfredo Rojas Otálora, Ph.D. en Psicología, experto en psicopatología de infancia y adolescencia, y desarrollo psicoafectivo; subdirector nacional del Campo de Desarrollo Humano y ciclo de vida del Colegio Colombiano de Psicólogos, explica todo lo relacionado con el ocio, el juego y el aprendizaje. 

"Cuando hablamos de ocio, descanso, aprendizaje y diversión-dice Rojas-son diversos los aspectos que los padres deben tener en cuenta, a fin de elegir bien y lograr que la actividad sea productiva y no se convierta en un problema".

No hay verdad absoluta, pero sí unos puntos claves, para que nuestros chicos aprendan con disfrute y no con frustración, a continuación algunos cuántos:

  • Cualquiera que sea la actividad extracurricular que realicen los menores debe ser agradable y divertida para ellos.  Lo que hacemos por obligación se convierte en un problema; el placer, el agrado y la satisfacción deben estar siempre presentes en las actividades de ocio y estudio.
  • Las actividades deben ser escogidas con la participación de los hijos, no deben ser escogidas por moda o sencillamente porque a los padres les gusta.
  • Una de las mejores formas de entender quiénes son los niños y qué habilidades e intereses tienen es intentar y probar.  Si los gustos y necesidades de los menores no son muy claros, es recomendable ponerlos en varias tareas en casa y observarlos, para así identificar sus afinidades y necesidades.
  • Estar presentes en la vida de los chicos 100% es vital para un mejor conocimiento de ellos, necesidades y gustos.
  • El asesoramiento de un experto nunca está de más. Éste proporciona una visión objetiva y clara de lo que es el niño y lo que necesita según su estilo de vida y edad.
  • Dejar que el niño explore diversas actividades y escoja la actividad que disfrute, aprenda, desarrolle su potencial y sobre todo que lo haga feliz.

Recordemos que el aprender debe ser sinónimo de felicidad y no de frustración.

Escrito por
Asesora académica con amplia experiencia en la coordinación en el área de bilingüismo, dirección de proyectos educativos y diseño curricular.
No hay votos aun
Estadísticas: .
Rubén Darío Cárdenas
Gran Rector Premio Compartir 2016
Concibo al maestro como la encarnación del modelo de ser humano de una sociedad mejor. Él encarna todos los valores que quisiera ver reflejados en una mejor sociedad.