Usted está aquí

Así se vivió el II Foro Internacional de Filosofía en la Escuela en Cúcuta

Un docente de la Institución Educativa Julio Pérez Ferrero, ubicada en Cúcuta, expone cómo se realizó el encuentro en el marco del Día de la Filosofía.

Diciembre 3, 2021

El 18 de noviembre de 2021, se realizó el II Foro Internacional de Filosofía en la IE Julio Pérez Ferrero de Cúcuta, en el marco del Día de la Filosofía declarado por la ONU y la UNESCO, esta actividad académica y científica que cruza fronteras en su segunda versión, tuvo como motivo de reflexión “Diálogo Filosófico Intercultural: La emergencia de los saberes sometidos en la construcción de un mundo más solidario y humano”. El evento contó con la participación de estudiantes de los Colegios New School de Medellín, Salesiano San Juan Bosco de Cúcuta, Simón Bolívar y Julio Pérez Ferrero quienes presentaron sus ponencias en perspectiva de la filosofía intercultural y africana. 

Cabe destacar los empeños creativos de la estudiante Anny Sofìa Velandia Jaimes por lograr la mejor organización y buen desarrollo del evento, resaltar también el acompañamiento de maestros y maestras de la institución y el vínculo interinstitucional del profesor Wencith Guzmán.

Así mismo, se unieron las voces de expertos como Pablo Vommaro, director de investigaciones de la Red CLACSO, quien resaltó la importancia del evento, invitando a crear escenarios de reflexión desde el enfoque intercultural que provoquen un mundo solidario y democrático; el profesor Sergio Mosquera de la Fundación Muntù Bantú. Hizo una significativa disertación sobre la filosofía africana en la diáspora.

En la misma línea Luis Martelo enmarcó su intervención en la importancia de la filosofía en clave de interculturalidad para desarrollar la Cátedra Afrocolombiana en la escuela. También se orientaron Talleres filosóficos en las siguientes temáticas: la filosofía Ubuntu, dirigidos por los maestros Roció cabezas y Julián Parra “J”; ¿filosofía para no filósofos? liderados por Julián Macías del Grupo el Pensadero de Argentina, Víctor Rojas de la Red Colombiana de Filosofía para Niños y David Sumiacher del CECAPFI de México, y Rosa Poveda de la Granja Agroecológica Mutualitos de Bogotá. 

No obstante, resaltar las significativas reflexiones filosóficas de la filósofa Carolina Andrea Montoya, el Historiador Oscar Castro y Miguel Grijalba, analista de la Comisión de la Verdad, en el enfoque intercultural e histórico. El día de hoy es un día de riqueza de aprendizajes, afirmó en sus palabras el rector de la institución Mg. Oscar Aldana. En la actividad hizo presencia Carolina Marulanda de la secretaría de educación municipal contó con el acompañamiento 

El II Foro Internacional de Filosofía en la Escuela en su perspectiva intercultural, sintonizó con el motivo dado por la UNESCO acerca de poner el énfasis en la crisis social y los efectos de la pandemia. “El Día Mundial de la Filosofía 2021 abre el debate sobre las diferentes interacciones de los seres humanos con su entorno social, cultural, geográfico y político, con el objetivo de comprender mejor la contribución de la filosofía en unas sociedades contemporáneas que se enfrentan a serios desafíos. Más concretamente, el desafío de la pandemia. La filosofía, y más aún la filosofía intercultural, se preocupa por el contexto y, por tanto, en su esencia misma, de la transformación de la sociedad”. 

Siguiendo el pensamiento de Panikkar, toda cultura, siempre que no implique la violación de la integridad de nadie, constituye una fuente de riqueza y una posibilidad de construcción democrática. Lo intercultural como encuentro, no pone en juego la competencia por una victoria, sino el buen vivir, el convivir pacíficamente. En el campo del diálogo intercultural no es la arena lógica de la lucha entre las ideas, sino más bien el ágora espiritual de dos seres que hablan y se escuchan. En el ágora se habla, se conversa, se escucha y se reconoce al otro, en la arena se combate.

La filosofía en perspectiva de la interculturalidad, en clave de Fornet-Betancourt, es una propuesta teórica y práctica que emerge de los desafíos que nos plantea la conciencia de la diversidad cultural que caracteriza el mundo de hoy y, por tanto, busca fomentar la calidad de una relación dialógica con el otro, donde se dé una transformación común sin que desaparezcan las diferencias. 

La filosofía intercultural se erige metodológicamente, como dispositivo de análisis que permite pensar, interpretar y comprender conceptualmente, las brechas culturales, los matices, las ambigüedades y las superposiciones tanto locales como globales, que la diversidad potencia, sobre todo superar todo aquello que obstaculiza y asegurar la “re-construcción del nosotros”, desde las expresiones y prácticas socioculturales y políticas. 

En otras palabras, la filosofía intercultural permite expresar lo que intensifica y amplía las identidades y las diferencias, a través de la confluencia, interacción y movilidad de creencias, ideas, valores, concepciones, narrativas y prácticas, desde donde se sitúen, vivan y actúen los sujetos. Desde este horizonte de interpretación, la filosofía “no es el mero saber o aprender ideas o sistemas de pensamiento, sino sobre todo un saber realidad y un saber hacer realidad” dice Fornet-Betancour. De ahí la importancia de la filosofía intercultural al intentar responder a la pregunta de qué hacer con ese mundo multicultural en contextos situacionales, en nuestro caso, el nuestro americano y proponer pistas para la configuración de un quehacer filosófico en condiciones de dar cuenta de una sociedad, históricamente habitada por la herencia colonial y diferentes formas de dominación. 

Necesitamos acercar la filosofía a la gente de nuestros territorios para crear las condiciones y los escenarios para que los pueblos sometidos, subordinados hablen con voz propia, digan su propia palabra y articulen sus logos sin presiones ni deformaciones impuestas.

Teniendo en cuenta el reclamo de la investigadora Diana Picotti, nosotros, los latinoamericanos hemos sido formados en filosofía extranjera y poco, escasamente, en el pensar abrigado por nuestro modo de vida, constituido por el mestizaje de culturas autóctonas y otras advenidas a este pródigo suelo, se nos impone de manera impostergable la tarea de saber pensar y actuar desde nuestra amplia y compleja experiencia histórico-cultural. 

Estas ideas inspiran a Fornet-Betancourt, situando lo intercultural en condiciones de aprender a pensar desde y con la riqueza cultural de nuestra América; en otras palabras, reconocer el arraigo como nota originaria y cualificante del pensar, pues ello, desde el horizonte filosófico contextual e histórico de Picotti, permitirá, de una parte, resituar desde la base cultural de nuestra América el pensar y por otra, liberar el quehacer filosófico de la tradición abstracta dominante, cuya pretensión histórica ha sido la de posicionarse como paradigma único y monopolizador de sus formas de expresión. 

Este día de la filosofía nos deja la lección de abrirnos a esas otras filosofías que hasta ahora siguen invisibilizadas y negadas por la tradición occidental hegemónica, la filosofía tiene su propio contexto e historia. Tenemos que reconstruir el quehacer filosófico en la escuela, a partir de ese profundo mundo que llamamos el mundo del saber ancestral y popular, expresó el maestro Jorge Ramírez, organizador de la actividad.

 


Imagen Matheus Bertelli en Pexels

Boletín de noticias
Registre su correo electrónico para recibir nuestras noticias.
Escrito por
Coordinador de Catedra Eloísa Vasco Montoya
Promedio: 1 (1 voto)
Estadísticas: .
Melva Inés Aristizabal Botero
Gran Maestra Premio Compartir 2003
Abro una ventana a los niños con discapacidad para que puedan iluminar su curiosidad y ver con sus propios ojos la luz de la educación que hasta ahora solo veían por reflejos.