Usted está aquí

¿Cómo aprenden los estudiantes?

Conozca, además, los tipos de aprendizaje más comunes en la literatura de la pedagogía. 

Marzo 27, 2018

Es un dilema que a menudo veo que tienen los profesores: “les puedo enseñar esto cómo se aplica a la vida diaria, pero a algunos les interesa más el concepto” o “de esto es más importante que tengan claro el concepto, pero necesitan saber cómo es su práctica”. Claro, ellos quisieran que sus alumnos manejen ciertos temas a la perfección, tanto conceptualmente como en la práctica.

Es un tema bastante complicado, ya que para muchas materias se necesitan ambas. Sin embargo, las horas en clase no son suficientes para emplear estas dos y en la casa los estudiantes tampoco pueden aprenderlas porque no tienen tiempo ya sea por las otras materias o simplemente porque tienen otras actividades destinadas para esos momentos.

También porque la manera de aprendizaje de las personas es variada. No aprendemos de las mismas maneras y para los profesores no es fácil dedicar en cada clase unas tácticas diferentes por estudiante.

Los tipos de aprendizaje más comunes en la literatura de la pedagogía son:

  • Aprendizaje repetitivo o memorístico: se produce cuando el alumno memoriza contenidos sin comprenderlos o relacionarlos con sus conocimientos previos, no encuentra significado a los contenidos.
  • Aprendizaje receptivo: en este tipo de aprendizaje el sujeto sólo necesita comprender el contenido para poder reproducirlo, pero no descubre nada.
  • Aprendizaje por descubrimiento: el sujeto no recibe los contenidos de forma pasiva; descubre los conceptos y sus relaciones y los reordena para adaptarlos a su esquema cognitivo.
  • Aprendizaje significativo: es el aprendizaje en el cual el sujeto relaciona sus conocimientos previos con los nuevos, dotándolos así de coherencia respecto a sus estructuras cognitivas.
  • Aprendizaje latente: aprendizaje en el que se adquiere un nuevo comportamiento, pero no se demuestra hasta que se ofrece algún incentivo para manifestarlo.

No se puede tener un tipo de clase para cada grupo de niños con el mismo aprendizaje, pero sí se podrían hacer actividades interactivas para que en cada grupo de trabajo hayan niños con diferentes tipos de aprendizaje para que, al tener esa variedad, los resultados sean mejores porque unos entenderán diferentes puntos del mismo tema o a una profundidad diferente y al estar en grupo podrían socializar los conceptos que les queden después de la explicación del profesor.

Ya teniendo ideas de cómo aprenden los estudiantes y el apoyo que se pueden dar entre ellos, los profesores tendrán más ideas para preparar sus clases.


Imagen Designed by Freepik

Escrito por
Estudiante de Lenguas Modernas con énfasis en Traducción de la Universidad EAN. Manejo del idioma inglés, alemán y portugués. Practicante en la Fundación Compartir.
Promedio: 5 (6 votos)
Estadísticas: .
Hoguer Alfredo Cruz Bueno
Gran Maestro Premio Compartir 2009
Logré vincular el aula y la comunidad rural a través de expediciones que marchaban tras la huella de la cultura local en tertulias de lectura que se convirtieron en lugares de encuentro entre los padres, los hijos, los textos y la escuela.