Usted está aquí

Cómo construir resiliencia psicológica en sus estudiantes en tiempos del COVID-19

¿Cuáles son las afectaciones psicológicas de la pandemia en sus estudiantes? Como maestro, ¿sabe cómo lidiar con ellas?

Mayo 10, 2020

Como maestros ya sabemos la importancia de un enfoque de enseñanza con equidad: somos más efectivos cuando reconocemos y apreciamos el conjunto diverso de experiencias, desafíos y fortalezas que cada individuo aporta al aula. Este reconocimiento se vuelve crucial en momentos excepcionales como la pandemia COVID-19, ya que los estudiantes lidian con dimensiones desconocidas de dificultad.

Los estudiantes se enfrentan a niveles de incertidumbre, interrupciones y estrés sin precedentes a medida que intentan comprender las demandas y requisitos nuevos y constantes. Si ignoramos estos factores estresantes, pueden interferir significativamente con el aprendizaje y el rendimiento de los estudiantes. Como educadores, mantenemos una posición única como partidarios e instructores para nuestros alumnos, por lo que debemos comprender los posibles obstáculos que pueden aparecer en el camino de su aprendizaje.

Este artículo da algo de luz sobre las experiencias psicológicas significativas que los estudiantes pueden estar enfrentando ahora y algunas cosas qué hacer y qué no hacer que como maestros podemos tratar para mitigar el daño a cada uno durante esta crisis.

Transición al aprendizaje en línea

Tenemos acceso a una tecnología generalizada, pero no podemos suponer que todos los estudiantes se sientan cómodos usándola o tengan conocimientos tecnológicos para el aprendizaje en línea. Algunos pueden necesitar tiempo para aprender y navegar en una nueva plataforma que ahora es su método principal para apreder la entrega de contenido de aprendizaje. Algunos pueden preferir aprender en papel, lo que permite tiempo y la capacidad de "tocar" el material (tomar notas, escribir tarjetas de referencia, saltar a las secciones anteriores). Otros pueden tener dificultades imprevistas con los requisitos básicos para el aprendizaje en línea, como una conexión a Internet estable o una computadora capaz de transmitir conferencias.

No podemos evitar el uso de estas soluciones tecnológicas nuevas y emergentes si queremos continuar enseñando, pero necesitamos estar en sintonía con las dificultades de los estudiantes, para poder hablar de sus ansiedades.

Sea flexible con los estilos de aprendizaje

Cuando los estudiantes tienen opciones, pueden recuperar un sentido de control y optar por aprender el contenido de la manera que optimice su aprendizaje.

  • No asuma que todos entienden cómo acceder al material del curso.
  • Invierta el tiempo para ofrecer orientación, incluso si cae en medio de un curso. Un ejemplo concreto: incluya una lección en su curso que presente las nuevas tecnologías y ofrezca asistencia con la resolución de problemas.
  • Incorpore flexibilidad en su enseñanza y evaluaciones. Considere ofrecer contenido en uno de los múltiples formatos (por ejemplo, grabe su conferencia, distribuya diapositivas y notas, enumere lecturas adicionales).

Trate con las perturbaciones relacionadas con las respuestas del mandato de COVID-19

Durante esta crisis, muchos estudiantes están lidiando con interrupciones muy reales y significativas en sus vidas diarias; en pocas palabras, se sienten abrumados.

  • A muchos se les pide que se muden de sus dormitorios (en el caso de campus), cortando el acceso a viviendas seguras y fuentes de alimentos.
  • Muchos están lidiando con la ansiedad y las preocupaciones sobre la pandemia mundial a medida que se acerca a ellos y a sus seres queridos.
  • Muchos están perdiendo el acceso a sus sistemas de apoyo establecidos, como la tutoría o el asesoramiento.
  • Todos están siendo bombardeados con correos electrónicos y noticias sobre el virus y los cambios relacionados en la política, mientras se espera que satisfagan las demandas académicas.

Existen innumerables combinaciones de otros factores estresantes personales que nadie, aparte del estudiante, puede comprender o apreciar completamente.

Comprometerse con los currículos clave

La facultad no puede arreglar todo, pero podemos desempeñar un papel importante en ayudar a los estudiantes a lidiar con los sentimientos resultantes de estas interrupciones. A medida que el mundo los bombardea con noticias aterradoras sobre el virus y le impone mayores restricciones debido a él, puede ser una fuente de calma y continuidad que los ayudará a superar esta situación.

  • No simplemente para detener todas las instrucciones o para interrumpir el curso. Puede parecer justificado o incluso amable, pero los estudiantes pueden sentir ansiedad si piensan que la calidad de su educación está comprometida. Esto podría conducir a efectos ondulantes en futuros cursos o sus objetivos de completar su título a tiempo.
  • Comprométase a cubrir el contenido clave del curso.
  • Incorpore más flexibilidad en el contenido que cubre y cómo entrega y califica las evaluaciones; por ejemplo, muchos miembros de la facultad deciden alejarse de los exámenes finales estandarizados. En cambio, están creando una calificación personalizada que ofrece una fórmula más resistente a los golpes; por ejemplo, puede usar un promedio de calificaciones recibidas en tareas o una serie de exámenes más pequeños.

Liderar con empatía

Al enmarcar esta experiencia compartida como "Todos estamos pasando por lo mismo, y estamos juntos en esto", existe una menor probabilidad de que los estudiantes esperen irrealmente que lo sepa todo o lo juzguen cuando inevitablemente encuentre algunos problemas en el camino.

  • Anuncie explícita y públicamente que reconoce y comprende los desafíos que conlleva la adopción de nuevas tecnologías. Los estudiantes rara vez piensan en sus maestros como personas que también luchan. La facultad puede aprovechar esta situación actual para compartir con sus estudiantes que ellos también están experimentando trastornos y ansiedad.

Disipar estas suposiciones tácitas explícitamente puede normalizar la incertidumbre, lo que ayuda a los estudiantes a mantenerse comprometidos en lugar de sentir que tienen la culpa de no tener dificultades para adaptarse a las nuevas herramientas tecnológicas y modalidades de aprendizaje. También evite crear la impresión de que usted, como maestro, tendrá todo resuelto desde el principio.

Lidiar con el distanciamiento social

Los humanos somos criaturas sociales. La recomendación de auto-cuarentena y participar en el distanciamiento social, si bien es fundamental para proteger a las personas de los riesgos, también puede tener costos no deseados. Un artículo reciente en Science destaca algunas posibles consecuencias del aislamiento social prolongado, incluida la salud mental y física.

Si bien el distanciamiento físico es necesario para ayudar a contener el virus COVID-19, el distanciamiento social no es necesario ni útil en la era de la tecnología. Esto es especialmente cierto para los estudiantes debido a los beneficios adaptativos que provienen del aprendizaje colaborativo.

  • Cree normas e introduzca estructuras que permitan a los estudiantes conectarse más fácilmente. El profesorado puede desempeñar un papel fundamental en la conexión de los estudiantes, incluso en este momento de aislamiento físico.
    • Pídales a los estudiantes que se asocien con un compañero a medida que se incorporen a las nuevas tecnologías de conferencia.
    • Organice clases sincrónicas utilizando plataformas de conferencia, para que los estudiantes puedan verlo a usted y a otros estudiantes.
    • Cree foros relacionados con la clase para que los estudiantes colaboren y se conecten virtualmente entre sí. Al ofrecer más oportunidades para que los estudiantes se conecten, estas experiencias sociales nutren su necesidad de pertenecer y les permiten aprovechar la capacidad de recuperación colectiva que las redes sociales pueden proporcionar.
  • Cree oportunidades más frecuentes y dinámicas para interactuar con sus alumnos, tanto en grupo como individualmente. Cuando el distanciamiento es la nueva norma, la comunicación es clave. Puede publicar más horas de atención virtuales o invitar a los estudiantes a que se conecten con usted fuera del horario establecido de clase u horario de atención (por ejemplo, "No dude en enviarme un correo electrónico con cualquier pregunta o programar una hora para reunirse"). Aunque es un formato de interacción menos controlado, los estudiantes pueden beneficiarse al tener más oportunidades y flexibilidad para conectarse con usted y otros estudiantes.

Nota final

Es exactamente en este momento que nuestra humanidad es lo más importante.

Independientemente de dónde viva, todos estamos afectados por COVID-19 y las políticas establecidas para combatirlo. En esencia, todos estamos involucrados en una guerra entre humanos y un virus.

A medida que pensamos en cómo enfrentar los desafíos de una enseñanza y un aprendizaje efectivos, solo podemos beneficiarnos si nos mantenemos unidos y apoyamos los desafíos y puntos fuertes únicos de cada uno. Espero que las estrategias anteriores también lo ayuden a minimizar las interrupciones para todos los alumnos que los apoyan.

A pesar de los desafíos que todos enfrentamos ahora, creo que al unirnos como comunidad, saldremos de este momento más fuertes y más resistentes.

Contenido publicado originalmente en The EvoLLLution bajo la licencia Creative Commons.

Traducido por Daniela Saavedra Rodriguez.

 

Imagen evolllution.com

Boletín de noticias
Registre su correo electrónico para recibir nuestras noticias.
Escrito por
Medio de comunicación canadiense especializado en educación superior
No hay votos aun
Estadísticas: .
Henry Alberto Berrio Zapata
Gran Maestro Premio Compartir 2007
Empaqué en el equipaje de viaje de los estudiantes la herramienta más importante para cualquier destino: los argumentos.