Usted está aquí

¿Cómo somos los colombianos? La escuela puede transformarnos

Nos describe como regionalistas, ladinos (mestizos), aceptamos todo, ocultamos cosas, aprovechados, le ponemos trampas a la ley y avivatos.

Septiembre 12, 2019

En uno de los estudios del genetista colombiano, Emilio Yunis, se revela que "la geografía determina nuestras personalidades, más allá de la genética".

Con relación a cómo somos los colombianos, manifiesta que la respuesta se encuentra en la geografía y en la historia, no en los genes.

Nos describe como regionalistas, ladinos (mestizos), aceptamos todo, ocultamos cosas, aprovechados, le ponemos trampas a la ley y avivatos. Pero también tenemos cosas positivas, porque, además, evidenció que somos trabajadores, inteligentes, recursivos y muy creativos.

Siendo así, la escuela debe potenciar los elementos positivos y cambiar los aspectos negativos que tanto daño nos han generado a los colombianos, como son los hechos de aceptarlo todo, ocultar cosas, aprovecharnos de los otros, incumplir la ley y el ser avivatos que se puede confundir con la viveza criolla.

Una de las acciones que se pueden emprender en la escuela para ir transformando esa manera de ser de los colombianos, es generar valoración por lo que realmente soy y no por lo que los otros quieren que sea.

Según Michel Maffesoli: “soy quien soy porque los otros me reconocen como tal”. Hoy por hoy, importan más las opiniones de los demás sobre nosotros que la propia nuestra. Son los otros quienes aprueban y reconocen lo que hay que hacer y decir, lo que marca la línea de éxito o fracaso. 

“No es un tema de genes sino de geografía e historia, por lo que se puede transformar”.

Generalmente, el éxito se enmarca por el estilo de vida ligado al “cuánto tienes, cuánto vales”, que va atado a la marca del tipo de ropa que usas, el carro que tienes, el sitio en donde vives, los restaurantes que visitas, los viajes que haces, entre otras cosas. Es lo que se conoce como la cultura consumista.

Estamos en una sociedad en la cual la mayor preocupación es estar a la vanguardia y vivir la satisfacción del momento. 

Es así como la lentitud en adquirir bienes es sinónimo de muerte social. Vincent de Gaulejac, al respecto dice: “Como todos progresan, quienes no avanzan, quedan inevitablemente separados de los otros por una brecha que se ensancha”, debido a que vivimos en una sociedad diversa, en donde para algunos se facilita obtener lo que desean, para otros es más complejo y tiene que esperar cierto periodo para adquirirlas, en esta lapso de tiempo se vive un estancamiento excluyente. 

Así las cosas, es necesario empezar a educar a las nuevas generaciones en valorar a las personas por lo que son y no por lo que tienen, ya que, como demostró el doctor Yunis, no es un tema de genes sino de geografía e historia, por lo que se puede transformar.

 


Photo by Delaney Turner on Unsplash

Escrito por
Director de Innovación Educativa de la Fundación Compartir
Promedio: 5 (10 votos)
Estadísticas: .
Sandra Cecilia Suárez García
Gran Maestra Premio Compartir 2013
El cuerpo habla y la danza puede ser el camino para la exploración del ser y el medio para liberar las palabras que se encuentran encadenadas.