Usted está aquí

Comunidad y bien común: reflexión ética

A propósito de las manifestaciones recientes, Javier Pombo hace una reflexión sobre el concepto de comunidad a la luz de la educación ética. 

Octubre 20, 2019

En tiempos de marchas y paro de transportadores, universitarios, SENA y otros colectivos con exigencias legítimas, el comportamiento agresivo y violento de determinadas personas contra otras y contra las instituciones amerita una reflexión desde el punto de vista de la educación ética.

En primer lugar, debemos formularnos la pregunta ¿cuáles son los intereses individuales y cuáles son los de la comunidad? La respuesta no es sencilla, ya que en la medida en que Colombia no tenga un proyecto comunitario de nación, donde existan unos mínimos comunes éticos inspirados en un consenso social, será tarea difícil desarrollar las capacidades de los individuos en una sociedad política polarizada entre ideologías de izquierda y derecha o, peor aún, entre caudillos representantes de dichas corrientes, como sucede en la actualidad.

Como dice Adela Cortina en la ‘Educación del hombre y del ciudadano’, la pérdida de la dimensión comunitaria ha provocado la situación en la que nos encontramos ahora, ésta en la que los seres humanos somos individuos desarraigados (como átomos disgregados en una masa informe) y en la que desconocemos los compromisos morales. Así como los mapas nos indican el camino, existen valores y virtudes que debemos cultivar en razón del bien común y de las comunidades. En ellas –y esto es lo que deseo destacar– los miembros se saben vinculados, acogidos y respaldados por un conjunto de tradiciones y por los demás.

Por esto la importancia de gestionar el concepto de comunidad desde la familia, la escuela y la sociedad, definido por la la Real Academia Española –RAE como el conjunto de personas vinculadas por características o intereses comunes. Precisamente esos intereses comunes no están claros y de ahí la necesidad de llegar a consensos que los definan y nos permita practicarlos y lograrlos. La cultura del ‘todo vale’, como la que quieren imponer determinadas personas a través de la violencia, no puede justificarse pues no responde a un interés común, como lo manifiestan abiertamente los líderes de las marchas en los diferentes medios de comunicación.

 


Imagen www.telesurtv.net

Boletín de noticias
Registre su correo electrónico para recibir nuestras noticias.
Escrito por
Abogado, con especialización en opinión pública y mercadeo político y Magíster en Educación.
Promedio: 5 (2 votos)
Estadísticas: .
Hoguer Alfredo Cruz Bueno
Gran Maestro Premio Compartir 2009
Logré vincular el aula y la comunidad rural a través de expediciones que marchaban tras la huella de la cultura local en tertulias de lectura que se convirtieron en lugares de encuentro entre los padres, los hijos, los textos y la escuela.