Usted está aquí

Concepción pedagógica del conflicto

Abordar el conflicto de forma positiva en el aula de clases permite fortalecer habilidades cognitivas y emocionales para desarrollar las prosociales.

Julio 5, 2017

Las demandas sociales y los desafíos educativos sugieren un compromiso en busca de la calidad escolar. Una de las preocupaciones más comunes que surgen desde el aula es: ¿Qué mediación utilizar para darle pronta solución a los conflictos que se presentan diariamente entre los estudiantes?

Ahora bien, debemos tener en cuenta que los conflictos son inherentes a la vida humana, por lo tanto, en cualquier relación entre dos o más personas, con características, ideales, opiniones y personalidades diferentes, se pueden llegar a presentar uno o más conflictos sobre algún tema específico que subyace de un desacuerdo.

Asimismo, la escuela por su carácter socializador y formativo, conformada por cientos de personas que permanecen alrededor de 6 o más horas en un mismo lugar, donde tienen que interactuar, relacionarse, socializar; básicamente convivir, presenta algunos escenarios con situaciones conflictivas, muchas veces causada por estudiantes agresivos e irrespetuosos, que carecen de habilidades pro sociales  capaces de construir ciudadanía desde un mínimo de humanidad compartida.

Pero, el verdadero problema no radica en la aparición de conflictos sino, el correcto tratamiento para solucionarlo; sin embargo, no es el trato lo que determina la efectividad ni el aporte a la convivencia escolar pacífica, es la concepción que se tiene acerca del conflicto como tal.

Pues bien, el conflicto no es de carácter negativo. Habitualmente se suele relacionar la palabra conflicto con violencia, maltrato, agresión, etc… por el contrario si se concibe como algo positivo, nos estaríamos brindando la posibilidad de aportarle a la construcción personal, de aprender, fortalecer  habilidades cognitivas y emocionales para desarrollar las pro-sociales, y generar cambios.

Lo anterior requiere que los docentes iniciemos por  estudiar el potencial pedagógico de los conflictos, identificarlos, resolverlos a través de estrategias didácticas que le faciliten a los estudiantes el desarrollo de habilidades cognitivas y emocionales, y finalmente retomar su significado pedagógico para extraer los nuevos aprendizajes. 

Escrito por
Estudiante del Programa de Formación Complementaria de la I.E.D. Escuela Normal Superior María Auxiliadora de Santa Marta.
Promedio: 1 (1 voto)
Estadísticas: .
María Del Rosario Cubides Reyes
Gran Maestra Premio Compartir 2006
Desarrollé una fórmula química que permitió a los alumnos combinar los elementos claves para fundir la ciencia con su vida cotidiana sin confundir los enlaces para su futuro.