Usted está aquí

De visita por la escuela

Apartes significativos de realidad y sentido sobre una visita a una Institución Educativa de una región de Colombia.

Octubre 22, 2015

Son las 8 de la mañana, de un día de octubre y estoy a punto de entrar y acercarme por un par de horas, al mundo de una Institución Educativa en una región de Colombia.  Golpeo la enorme puerta y luego de indicarle mi procedencia, una joven mujer me hace seguir, después de un breve instante. Me recibe en el pasillo una maestra y antes de preguntarme hacía que oficina requiero dirigirme me ofrece de antemano un café, gesto que me hace sentir de inmediato bienvenido.

Siguieron interesantes conversaciones con la rectora, maestros y estudiantes que me permitieron poder tener una inmersión de contexto sobre la vida de la escuela. A continuación citaré algunos de los pasajes que más llamaron mi atención.

En conversación con la rectora con relación a la participación que tienen los docentes de la Institución en el programa de incentivos que en la actualidad se ofrecen para que cursen estudios de posgrado, manifiesta que asumir adelantar estudios va más allá del simple querer mejorar la práctica docente. “Varios maestros no participan del programa, no porque no les interese prepararse mejor, sino que estudiar requiere un gran esfuerzo que implica sacrificios en la vida familiar del maestro, que son necesarios sopesar, más aún en los casos en los que no se cuenta con apoyo para el cuidado y acompañamiento de los hijos en los tiempos que es necesario dedicar a clases, investigación y elaboración de trabajos”.  En últimas, no se estudia porque no se quiera, sino porque en ocasiones sencillamente no se puede. Para reflexionar.

Durante el recorrido por la institución, un docente me guía por las instalaciones de la Institución, señalando respecto a las condiciones en materia de recursos tecnológicos: “aquí no hay problema por la disponibilidad de computadores, porque por tema de regalías siempre estamos bien, aquí el problema es la conectividad”.  Y en efecto, las tradicionales salas de cómputo o aulas de sistemas no les cabe un equipo más, pero con ninguno es posible conectarse siquiera para revisar un correo electrónico. También manifiesta que contaban con 90 tabletas que les habían llegado de un programa del gobierno nacional y que se encontraban en la biblioteca, pero que hasta el momento no se utilizaban porque no había internet. Por otra parte me muestra como varias aulas cuentan con tableros interactivos pero que no se utilizan porque están desconfigurados o porque los maestros no los saben utilizar. ¿Será el anterior panorama un caso particular o una constante en las escuelas el país? Me temo que la realidad es la segunda.

La vida en un colegio puede tener exceso de realidad, desborde o subutilización de recursos u otras carencias, pero lo que no puede faltar nunca es que existan maestros inspiradores que hagan de la experiencia de aprendizaje algo extraordinario en medio de lo cotidiano.

Ahora, como uno de los espacios de mayor significado en esta corta visita de exploración por la vida escolar, fue el espacio de conversación con un grupo de estudiantes, es inspirador escucharlos la manera como se refieren a la maestra que impulsa actividades diferentes que integran al colegio y que los hacen ir más allá, vencer miedos, aceptar retos, ser mejores y ante todo disfrutar aprender. Uno de los jóvenes expresa por ejemplo: “La profe siempre propone algo nuevo para la clase, uno nunca se aburre porque está activo y creando algo”.  Luego una joven señala: “Con ella siempre trabajamos y nunca se pone de mal genio, sabe cómo llevarnos y manifestar su autoridad sin alzar la voz o salirse de casillas…... Me gustaría que pudiésemos hacerle un homenaje en el colegio, porque se lo merece, es la que hace que pasen cosas diferentes en el colegio”.

La vida en un colegio puede tener exceso de realidad, desborde o subutilización de recursos u otras carencias, pero lo que no puede faltar nunca es que existan maestros inspiradores que hagan de la experiencia de aprendizaje algo extraordinario en medio de lo cotidiano. Alguien que permita que los niños sueñen, creen en ellos mismos y les muestre lo que son capaces de lograr y aprender cuando se atreven a dar rienda suelta a su creatividad. 

Son las 2 de la tarde, ha finalizado la jornada contexto y de dosis de sentido sobre la manera en que se vive la educación en un colegio de una región de Colombia.

Escrito por
Asesor Fundación Compartir
Promedio: 5 (2 votos)
Estadísticas: .
Carlos Enrique Sánchez Santamaria
Gran Maestro Premio Compartir 2011
Con el apoyo de las tecnologías logré que los estudiantes convirtieran el pasado de exclusión que vivió éste municipio lazareto en un pretexto para investigar, conocer la historia y conectarnos con el mundo.