Usted está aquí

Educar para la vida: habilidades socioemocionales para afrontar la nueva normalidad

Los sistemas educativos deben continuar realizando esfuerzos para desarrollar las habilidades socioemocionales de todos los niños, niñas y jóvenes.

Febrero 26, 2021

El aislamiento social causado por el cierre de las escuelas a causa del COVID-19 puede tener consecuencias devastadoras para los niños, niñas y adolescentes y pone en riesgo su salud mental y su desarrollo socioemocional y cognitivo. La pandemia ha puesto en evidencia la necesidad de contar con habilidades socioemocionales como la adaptabilidad, la empatía, o el manejo de estrés, ya que estas son cruciales para enfrentar la incertidumbre y los desafíos que se vienen con la reapertura de escuelas bajo modalidades híbridas. Si bien algunas de estas habilidades siempre han sido esenciales, los cambios acelerados en nuestra sociedad y la crisis actual hacen más urgente formar personas más resilientes y adaptables.

Existe un consenso en América Latina y el Caribe sobre la importancia de las habilidades socioemocionales, pero ¿los países están incorporando efectivamente estas habilidades dentro de sus estándares de aprendizaje? ¿Se están fortaleciendo las capacidades del sistema educativo para desarrollar y medir estas habilidades en los estudiantes y docentes? En nuestro nuevo estudio Educar para la vida: El desarrollo de las habilidades socioemocionales y el rol de los docentes abordamos estas preguntas para 12 sistemas educativos de la región: Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Ecuador, Honduras, México, Perú, República Dominicana y Uruguay.

Encontramos que, en los últimos años, algunos de los países han registrado avances en la incorporación de las habilidades socioemocionales en sus sistemas educativos. (…) Sin embargo, también identificamos cuatro desafíos principales para promover de forma efectiva el aprendizaje socioemocional en la escuela:

1. Definir claramente qué habilidades socioemocionales se deben desarrollar en cada sistema educativo y los niveles de logro esperados.
 
Para incorporarlas de manera efectiva en los estándares de aprendizajes o currículos se deben definir las habilidades especificas a desarrollar y fijar objetivos de aprendizaje apropiados para la edad o el grado del estudiante. Si bien casi todos los países analizados incorporan el desarrollo socioemocional en los estándares de aprendizaje, existe una gran diversidad en la claridad con la que se definen las habilidades socioemocionales y los niveles de logro esperados. (…)

2. Desarrollar mediciones de las habilidades socioemocionales de los estudiantes y monitorear los avances.

La falta de claridad en la definición de las habilidades socioemocionales en algunos estándares de aprendizajes, sumado al poco conocimiento sobre los instrumentos más adecuados para medirlas han dificultado el desarrollo de mediciones sistémicas. Sin embargo, es importante que los países cuentan con algún tipo de medición que les permita determinar el estado y progreso de estas habilidades en los estudiantes. (…)

3. Establecer orientaciones y estrategias para apoyar a la comunidad educativa

Las orientaciones y estrategias incluyen, por ejemplo, los lineamientos para crear un ambiente de aprendizaje positivo, las estrategias pedagógicas y didácticas para los docentes y las orientaciones para aplicar las habilidades socioemocionales en distintos ambientes escolares. Si bien tienen enfoques diferentes, todos ellas buscan facilitar la implementación de los estándares y así contribuir a alcanzar los aprendizajes socioemocionales. (…)

4. Apoyar a los docentes para que desarrollen habilidades socioemocionales a través de la formación inicial y en servicio.

El éxito de las iniciativas para desarrollar las habilidades socioemocionales en los estudiantes depende, en gran medida, de la calidad de la formación y apoyo que reciben los docentes para implementarlas de manera adecuada. Los programas más efectivos de formación de docentes, además de capacitaciones, suele incluir mentorías y retroalimentación. (…)

Con respecto a la formación en servicio se han registrado diferentes iniciativas públicas que pueden incluir capacitaciones presenciales o virtuales, talleres, y espacios para compartir experiencias. Sin embargo, la gran mayoría no incluye mentorías y retroalimentación a los docentes, componentes clave en la formación. (…)

Los sistemas educativos deben continuar realizando esfuerzos para desarrollar las habilidades socioemocionales de todos los niños, niñas y jóvenes, especialmente en estos momentos en que tanto se necesitan. Identificar cuáles son los retos para que estas habilidades se vuelvan pieza central de los aprendizajes en las escuelas es un primer paso para avanzar hacia ese objetivo.

Descarga de documento aquí.  

Este documento se encuentra bajo licencia Creative Commons.
 

Imagen freepik.es
 
Boletín de noticias
Registre su correo electrónico para recibir nuestras noticias.
Escrito por
No hay votos aun
Estadísticas: .
Irma María Arévalo González
Gran Maestro Premio Compartir 2002
Ofrezco a cada uno de los alumnos un lápiz mágico y los invito a escribir su propia historia enmarcada en los cuentos y leyendas de su cultura indígena.