Usted está aquí

El auge de la educación virtual en Colombia: Desafíos y nuevos horizontes

Este momento coyuntural implica reunir esfuerzos de educadores y estudiantes. Aquí le presentamos algunas claves para llevarlo a cabo.

Marzo 30, 2020

Es este un momento de especial atención e interés para la educación mundial. La pandemia a la que estamos enfrentados nos ha hecho replantear muchas dinámicas a nivel laboral, profesional, familiar y personal. Nos ha hecho visualizar que esta contingencia abre, sin lugar a dudas, un sinnúmero de caminos hacia el desarrollo de la educación virtual.

Sin embargo, es fundamental que se establezcan planes de acción al interior de cada institución educativa para que, por una parte, se asegure tanto el acceso a la infraestructura tecnológica, y por otra, el desarrollo de los objetivos de aprendizaje de cada estudiante.

Teniendo en cuenta que las clases en línea se pueden acceder y dictar desde cualquier lugar con conexión a Internet, no hay razón para que las instituciones educativas colombianas prorroguen la generación de estrategias encaminadas a reducir la brecha existente de conocimiento en el mundo digital. Por el contrario, se deben esmerar en capacitar a sus docentes y estudiantes a enfrentar este nuevo reto, al igual que proponer acciones estratégicas en el corto y mediano plazo, teniendo en cuenta que muchas instituciones educativas no están preparadas para hacer una efectiva transición al mundo virtual.

A continuación, presentamos un breve resumen de algunos puntos importantes para docentes y estudiantes, que se deben considerar una vez se ha decidido que la virtualidad tiene cabida en la institución educativa.

Para los docentes

1. Establecer un plan de actividades para los estudiantes que tiene a su cargo, con tiempos específicos para cada sesión de clase.

2. Buscar y seleccionar herramientas y aplicaciones tecnológicas que apoyen los objetivos trazados, teniendo en cuenta que los estudiantes tengan acceso a las mismas. Existen en el mercado muchas aplicaciones, plataformas digitales de acceso gratis, si fuere necesario hacer uso de ellas.

(Le puede interesar: 5 TIC para la docencia on-line)

3. Una vez seleccionada la herramienta, hacer pruebas técnicas antes de dar inicio a las actividades planeadas. Incluir el uso de tutoriales para ser usados por los estudiantes.

4. Diseñar actividades para los diferentes estilos de aprendizaje de los estudiantes. La utilización de recursos multimodales puede jugar a su favor, así que se sugiere incluir videos, podcasts, infografías, presentaciones, recursos de gamificación, etc., como parte de los materiales de consulta y uso en clase.

5. Generar canales adicionales de comunicación con los estudiantes, tales como el correo electrónico, el teléfono, las redes sociales (Facebook, WhatsApp), etc.

6. Crear redes y grupos de docentes para compartir recursos educativos e inquietudes frente a la contingencia.

7.    Responder prontamente a las inquietudes de los estudiantes, ya sean estas relacionadas con aspectos técnicos o académicos. Recordar que en el ámbito virtual no hay barreras ni de espacio ni de tiempo definidas y los estudiantes están esperando “ver” y “escuchar” a su profesor lo más pronto posible.

8. Generar oportunidades de socialización e interacción con los estudiantes a través de los medios digitales disponibles. La creación de espacios alternos sincrónicos para los más jóvenes tales como “Conectándome con mis amigos”, “En vivo con mi grupo”, o en el caso de los universitarios el “Café virtual”, resultan ser altamente efectivos, ya que permiten abrir ambientes en los que se habla de la cotidianeidad, sin estar restringidos a temas netamente académicos.

Para los estudiantes

  1. Disponer de un espacio adecuado para concentrarse y realizar las actividades académicas.
  2. Leer cuidadosamente las instrucciones para cada actividad y asegurarse que no existen dudas al respecto.
  3. Asegurarse que se puede acceder a las actividades planeadas en plataforma o en la aplicación seleccionada. De lo contrario, contactar al docente a la mayor brevedad posible.
  4. Familiarizarse con la herramienta/plataforma, leyendo las guías de usuario.
  5. Establecer tiempos de estudio específicos para poder completar las tareas asignadas.
  6. Utilizar recursos adicionales existentes en internet para complementar las rutinas y actividades de estudio.
  7. Hacer las preguntas necesarias al docente con el fin de resolver las inquietudes que se tengan al realizar las actividades. Si es el caso, buscar compañeros o personas de apoyo en el caso que existan dudas.
  8. Participar en los espacios de socialización disponibles.

 

Escrito por:

Dra. Liliana Cuesta Medina ([email protected])
Dr. Carl Edlund Anderson  ([email protected])
Docentes investigadores de la Universidad de La Sabana

 

 


Boletín de noticias
Registre su correo electrónico para recibir nuestras noticias.
Promedio: 5 (1 voto)
Estadísticas: .
Sandra Cecilia Suárez García
Gran Maestra Premio Compartir 2013
El cuerpo habla y la danza puede ser el camino para la exploración del ser y el medio para liberar las palabras que se encuentran encadenadas.