Usted está aquí

El machismo aún gana la partida de los juguetes

Los estereotipos sexistas se repiten en anuncios y catálogos navideños con contadas excepciones. 

Noviembre 23, 2018

A continuación se muestran fragmentos de  un artículo publicado en el portal virtual elPeriódico en su edición Catalunya, en el que relata el reflejo de una sociedad machista al momento de escoger juguetes.

Vuelven los catálogos sexistas de juguetes por Navidad. A pesar de que hace muchos años que se reclama que el juego no debería entender de género, la partida todavía no está ganada.

Petición a la compañía:

Quienes suscriben la petición, impulsada por Mujeres en Lucha, piden a la compañía que deje de fotografiar solamente a niñas junto a sus muñecos y que reproduzca también a niños porque así se traslada a los pequeños de la casa que el cuidado de los menores ‘no es competencia exclusiva de las mujeres’, argumenta una de sus coordinadoras, Alejandra de la Fuente, quien afirma que ‘uno de los momentos clave para la concienciación es cuando los niños se están formando’

‘Esta industria es el fiel reflejo de la sociedad en la que vivimos’, analiza la experta también doctora en Pedagogía. ‘No podemos pretender cambiar a los niños si ellos son un espejo de los adultos. Hasta que los padres varones no se han involucrado de verdad en la educación y el cuidado de los bebés, no se han empezado a poner fotos con niños que llevan cochecitos o  que cambian los pañales’, detalla la directora de Investigación del Instituto Tecnológico de Producto Infantil y Ocio (AIJU), María Costa.

En efecto, si los niños que representan las futuras generaciones, aquellas sociedades de “cambio”, se encuentran bajo el cuidado e influencia de sus padres, hasta para la elección de los juguetes, significará una labor ardua pretender cambiar la mentalidad de los niños durante el juego de roles.

Y es que en muchas sociedades –con gran presencia en la latinoamericana- el machismo pareciera hacer parte del legado cultural. Expresiones como “los hombres son de la calle y las mujeres de la cocina” no resultan tan ajenas para muchos de nosotros.

Los videojuegos tampoco escapan de este sesgo sexista, ya que relatos como el de la revista digital Mujeres en lucha, en su artículo Sobre princesas y videojuegos  refleja buena parte de la realidad:

No es que no nos gusten los videojuegos, es que tradicionalmente no se nos ha permitido jugar. Hemos sido la princesa Peach, que desde el primer minuto de juego necesita que la rescaten; hemos sido la princesa Zelda, mujer fuerte que, sin embargo, siempre acaba presa e incapaz de escapar por sus propios medios, a diferencia de Link. Hemos sido Samus, incluso, enfundadas en un traje robótico esperando para salir semidesnudas como premio por completar el juego.

Particularmente, me cuestiono un poco cuando veo a niñas jugando con muñecas a ser mamás –aclaro: a ser mamás- que va más allá de tener a la muñeca como amiga, confidente, compañía, etc. Inculcar en la mentalidad de una niña que desde pequeña debe formarse para ser madre y estar al cuidado pleno de los hijos, me resulta alarmante. En la sociedad del siglo XXI es un error seguir pensando que la mujer se encuentra bajo el cuidado del hombre, como responsable directa de un hogar y unos hijos.

 

Referencias:

Boletín de noticias
Registre su correo electrónico para recibir nuestras noticias.
Escrito por
Docente de la Institución Educativa Compartir Suba.
No hay votos aun
Estadísticas: .
Irma María Arévalo González
Gran Maestro Premio Compartir 2002
Ofrezco a cada uno de los alumnos un lápiz mágico y los invito a escribir su propia historia enmarcada en los cuentos y leyendas de su cultura indígena.