Usted está aquí

El maestro inspirador: una mirada desde el aprendizaje invertido

Un maestro inspirador, no sólo lo es por su discurso, por sus historias de vida, por sus investigaciones, lo es también cuando va más allá de la pedagogía tradicional.

Noviembre 20, 2017

El mundo convulso, ambiguo y deshumanizado en el que vivimos, le pone una impronta indeleble a labor de enseñar: la necesidad de ofrecer creativamente caminos más expeditos a los niños y jóvenes para que puedan conocer, sin hallar  otra posibilidad, si no es que lo hagan ellos mismos.

Es así como uno de esos caminos es el aprendizaje invertido, el cual “es un modelo centrado en el estudiante que deliberadamente consiste en trasladar una parte o la mayoría de la Instrucción directa al exterior del aula, para aprovechar el tiempo en clase maximizando las interacciones uno a uno entre profesor y estudiante” (Reporte Edutrens Tecnológico de Monterrey, 2014).

En el aprendizaje invertido juega un papel fundamental el uso de las tecnologías de la información y comunicación. Las herramientas tecnológicas en el Aprendizaje Invertido se convierten en elementos que facilitan la transformación de la enseñanza, para dejar de ser interpretadas como recursos que por sí solos implican la mejora académica. Dentro de los mencionados recursos se destaca el uso de videos, así mismo; screencasting, digital stories, simulaciones, ebooks, electronic journals.

El beneficio más relevante, producto del apoyo en las TIC, tiene que ver con la optimización del tiempo, debido que la asincronía en el desarrollo de las actividades, facilita la redistribución del mismo, teniendo en cuenta lo que pudo haber significado si se hubiera hecho en una clase tradicional. Cabe recalcar que el aprendizaje invertido no es una innovación tecnológica, sino más bien, que se hace uso de las nuevas tecnologías para revolucionar el aula.

Otro aspecto importante a resaltar es que la pedagogía detrás del modelo no es algo novedoso y a primera vista se podría argumentar que al pedir “de tarea” a los estudiantes que realicen la lectura de un texto para la siguiente clase (práctica común que realizan profesores), ya se está implementando el Aprendizaje invertido.

Sin embargo, el potencial de este modelo va mucho más allá de esa sencilla práctica, y el nivel de maximización del mismo dependerá de la implementación que haga cada profesor (Reporte Edutrens Tecnológico de Monterrey, 2014).

Es así como se labra ese camino hacia la inspiración, el rol del docente es de guía, de estímulo para llevar a los estudiantes a que encuentren otras formas de aproximarse a la realidad, desde una postura crítica.

Jonathan Bergmann y Aaron Sams son identificados como los pioneros de la clase invertida desde el año 2007, y de ahí en adelante se toman como una inspiración para los nuevos maestros. Es en este sentido que planteamos que el enfoque del aprendizaje invertido, al estimular una actitud crítica, la autorregulación intelectual, la autoformación, en fin el reencuentro permanente consigo mismo, serían pues las virtudes necesarias para inspirarse académicamente, sin perder de vista el acompañamiento permanente del docente como guía, como un vínculo conversacional en el aula, en un diálogo de saberes.

Un maestro inspirador, no sólo lo es por su discurso, por sus historias de vida, por sus investigaciones, lo es también cuando va más allá de la pedagogía tradicional, donde ya no es más el centro del proceso, más bien coparticipa con los estudiantes en el aprendizaje, apoyándose en los recursos digitales más novedosos, para alterar la configuración del aula y del proceso de enseñanza.

Desde esa reinvención del papel del educador es que podemos movilizar en la mente de nuestros alumnos la inspiración. Inspirar a los alumnos es llevar su mirada por distintos espejos para captar la realidad de maneras insospechadas.

Boletín de noticias
Registre su correo electrónico para recibir nuestras noticias.
Escrito por
Estudiantes de la Universidad de La Guajira
No hay votos aun
Estadísticas: .
Irma María Arévalo González
Gran Maestro Premio Compartir 2002
Ofrezco a cada uno de los alumnos un lápiz mágico y los invito a escribir su propia historia enmarcada en los cuentos y leyendas de su cultura indígena.