Usted está aquí

El poder de la narración

Esta es una reflexión sobre los dispositivos literarios que los escritores emplean en series de televisión para captar la atención de la audiencia y sobre la posibilidad de emplearlos en clase.

Octubre 3, 2019

Me fascina el poder de contar historias y me hace preguntarme por qué las series de televisión son tan atractivas. Esto es especialmente cierto cuando estoy viendo un conjunto de DVD en caja. Si usted es fanático de Game of Thrones, The Walking Dead, Doctor Who, Harry Potter, Lord of The Rings o Line of Duty (¡o todos ellos!), probablemente, como muchos millones de personas cada semana, se dedique ávido a ver cómo se desarrollan los cuentos en su pantalla.

En general, estos programas de televisión son muy atractivos porque tienen algunos ingredientes estratégicos para contar historias que siempre funcionan. La primera es que los escritores se aseguran de que usted invierta en los personajes y realmente se preocupe por lo que les sucede. Los escritores se aseguran de que se proporcione suficiente información para que pueda decidir si quiere enamorarse del personaje (héroe) o aprender a odiarlo (villano). Desarrollar al personaje es un dispositivo literario clave, que presenta al espectador sus debilidades y fortalezas, sus esperanzas y miedos, su historia, sus relaciones y quizás su búsqueda final en la vida.

En segundo lugar, una buena historia no puede ser predecible y, por lo tanto, requiere algunos giros en la trama. Estos son a menudo acontecimientos inesperados, pero a veces se pueden anticipar, lo que puede ser tan poderoso cuando finalmente ocurren. Hay una emoción en esta anticipación y los narradores magistrales pueden manipular sus emociones mientras tejen sus historias, llegando al clímax.

A veces hay pistas falsas en la mezcla: cosas que ocurren que finalmente no tienen sentido, pero que se colocan allí simplemente para desviar su atención o hacerle cuestionar lo que está presenciando. Otras veces, puede estar presente un Chekov's Gun, algo que puede parecer irrelevante para la narración, pero que en última instancia surge como un hecho, artefacto o personaje importante, relevante para la trama (la rata mascota de Ron Weasley en Harry Potter es un ejemplo de esto).

Se utilizan una y otra vez varias líneas argumentales recurrentes (o como Kurt Vonnegut las llamó ‘‘formas narrativas profundas’’) a lo largo de la historia de la narración de historias, con gran éxito para atraer su atención, ganar su lealtad y manipular sus emociones. La búsqueda del héroe (el viaje de Frodo a Mordor en Lord of The Rings), los harapos a la riqueza (Daenerys Targaryen en Game of Thrones), el ascenso-descenso-ascenso (Daenerys nuevamente) y el cambio de lealtades (casi todos los personajes en Line of Duty) son solo algunos ejemplos de líneas de trama recurrentes.

Lo que no se dice ni se revela también puede ser muy poderoso en una narración. Hágales creer que sabrán lo que sucederá después, y luego véalos con otro giro de la trama para que se sorprendan. Dejar al público adivinando con un clásico 'colgador de acantilados' (Glen Rhee cayendo desde la parte superior del bote de basura en una manada de caminantes zombis en TWD) puede tener un poderoso efecto en traerlos de regreso para más en el próximo episodio (o en caso de Glen's, tres episodios después!). Casi todas las series de televisión emplean esto regularmente.

En combinación, estos dispositivos hacen que las series de televisión sean muy potentes y atractivas para millones. Todos necesitamos saber qué sucederá después y estamos ansiosos por descubrirlo. Esto me hace pensar que muchos de estos dispositivos también se pueden aplicar a la enseñanza y el aprendizaje. ¿Qué tan difícil sería tejer un poco de esto en nuestras lecciones diarias para provocar a nuestros estudiantes captar su atención y obligarlos a regresar una y otra vez por más?

Fuente: Steve Wheeler
Traducción: Catalina Morera Valbuena

 


Imagen BENCE BOROS on Unsplash

Boletín de noticias
Registre su correo electrónico para recibir nuestras noticias.
Escrito por
Consultor de innovaciones en el aprendizaje y ex Profesor asociado de Tecnologías de aprendizaje en el Instituto de educación de Plymouth.
No hay votos aun
Estadísticas: .
Hoguer Alfredo Cruz Bueno
Gran Maestro Premio Compartir 2009
Logré vincular el aula y la comunidad rural a través de expediciones que marchaban tras la huella de la cultura local en tertulias de lectura que se convirtieron en lugares de encuentro entre los padres, los hijos, los textos y la escuela.