Usted está aquí

El saber pedagógico: un pretexto que potencializa las capacidades del niño

La escuela debe construir su rol social en comprender los relatos de vida, sus diferencias y sus distintas visiones del mundo.

Marzo 4, 2019

Para nadie es un secreto que el concepto de diversidad toma cada vez más fuerza en las discusiones educativas, un término que logra poner en tensión la escuela y que sin duda, fisura lo dado en ella.

A pesar de esta carencia de comprender al otro, muchos niños que ahora son abuelos y padres, fueron educados desde la individualidad para la función que socialmente estaba destinados. Teniendo en cuenta lo anterior, se puede afirmar que la escuela ha actuado en función de un sistema estructurante que unifica y piensa que todos son iguales. 

Ciertamente, Flavia Terigi, Magister en Educación afirma que: La diversidad permite la existencia de historias singulares y que por ende, la escuela debe tenerlo en cuenta; ya que la diversidad actúa en aras de comunidad, de esperanza y de hacer con los demás lo que no pueden hacer solos.

En este sentido, la escuela debe construir su rol social en comprender los relatos de vida, sus diferencias, sus distintas visiones del mundo, conocer su contexto y facilitar las herramientas para que vivan y sientan la escuela desde un ideal de colectividad.

Por esta razón, el saber pedagógico debe ser concebido de otra forma, de una manera quizá más compleja y apasionada, un camino de cambiar lo habitual por lo nuevo, en otras palabras, romper con los supuestos.

Sin embargo, es necesario reconocer que dicho saber ha tenido la capacidad de resolver problemas y establecer estrategias que han funcionado en cierta medida, sin embargo, ha generado dificultades a la hora de querer encontrar nuevas direcciones. Es el caso del profesor Motta que a través de su saber pedagógico, logra integrar otros saberes y empoderar a sus estudiantes gracias a la música.

En resumen, como futuros maestros debemos ser conscientes y responsables de la educación que reciben nuestros niños, integrar los saberes adquiridos en nuestra cátedra y llevarlos a la práctica, no dejarnos caer en la rutina y por ende romper para innovar, comprender que cada niño es un mundo distinto y que mi labor no es imponerle a hacer las cosas como los demás, por el contrario, acompañarlo en su proceso, apoyar todo intento de creatividad y diversidad. 

Escrito por
No hay votos aun
Estadísticas: .
Diego Fernando Barragán Giraldo
Gran Maestro Premio Compartir 2004
Invitó a sus estudiantes a armar pieza por pieza un rompecabezas mental cuya imagen final dejaba ver la realidad del país.