Usted está aquí

¡Es que mis alumnos no me escuchan cuando explico!

¿Quieren saber qué hago para enseñar a una clase que no escucha? ¿Quieren conocer qué método empleo para enseñar a alumnos con un bajo nivel de atención?

Diciembre 17, 2019

¡Es que mis alumnos no me escuchan cuando explico! ¿Les resulta familiar esta frase? ¿La han pronunciado en voz alta en una reunión o en la sala de profesores? ¿La han escuchado de algún compañero de su escuela? Si la respuesta es sí, les doy mi más cordial bienvenida al club de los docentes que no se sienten escuchados por sus alumnos.

Ahora que formas parte de este selecto grupo de docentes que no se sienten escuchados, tienen dos opciones: seguir quejándose o tratar de poner remedio a esta situación.

¿Quieren saber qué hago para enseñar a una clase que no escucha? ¿Quieren conocer que método empleo para enseñar a alumnos con un bajo nivel de atención? Pues acompáñame en la lectura de este artículo porque creo que te puede interesar.

¡Es que mis alumnos no me escuchan cuando explico!

Si se fijan bien en el enunciado de este artículo, hay una palabra en la que me gustaría detenerme y es la del verbo EXPLICAR. Muchas de las quejas que tienen los docentes que no se sienten escuchados por sus alumnos provienen precisamente del hecho de que en lugar de enseñar lo que hacen es explicar.

En su momento redacté un artículo en el que insistía en la diferencia entre enseñar y explicar en el aula. A este artículo le acompañaba la siguiente infografía:

Gráfica:


justificaturespuesta.com

Vea: 10 diferencias entre explicar y enseñar

Si se fijan en la infografía, se darás cuenta de que hay una diferencia significativa entre enseñar y explicar. Por tanto, las clases que se centran más en explicar que en enseñar corren el riesgo de tener una menor capacidad de atención por parte de tus alumnos.

¿Cómo enseño en el aula a grupos de alumnos con muy bajo nivel de atención y concentración?

Seguro que como yo, a lo largo de su carrera como docente se habrán encontrado con grupos conflictivos, muy disruptivos y con un bajo nivel de atención. Son grupos en los que hay que dar lo mejor de uno mismo y ni así en muchas ocasiones es suficiente.

Se trata de grupos en los que tienen la sensación de dar la clase a las paredes, donde se sienten muy frustrados e impotentes. Pero como docentes tenemos el deber de tratar de enseñarles todo aquello que podamos también a este tipo de grupos. Pero, ¿cómo se consigue?

Está claro que con un perfil de alumnado muy disruptivo o con poca o nula capacidad de atención hay que olvidarse de las explicaciones magistrales, hay que olvidarse de explicar, hay que renunciar a clásico «yo hablo» y «tú escuchas» porque definitivamente no funciona.

Enseñar a los alumnos con poca atención desde lo visual

Hace años que llevo a cabo una metodología en el aula para este tipo de grupos que ha supuesto para mí un avance significativo en el proceso de enseñanza- aprendizaje de mis alumnos.

Se trata de enseñar no desde la palabra, sino enseñar desde lo visual. ¿Y cómo se enseña desde lo visual? La respuesta es a través de lo que denomino esquemas de cajas.

¿Qué es el esquema de cajas? ¿Cuál es su finalidad?

El esquema de cajas es una técnica de estudio que llevo utilizando desde hace ya varios cursos con muy buenos resultados. Se trata de trasladar los contenidos teóricos de la asignatura a los denominados esquemas de caja que proyecto en la pizarra digital o proyector de aula.

Todos los contenidos de una Unidad Didáctica los convierto en esquemas. Estos esquemas están hechos a base de recuadros o cajas que los alumnos deben rellenar con la ayuda del material de que disponen. De esta manera las explicaciones pasan a un segundo plano.

De lo que se trata con el esquema de cajas es de que el alumno aprenda haciendo y siempre guiados por el docente que proyecta dicho esquema en la pizarra digital y completa el contenido teórico con la ayuda de los alumnos.

¿Qué he conseguido con el esquema de cajas?

  • Reducir las explicaciones magistrales al máximo.
  • Conseguir que el alumno aprenda haciendo.
  • Bajar la disruptividad en el aula. El alumno que hace siempre es menos disruptivo que el alumno que escucha de forma pasiva.
  • Triplicar la información que se da de un contenido (lectura en voz alta, libro de texto / dossier, esquema de cajas) para asegurar el aprendizaje o para que sirva de punto de partida para ese aprendizaje.
  • Asegurar que todos los alumnos tienen la misma información de aquello que se enseña.
  • Dar la oportunidad de que todos los alumnos puedan seguir las enseñanzas, incluso los alumnos con un ritmo de aprendizaje más lento.

Ejemplo de esquema de cajas que usan mis alumnos

Para que entiendan en qué consiste un esquema de cajas, déjenme que les ponga un sencillo ejemplo. Fíjense en el contenido teórico de esta página de un libro de texto de 3ª de la ESO de la asignatura de Lengua Castellana y Literatura:

Gráfico 2:

justificaturespuesta.com

Imagen extraída del libro Oxford 3º ESO de Lengua Castellana y Literatura ©

Con esta página de teoría lo que hago es transformarla en un esquema de cajas como este:

Gráfico 3:

justificaturespuesta.com

 

[/sociallocker]

Este esquema es el que tiene cada alumno y es el que proyecto en la pizarra digital. De lo que se trata es que los alumnos lean el contenido que se quiera enseñar y vayan completando la información. De esta manera la explicación deja paso a la realización del esquema.

Al tratarse de un esquema guiado, los alumnos no tienen muchas dificultades para completarlo con mi ayuda.

¿Cómo se completa el esquema de cajas?

Existen varias maneras de completar el esquema de cajas en función del material del que dispongas en el aula:

  • Puede proyectar el solucionario al inicio de la clase e ir haciendo referencias al mismo.
  • Puede proyectar el solucionario al final de la clase.
  • Puede ir completándolo durante la clase con la ayuda de un rotulador permanente.
  • Puede pedir a sus alumnos que salgan a la pizarra y completen una parte con la ayuda de un rotulador permanente.
  • Puede hacer que lo completen por parejas o mediante grupos cooperativos.
  • Puede pedir que lo completen en casa y revisarlo al día siguiente. Esta variante iría en la línea de la metodología Flipped Classroom.

Lea: 5 pasos para dar una clase al revés o flipped classroom

Como ven, de lo que se trata es de que sus alumnos aprendan haciendo en grupos donde la atención es muy baja.

¿Qué otros usos tiene el esquema de cajas?

El esquema de cajas no sólo se convierte en un aliado para trabajar las técnicas de estudio, sino que es el material que los alumnos utilizan para llevar a cabo los procedimientos de la unidad o para preparar una prueba o examen.

Si de algo me he dado cuenta estos últimos cursos es de la dificultad que tienen los alumnos para preparar un examen estudiando del libro de texto o dossier. ¿Y por qué pasa esto? Aquí van algunas razones:

  • No todos los alumnos discriminan los contenidos de los procedimientos de un libro de texto.
  • No saben separar lo importante de lo secundario.
  • Invierten mucho tiempo en el estudio porque en lugar de estudiar comprendiendo estudian memorizando.
  • La información está repartida en varias páginas salteadas.

¿Qué se consigue con el esquema de cajas?

  • El esquema de cajas es únicamente para trabajar la parte teórica o conceptual de una Unidad Didáctica.
  • El alumno puede estudiar por fases o por cajas, es decir, no ve el contenido como un todo, sino la suma de varias partes.
  • El alumno invierte menos tiempo en el estudio porque el esquema de cajas recoge lo esencial.
  • El libro de texto o dossier del profesor se convierte en un material de consulta, no en el material de estudio. El libro es la herramienta para facilitar el estudio.

Otra de las ventajas de este esquema de cajas es que se puede aplicar a cualquier asignatura de cualquier curso.

Aquí tienen un ejemplo de esquema de cajas que se proyecta con el solucionario:

Gráfico 4:

justificaturespuesta.com

 

El reto de enseñar a alumnos que no escuchan. A modo de conclusión

Fíjense en la diferencia de estas dos frases:

  • Es que mis alumnos no me escuchan.
  • Podría cambiar la metodología de mis clases para favorecer el aprendizaje de mis alumnos.

Es que… Podría… ¡Qué diferencia tan grande existe en comenzar una frase de una manera u otra!

Hoy les he querido enseñar la metodología que empleo para mis sesiones de contenido más teóricos. Como todos los métodos, algunas veces funciona mejor y otras no tanto. Pero de lo que se trata es de crear opciones, conseguir que los alumnos pasen de la escucha pasiva al aprender haciendo.

Da igual que su método se llame esquema de cajas o cualquier otro nombre que quieran ponerle. De lo que se trata es de reinventarse, de transformar los problemas en oportunidades, de marcarte nuevos retos.

Nadie dijo que enseñar fuera fácil. Es más, seguramente nadie nos ha enseñado a enseñar. Espero entonces que este artículo les haya servido cuanto menos para demostrarse que en educación aún hay mucho que hacer y rehacer. Yo, como siempre, cuento con ustedes.

Contenido publicado originalmente en el blog ‘Justifica tu respuesta’ bajo licencia Creative Commons.

 


Imagen: justificaturespuesta.com

Boletín de noticias
Registre su correo electrónico para recibir nuestras noticias.
Escrito por
Maestro de secundaria, defensor de la educación inclusiva, apasionado de las nuevas tecnologías y enamorado de la educación emocional
Promedio: 5 (1 voto)
Estadísticas: .
Jesús Samuel Orozco Tróchez
Gran Maestro Premio Compartir 2005
Senté las bases firmes para construir una nueva escuela rural donde antes solo había tierra árida y conocimientos perdidos.