Usted está aquí

Escritura creativa: ¿De dónde venimos?

Una actividad que docentes y alumnos pueden realizar en el aula de clases para conocer el contexto, los sentimientos y el lugar del que provenimos.

Septiembre 8, 2021

Fomentar la escritura creativa es necesario para que los estudiantes vayan desarrollando habilidades de comunicación, escritura, pero sobre todo para que puedan expresar todo aquello que sienten por dentro y no le dicen a nadie.

Por eso, hoy escribo para proponerles a todos los educadores la actividad “¿De donde venimos?”. Consiste en que los estudiantes escriban en primera persona el lugar de donde vienen, pero pensando que se le está contando a un grupo de personas que no tienen ni idea de dónde es su proveniencia. Además, de que este público no sabe nada de la ciudad en la que nació, es contar lo que más le parezca importante saber sobre la ciudad natal.

El propósito es poder tener una mirada critica desde dónde venimos y cómo concebimos ese lugar del cual provenimos.

Entonces, inicio yo. Les comparto, lectores de Compartir Palabra Maestra, mi escrito de dónde vengo.

Quisiera decir que soy de muchos lugares, que hace tiempo olvidé de dónde son mis raíces, pero sería mentirles solo para impresionarlos. 

Podría comenzar diciendo que vengo del lugar donde la alegría desborda en cada poro de la gente que la habita, pero de nuevo les mentiría.

No sé cómo no mentirles, pero lo intentaré. 

Soy de un lugar donde los homicidios a mano armada son tantos en un día que ya no lloramos a los muertos, ni sentimos lástima por los heridos.

El lugar donde los buenos no existen y los malos somos todos. Donde en los barrios bien apuñalan, cortan y matan a los propios residentes.

La gente de bien que es buena, es una falsedad, pero aun así son ellos quienes manipulan a toda la ciudad.

Vivo en la ciudad donde puedes encontrar poesía en cada esquina, pero también encuentras miseria en cada semáforo, y hay demasiados.

Sigo viviendo en el mismo lugar en el que nací, en el que venden al mundo felicidad, rumba y diversión, pero en la que en realidad es indolente, inhumana y absurda. 

Sí, vivo en Cali, la ‘Sucursal del cielo’, pero más bien la del infierno, la que se ha puesto de rojo más de una vez porque el América ganó, el mismo infierno que se hizo en medio una pandemia, sin importar los muertos, las clínicas o las mismas personas.

Así que para no mentirles puedo decirles que vengo de la sucursal del infierno, el lugar donde todo lo ilegal es posible, todo lo malo y lo absurdo se puede hacer. Bienvenidos.

Espero que esta actividad la lleven a las aulas de clases y se sorprendan con los resultados de los escritos de los estudiantes. Siempre las distintas visiones de un mismo mundo nos van a sorprender.

 


Imagen freepik.es

Boletín de noticias
Registre su correo electrónico para recibir nuestras noticias.
Escrito por
Docente en formación del área en Literatura y Lengua Castellana de la Universidad San Buenaventura de Cali, Colombia. Apasionada de las letras para cambiar el mundo.
No hay votos aun
Estadísticas: .
Gustavo González Palencia
Gran Maestro Premio Compartir 2008
ogré incentivar en niños y jóvenes el gusto por la música y la ejecución de instrumentos musicales.