Usted está aquí

Estilo de vida Vs. Proyecto de vida

Un proyecto tiene una planeación con objetivos metodología, indicadores, responsables, presupuesto y cronograma. Pero es que en la vida no todo se puede planificar de esa manera.

Abril 3, 2018

Hoy en día, con relación al ser humano, es más preciso hablar de un estilo de vida que de un proyecto de vida. La razón, es que proyecto “proviene del latín proiectus, que a su vez deriva de proiicere, que significa dirigir algo o alguna cosa hacia adelante.

De aquí que entre sus aceptaciones encontremos que proyecto se refiere a un esquema, programa o plan que se hace antes de dar forma definitiva a algo o alguna cosa. Un proyecto es una intervención deliberada y planificada por parte de una persona o ente que desea generar cambios favorables en una situación determinada.

Es el conjunto de actividades concretas, interrelacionadas y coordinadas entre sí, que se realizan con el fin de producir determinados bienes y servicios capaces de satisfacer necesidades o resolver problemas.

Un proyecto no es ni más o menos que la búsqueda de una solución inteligente: idea, inversión, metodología o tecnología por aplicar al planteamiento de un problema tendiente a resolver, entre tantas, una necesidad humana en todos sus alcances: alimentación, salud, vivienda, educación, cultura, defensa, visión y misión de vida, economía, política, etc.

Todo proyecto presenta las siguientes etapas o ciclo de vida: identificación y diagnóstico, formulación y diseño, ejecución, evolución, y resultados y efectos.”[i]

Como se puede inferir, un proyecto tiene una planeación en el que otras cosas se deben tener en cuenta unos objetivos generales y específicos, metodología, indicadores, responsables, presupuesto, cronograma con fechas de principio y fin.

Pero es que en la vida no todo se puede planificar de esa manera, pues en pocas ocasiones nos toca tomar decisiones dentro de situaciones imprevistas que se presentan, como puede ser una enfermedad, un embarazo no deseado, un despido laboral, un accidente con lesiones físicas y/o psicológicas, un hurto, un divorcio, un terremoto, entre otras tantas eventualidades.

Por eso es que hoy en día, en el ámbito escolar y universitario, se habla más de un estilo de vida, pues no tiene los elementos que determinan un proyecto como tal. La vida no funciona de esa manera ni las decisiones se plasman en proyectos, pues en el ser humano se generan afectos, creencias y deseos que son auto producidos y producidos desde el exterior que determinan un estilo de vida en cada uno de nosotros.

Por eso es mejor preguntarse cuál es el estilo de vida que quiere tener y no cuál es su proyecto de vida, pues, como lo explicamos, la vida no funciona por proyectos, sino más bien por nuestros afectos, deseos y creencias.

Escrito por
Director de Innovación Educativa de la Fundación Compartir
Promedio: 4.6 (11 votos)
Estadísticas: .