Usted está aquí

Experiencia y quehacer docente

La práctica pedagógica es un ir y venir de hechos y sucesos de los que el docente aprende para luego apropiarse de ellos y llegar a generar un cambio educativo y social. 

Septiembre 2, 2018

El presente texto abordará la experiencia pedagógica desde el testimonio del profesor Miguel Plaza, un maestro emprendedor y dedicado a su labor, quien busca fomentar la investigación en sus estudiantes dentro y fuera del aula, abarcando problemáticas institucionales y sociales.

La experiencia es un concepto que puede ser estudiado desde muchos campos, pues ha sido relevante y crucial para entender comportamientos, ideologías o pensamientos. Hablar de experiencia, es hablar de sí mismo, según de Larrosa la experiencia es “eso que me pasa” pero no se puede decir, que todo lo que nos sucede es considerado experiencia. Para que exista una experiencia es necesario que haya un cambio o una transformación bi-direccional, es decir, que la experiencia toma en cuenta la interioridad y a la vez la exterioridad de los hechos o sucesos vividos por un sujeto.

Así pues, la experiencia pedagógica y el quehacer docente trabajan de la mano para formar y transformar. De acuerdo a Ferry (1990) “la experiencia es formativa” esto es, existe un proceso de preparación en el que el docente estudia para adquirir métodos, estrategias, saberes, pautas de comportamiento, teorías, valores etc.

A fin de saber cómo enseñar, pero no suele ser tan simple, ya que el problema inicia en el aula con los estudiantes, al conocer sus contextos y realidades, es ahí el gran reto del docente puesto que, es en la práctica donde el docente adquiere su experiencia la cual puede llegar a ser significativa y enriquecedora siempre y cuando se aprenda de ella.

Esta profesión, aunque para algunos insignificante y sencilla es realmente un reto asumirla, debido a que en ella no solo se educan personas (futuros presidentes, médicos, abogados, empresarios, ingenieros etc.) sino que también se aprende a ser “humano”, es decir, el contacto con los estudiantes es un crecimiento personal constante.

Un ejemplo de ello es el trabajo del profesor Miguel Plaza, pues desde su institución: Colegio Benjamín Herrera buscó cambiar su práctica y convertir su labor en un hecho notable. La motivación de este docente fue su preocupación por el sistema educativo, ya que percibía la carencia de conocimiento por parte de los estudiantes, lo cual lo llevó a re-inventarse una pedagogía de investigación; en la que se incluyeran los derechos humanos con el fin de tomar en cuenta las problemáticas de la institución como: embarazos en adolescentes, consumo de sustancias psicoactivas, o la presencia de pandillas.

Fue así, como los estudiantes empezaron a investigar a través de proyectos, en los que debían hacer un minucioso trabajo de campo para solucionar dichos problemas. El profesor afirma que se logró la disminución del matoneo, que ya no hay pandillas en la institución y que los estudiantes se han empoderado de sus derechos para hacerlos valer cuando les son vulnerados, pues en algunas ocasiones han realizado tutelas o derechos de petición.

Además, el profesor explica con bastante euforia que sus estudiantes se han involucrado tanto con la investigación que han querido estudiar problemáticas sociales relacionadas con la prostitución o con los presidiarios. Es necesario tener claro que la investigación no termina ahí, ya que los estudiantes deben realizar juegos que generen reflexión sobre el tema que han investigado, para luego socializarlos.

En conclusión, la experiencia del profesor Miguel Plaza ha generado un impacto social ya que desde su metodología ha logrado transformar actitudes y pensamientos en sus estudiantes, directivos, docentes, padres de familia y ahora, busca estar con la comunidad del barrio Puente Aranda para trabajar en pro de los niños, jóvenes, adultos y ancianos.

Su rigurosidad, creatividad, pasión e innovación fueron los pilares de su tarea como docente. Es por eso, que su experiencia pedagógica fue galardonada con el premio Compartir en el año 2015, lo cual le ayudó a convertir su proyecto en auto sostenible para comprar material audiovisual.

Finalmente, se podría decir que la experiencia pedagógica es un ir y venir de hechos y sucesos que se dan dentro y fuera del aula, de los que el docente aprende para luego apropiarse de ellos y llegar a generar un cambio educativo y social.

 

Referencias:
Escrito por
Estudiante de la Cátedra ‘Maestros hacen maestros’ en la Universidad de La Salle.
Promedio: 5 (1 voto)
Estadísticas: .
Laura María Pineda
Gran Maestra Premio Compartir 1999
Dar alas a las palabras para que se desplieguen por la oración y vuelen a través de los textos para que los estudiantes comprendan la libertad del lenguaje.