Usted está aquí

Historia y narrativas: una forma de incrementar la cultura desde la escuela

En el ámbito pedagógico, lo más importante es evitar la repetición cultural y llevar a los estudiantes a un análisis que desarrolle su pensamiento crítico propio y de su cultura.

Junio 19, 2021

La historia de un pueblo es una parte importante de su cultura, desarrolla en sus pobladores su sentido de pertenencia.

"Transmitido a través de las prácticas sociales cotidianas y su lenguaje, una estructura imaginaria. La ciencia forma parte de estas prácticas sociales y las ideas científicas acerca de la naturaleza constituyen apenas una dimensión de esta estructura imaginaria. Los historiadores y filósofos modernos han demostrado que la imaginación científica sufre mutaciones radicales de una época a otra y que las ciencias se parecen más a una epopeya novelística que a un progreso lineal. La historia humana de la naturaleza es una narración que merece ser contada de más de un modo” (Varela citado por Muñoz 2016, p.4). 

Así es como la identidad de un pueblo es transmitida generacionalmente, pero ¿esta transmisión de cultura condiciona el pensamiento de los nuevos pobladores? Esta pregunta causa controversia entre sí la cultura se debe mantener y perdurar en el tiempo o simplemente evoluciona. 

Estos interrogantes manifiestos en la experiencia “Improntas del tiempo y voces de un pueblo que se une para enraizar la historia, la identidad y la cultura de paz”, desarrollada por el profesor Néstor Aurelio Muñoz David, nos permite reflexionar sobre la práctica pedagógica, los procesos que se aplican en la enseñanza y transmisión de la cultura, de la historia en diferentes comunidades y grupos sociales.

La experiencia del profesor Aurelio nos permite pensar que la narrativa sobre experiencias en historia incrementa la cultura, pero condiciona el pensamiento futuro de las personas. Para Freire, la educación verdadera es praxis, reflexión y acción del hombre sobre el mundo para transformarlo, de esta manera, mediante la educación se transmiten conocimientos histórico-culturales, pero a la vez sería necesario pensar en la autonomía y construcción de un futuro de las comunidades. Dichos conocimientos son transmitidos, en el proyecto del profesor Aurelio, basándose en diferentes enfoques tales como el inductivo que según Francis Bacon, permite hacer observaciones particulares para luego desarrollar generalidades, es de esta manera que el profesor Aurelio enseña en sus clases de ciencias sociales la historia, partiendo desde el contexto local para luego ir abriendo paso a una historia más global, es de esta manera que se puede moldear el pensamiento y accionar de los pobladores de una región, es por ello que es necesario adoptar modelos educativos que no sean invasivos en las culturas, sin dejar de lado el conocimiento histórico de la misma, dando el concepto de cambio sin olvidar el pasado.

Desde el papel de un educador, Heidegger habla y se refiere a la hermenéutica, como un proceso de interpretación, que intenta ser el puente entre la teoría y la praxis. De esta manera, el profesor Aurelio aplica diferentes estrategias, por medio de las cuales sus estudiantes aprenden historia haciendo diferentes tipos de producciones.

Para un investigador dentro de una cultura, es importante tener un conocimiento previo de la historia de la misma, porque así es posible actuar y educar bajo algunos estándares culturales que solo puedan servir allí, sin embargo, para los endógenos, que promueven una educación capaz de transformar sus contextos inmediatos, sin desconocer su incidencia en los contextos externos, tal y como lo expone de manera sensible Morin (2003) en su hermosa obra “El Método: La humanidad de la humanidad". Así es como el conocimiento histórico lleva al estudiante a desarrollar un criterio propio hacia lo aprendido y la utilidad de la información recibida, el maestro debe ser ese ente que se encarga de despertar el deseo de sabiduría a los estudiantes, quienes, en su afán e inquietud por el saber, se encargan de ser investigadores de su cultura y evaluar la trascendencia de los hechos que descubren, así los estudiantes pueden ser quien decide si pertenece a una cultura o no.

Conclusión

Tomando los conceptos presentados anteriormente, la historia es una parte imperativa de la cultura, pero la sociedad actual debe tomar conciencia de que los tiempos son cambiantes y así los contextos tanto internos como externos, pueden ser factores que indiquen si las narrativas históricas están condicionando a las personas pertenecientes a una cultura o simplemente es un evento cultural que se encarga de mostrar la historia de un pueblo. En el ámbito pedagógico, lo más importante es evitar la repetición cultural y llevar a los estudiantes a un análisis que desarrolle su pensamiento crítico propio y de su cultura, a la vez que aprenden sobre historia a través de las narrativas.

 

Imagen freepik.es

Boletín de noticias
Registre su correo electrónico para recibir nuestras noticias.
Escrito por
Estudiantes Licenciatura en español y lenguas extranjeras en la Universidad de La Salle, Bogotá – Colombia.
No hay votos aun
Estadísticas: .
Henry Alberto Berrio Zapata
Gran Maestro Premio Compartir 2007
Empaqué en el equipaje de viaje de los estudiantes la herramienta más importante para cualquier destino: los argumentos.