Usted está aquí

La armonía del deber y del deber actuar

Al olvidarse de las individualidades que existen entre los mismos docentes de una institución, se garantiza que las problemáticas que la aquejan lleguen a porcentajes muy bajos. 

Agosto 21, 2018

Se hace importante empezar este escrito diciendo que la charla respecto a la investigación enfocada en los derechos humanos, impartida en la Universidad de la Salle, se presta para cambiar el pensamiento, analizado desde un punto de vista donde los docentes dentro de sus clases hablan de realidades desde posiciones muchas veces ajenas a los contextos, a las problemáticas que aquejan a sus estudiantes, las cuales se hacen importantes en materia de que en la mayoría de ocasiones son puntos clave para el entendimiento del comportamiento estudiantil.

El modelo investigativo dentro de las aulas, propuesto durante el desarrollo del coloquio, propone centrarse en garantizar los derechos humanos toda vez que se estarían formando en la ciudadanía intereses que inciten a la preservación de lo público, es decir, lo que de una u otra manera pertenece a todos nosotros por derecho, pero que por falta de educación y de criterio destruimos a diario, faltando entonces al deber que como ciudadanos tenemos.

Al ser un proyecto transversal, genera en los estudiantes un pensamiento crítico desde los diferentes campos académicos, lo cual compone un eje fundamental en la reducción de actos violentos y el aumento considerable motivacional frente a la construcción de conocimiento en los contextos particulares de cada estudiante.

Miguel Plazas, docente al frente del proyecto, propone un método fuera de lo convencional al olvidarse del individualismo catedrático, es decir que busca el apoyo de los demás colegas, aunque sea un trabajo difícil como él mismo lo define; el rechazo a la investigación es notorio en los profesores, pero el apoyo a la causa cada vez es más notorio, porque en este punto lo más importante son las garantías de los jóvenes que son víctimas de violaciones a sus derechos fundamentales y no las individualidades.

Al olvidarse de las individualidades que existen entre los mismos docentes de una institución, se garantiza que las problemáticas que aquejan una institución lleguen a porcentajes muy bajos.

Dichos porcentajes empiezan a disminuir porque no existen rivalidades, no se busca que uno sobresalga por encima de otro, lo único que se busca como docente es el trabajo mancomunado en pro de las garantías de los estudiantes.

Los índices de matoneo, acoso y destrucción de la institución se reducen significativamente porque las actividades que se generan a partir de la investigación, ponen en evidencia las situaciones que tanto desmotivan a los alumnos y por las que tantas veces actúan de la forma que lo hacen.

Dadas las prácticas desarrolladas dentro la institución, se busca potenciar las dimensiones del desarrollo humano que permitan un mejoramiento de las capacidades humanas hacia la búsqueda de unas condiciones dignas para cada integrante de la comunidad académica; entendiendo por dignas el acceso a la educación superior, al espeto por el prójimo, el amor por lo nuestro, por lo de todos, la preservación de los espacios que futuras generaciones usarán para perseguir posiblemente los mismos ideales que los jóvenes que están próximos a terminar hoy tienen. 

Boletín de noticias
Registre su correo electrónico para recibir nuestras noticias.
Escrito por
Estudiante de la Cátedra ‘Maestros hacen maestros’ en la Universidad de La Salle.
No hay votos aun
Estadísticas: .
Martial Heriberto Rosado Acosta
Gran Maestro Premio Compartir 2004
Sembré una semilla en la tierra de cada estudiante para que florecieran los frutos del trabajo campesino en el campo que los vio nacer