Usted está aquí

La experiencia pedagógica a partir de juegos de derechos humanos

Agosto 2, 2018

Partimos de la visión de Jorge Larrosa de experiencia como movimiento de ida y vuelta. Por un lado, un movimiento de ida porque la experiencia supone un movimiento de exteriorización, de salida de sí mismo, un movimiento que va al encuentro con eso que pasa, al encuentro con el acontecimiento.

Por el otro lado, un movimiento de vuelta porque la experiencia supone que el acontecimiento me afecta a mí, que tiene efectos en mí. En otras palabras, el sujeto de la experiencia se exterioriza en relación con el acontecimiento, que se altera, que se enajena.

En segunda instancia tomamos la experiencia del profesor Miguel Plazas en el colegio IED Benjamín Herrera, un colegio de la localidad de Kennedy de Bogotá. Un profesor que nos visitó en la Universidad de La Salle en el marco de las cátedras Dialogando con Maestros de los Premios Compartir, los cuales se encargan de premiar a profesores con prácticas pedagógicas excepcionales.

El profesor Miguel parte de unos juegos relacionados con los derechos humanos, los cuales son creados por los mismos estudiantes y que se llevan a la práctica en todo el bachillerato de la institución educativa mencionada previamente.

Estos juegos que se realizan parten de una investigación de los propios adolescentes respecto a temas elegidos por ellos mismos en el marco de los derechos humanos. Un aspecto que juega a favor en cuanto a la motivación, ya que todo surge de temáticas que generan interés en ellos, y que, por tanto, permite que el proyecto cumpla el propósito de inculcar Es una experticia en cuanto al tema estudiado por ellos.

Afirmamos el incremento de la motivación, ya que al momento de tomar temas que llamen la atención de los alumnos, esto hace que sea más fácil para ellos adquirir un compromiso con el proyecto que se realiza; justo de la misma manera cuando se está aprendiendo una lengua extranjera y se uno se remite a campos del gusto propio para que la experiencia de aprendizaje sea más provechosa.

Poniendo en relación estos puntos, afirmamos que la experiencia pedagógica basada en juegos relacionados con derechos humanos provoca un empoderamiento del adolescente en cuanto a su lugar en la sociedad.

Primero porque la experiencia es un movimiento de exteriorización y de interiorización, es decir que los estudiantes se exponen y salen de ellos mismos para meterse en el campo de los derechos humanos, y luego esas experiencias los afectan y hacen que los derechos humanos hagan efecto en lo que ellos son, quieren y sienten.

Un vivo ejemplo de esto es el caso del profesor Miguel Plazas en este colegio de la capital colombiana, la cual es una experiencia específica que acarreó por un lado una disminución considerable en el consumo de drogas y por otro lado la supresión de las pandillas en el colegio.

Bibliografía

  • Larrosa, Jorge. Sobre la experiencia I. Revista Educación y Pedagogía, [S.l.], v. 18, apr. 2006. ISSN 0121-7593. Disponible en: <http://aprendeenlinea.udea.edu.co/revistas/index.php/revistaeyp/article/.... Fecha de acceso: 23 apr. 2018
  • Plazas, M. (2018). Construyamos un mundo en armonía con derechos y deberes. (Conferencia Dialogando con Maestros). Universidad de La Salle.
Boletín de noticias
Registre su correo electrónico para recibir nuestras noticias.
No hay votos aun
Estadísticas: .
Irma María Arévalo González
Gran Maestro Premio Compartir 2002
Ofrezco a cada uno de los alumnos un lápiz mágico y los invito a escribir su propia historia enmarcada en los cuentos y leyendas de su cultura indígena.