Usted está aquí

La fluencia creativa

Hablar de creatividad no es fácil y más cuando va al ritmo de los modelos tradicionales de enseñanza que están imbricados en nuestro lento y parsimonioso sistema educativo.

Junio 1, 2016

Hablar de creatividad no es nada fácil y más cuando va al mismo ritmo de los modelos tradicionales de enseñanza que están imbricados en nuestro lento y parsimonioso sistema educativo, ya que para que fluya ésta, es necesario generar espacios, situaciones y retos que permitan que surja espontáneamente y genere acciones (chispazos creativos) que se puedan plasmar en aprendizajes significativos.  

Es cierto que no todos tenemos ese don creativo tan desarrollado y que las personas creativas difieren de las otras en muchos aspectos, pero en algo son unánimes: aman lo que hacen desde su interés particular. 

Sus objetivos no están centrados en alcanzar la fama o llenar sus bolsillos de dinero; en vez de eso, disfrutan de la oportunidad de hacer una actividad que los reta, los apasiona, los motiva y que los guía en su proyecto personal de vida.

Entrar en estado de fluencia creativa es concentrarnos en aquello que estamos haciendo, poniendo toda nuestra energía en su desarrollo, olvidando cualquier otra situación y centrándose totalmente en la actividad, su objetivo y enseñanza, dejando de lado cualquier tipo de ego o sobrades, sino dejándose llevar por la suave brisa de la sorpresa.

Cuando la creatividad nos reta, no hay miedo al fracaso, estamos demasiado envueltos como para estar preocupados por el fracaso, ya que equivocarse es una alternativa creativa.

La actividad se vuelve un fin en sí misma, debido a que, si no lo proponemos, además del placer nos va a permitir superarnos. En muchos sentidos, el ser felices es aprender a obtener el flujo creativo en todo lo que hacemos, desde lavar la loza en el hogar, hasta tomar una foto espectacular con nuestro teléfono celular.

Infortunadamente nuestras escuelas generalmente fallan en enseñar lo bello y provocador de la ciencia y las matemáticas; porque se dedican a enseñar la rutina y lo monótono de la literatura e historia en vez del verdadero sentido de la aventura.

Es en este sentido que los individuos creativos se sorprender a diario de su entorno y lo que ofrece la vida. Ellos demuestran siempre lo interesante y placentero que puede llegar a ser una actividad simbólica o compleja que los conecte con el universo, eso que los deja fluir y lograr transformaciones de muchas dimensiones.

Por esto es importante que nuestra educación permita la entrada de la creatividad… esta también ayuda a ser feliz.

Boletín de noticias
Registre su correo electrónico para recibir nuestras noticias.
Escrito por
Bloguero invitado
Promedio: 3 (2 votos)
Estadísticas: .
Sandra Cecilia Suárez García
Gran Maestra Premio Compartir 2013
El cuerpo habla y la danza puede ser el camino para la exploración del ser y el medio para liberar las palabras que se encuentran encadenadas.