Usted está aquí

La historia de un niño que quiere “arreglar” muertos cuando grande

En una visita pedagógica hablé con un estudiante que tenía un deseo salido de contexto. Un alumno que ha tenido todo el apoyo de su maestro en cada paso. Veamos la historia.  

Octubre 17, 2018

Uno de las tantas situaciones que debe abordar el Ministerio de Educación Nacional tiene que ver con los niños y jóvenes que, por razones familiares, económicas, trabajo infantil, habitantes de calle, desplazamiento, violencia intrafamiliar, abandono y descuido, no iniciaron su escolaridad a los 5 años, tal y como lo establece la Constitución Nacional de Colombia en su artículo 67 que a la letra dice “el Estado, la Sociedad y la Familia son responsables de la educación, que será obligatoria entre los 5 y los 15 años de edad y que comprenderá como mínimo, un año de preescolar y nueve de educación básica”.

Para atender dicha población se crearon los Modelos Educativos Flexibles que atienden niños y jóvenes en extra-edad, ya que no son aceptados en el sistema educativo regular por el desfase entre la edad y el grado en el que el joven debería estar.

Como no han tenido aprestamiento ni escolaridad, no sorprende ver niños de 8 y 10 años que no saben leer ni escribir, ni sumar y restar, entre otras cosas. Por eso, se hace evidente la necesidad de adecuar contenidos, aulas y metodologías especiales para acoger estos niños y jóvenes para que le tomen gusto al aprendizaje, se preparen para el aula regular y no abandonen el sistema.

En Colombia hay múltiples experiencias de este tipo. En una visita a una de ellas en el departamento de Antioquia, apoyada por Dividendo por Colombia, les preguntamos a tres niños qué querían ser cuando grandes. La respuesta de un de ellos nos sorprendió, pues mientras que uno de los tres dijo que quería ser Youtuber para entretener a la gente, el otro médico para ayudar a las personas, el tercero respondió que quería ser uno de esos que arreglan los muertos, sin tener claro ni por qué ni para qué.

Al indagar con el maestro la posible causa de la respuesta, nos mencionó que lo más seguro es que en su familia han tenido a varios muertos en poco tiempo y le ha tocado asistir a velaciones en las cuales observa cómo están maquillados.

Lo anterior es solo el asomo de una de las tantas situaciones que viven estos niños: un pequeño que quiere ser maquillador de muertos quien no solo ha presenciado la muerte prematura y seguramente violenta de sus familiares, sino que su cuidadora (madre) lo tiene descuidado, por no decir abandonado.

A estas situaciones es que se enfrentan estos maestros que con toda su creatividad, pasión y profesionalismos atienden estos niños y jóvenes para que sean felices y logren salir adelante por su cuenta y riesgo, pues no tienen ningún otro apoyo que el que les da su maestro. Una labor de resaltar.

Boletín de noticias
Registre su correo electrónico para recibir nuestras noticias.
Escrito por
Director de Innovación Educativa de la Fundación Compartir
Promedio: 5 (2 votos)
Estadísticas: .
Henry Alberto Berrio Zapata
Gran Maestro Premio Compartir 2007
Empaqué en el equipaje de viaje de los estudiantes la herramienta más importante para cualquier destino: los argumentos.