Usted está aquí

La innovación educativa como incentivo de aprendizaje del estudiante

Motivar es predisponer al alumno sobre lo que se le quiere enseñar, sea crítico y autónomo, para participar en las actividades y del mismo modo que se interese por aprender.

Junio 22, 2021

La maestra de primaria Liliana Salgado Rodríguez quien trabaja en el colegio distrital Diego Montaña Cuéllar, como parte de sus estudios en la Maestría en Pedagogía de la Lengua Materna reitera que el propósito inicial de los niños desde muy pequeños debe estar asociado en un entorno alfabetizado en el que aprendan a leer y a escribir desde nuevas metodologías.

Puesto que el aprendizaje de escritura actual no es del todo enriquecedor para estos niños, aún se sigue enseñando con métodos antiguos, como, por ejemplo: la repetición de trazos, la transcripción y la copia mecánica de textos obstruyendo a los estudiantes a ser autónomos y críticos en pensamiento. Es así como ella por medio de la implementación de nuevas e innovadoras formas de aprendizaje, permite que los estudiantes incrementen su motivación por aprender.

En su saber pedagógico la maestra prioriza el uso de la escritura en situaciones auténticas, en este caso son gráficas visuales y cotidianas que llaman la atención del estudiante, etiquetas de productos como papas, gaseosas, snacks entre otros...

La profesora nos permite reconocer que nosotros como cuerpo docente podemos cambiar la metodología tradicional de la enseñanza-aprendizaje de la escritura por aprendizaje dinámico y divertido, interpretar y aprender jugando a través de su metodología del uso de afiches y etiquetas. Posteriormente, como evidencia la maestra recuenta su experiencia desde el proyecto "Colombianidad" organizado por la institución. Esta metodología se ve plasmada en la realización de afiches informativos del evento con estudiantes de primaria.

La experiencia de la profesora Liliana corrobora el pensamiento de Perrenoud quien señala que la innovación es “la oportunidad para que el docente elabore estructuras de pensamiento que orienten su acción, no como fundamentos conceptuales rígidos, sino como marcos de referencia que encaucen su quehacer pedagógico” (Perrenoud, 2010, p. 35).

Es por esto, que según la UNESCO (2016) la innovación está fundamentada sobre el aprendizaje, en cuanto éste se encuentra ligado a la acción transformadora del mundo. Tiene un profundo sentido de cambio pues produce unas características que no se dan por generación espontánea. Estas deben ser organizadas y planificadas para que el espacio de innovación aprendizaje logre sus impactos en los múltiples ámbitos de la sociedad.

Por otra parte, Fonseca (2019), considera que la innovación educativa renueva viejas prácticas tradicionalistas y eleva la motivación frente al aprendizaje. Además, destaca el reconocimiento, las recompensas y la retroalimentación que los estudiantes pueden recibir de manera simultánea como aspectos positivos de estas estrategias.

Adicionalmente, Díaz et. al. (2016), mencionan que en la etapa de Educación Primaria, el trabajar puntualmente con videojuegos que favorezcan la obtención de recompensas (puntos, medallas…) es un aliciente que favorece la implicación motivada de los estudiantes en el desarrollo de dichas actividades educativas; de ahí resulta que la ludificación es un potencial didáctico motivante en el aula de primaria y la idea de utilizar un videojuego para conseguir cierto grado de implicación del alumnado es considerada por los futuros docentes en formación.

Por consiguiente, la motivación en muchos casos es considerada como inicial, se convierte en mecanización al momento de enseñar y de la misma manera mecánico al momento de aprender. En cambio, la profesora Liliana es consciente que la motivación es un proceso permanente, así lo afirma Nerici, (1991) de una manera muy precisa.

Motivar es predisponer al alumno sobre lo que se le quiere enseñar, sea crítico y autónomo para participar activamente en las actividades y del mismo modo que se interese por aprender, sea por ensayo y error como la profesora Liliana los motivó con su proyecto, corrigiendo sus errores paso a paso hasta lograr resultados inesperados para la comunidad educativa e incluso para la familia de cada estudiante.

Podemos concluir que, la innovación es un proceso complejo pero necesario, que demanda las instituciones y colegios a una cultura centrada en la reflexión y cambio en el modo de entender y llevar a cabo procesos innovadores en el ámbito de los procesos pedagógicos y didácticos; por ende, estos cambios son necesarios en el proceso educativo de los estudiantes, como un incentivo para que ellos busquen por sí mismos nuevos conocimientos y generen un pensamiento crítico sólido.

Referencias:

 


Imagen freepik.es

Boletín de noticias
Registre su correo electrónico para recibir nuestras noticias.
Escrito por
Estudiantes de la Universidad de la Salle, Bogotá – Colombia.
No hay votos aun
Estadísticas: .
Melva Inés Aristizabal Botero
Gran Maestra Premio Compartir 2003
Abro una ventana a los niños con discapacidad para que puedan iluminar su curiosidad y ver con sus propios ojos la luz de la educación que hasta ahora solo veían por reflejos.