Usted está aquí

La masificación del uso de las tecnologías en nuestra labor docente: el caso UniGuajira

Una mirada a la política institucional, la práctica y el rediseño de ambientes de aprendizaje en la principal universidad del departamento de La Guajira.

Julio 23, 2017

Si bien es mucho el campo abarcado por la tecnología educativa desde hace varios años, corroborables a través de innumerables investigaciones, trabajos de colectivos académicos y desarrollo de material de apoyo que facilitan la implementación de dichos avances, existen todavía algunos vacíos por llenar para alcanzar los objetivos propuestos.

Revisando las tendencias clave que aceleran la adopción de nuevas tecnologías en la educación superior, publicadas en The NMC Horizon Report (2016), existen unas que en la actualidad en nuestra institución, universidad de La Guajira, aún se perciben en fases incipientes. Podemos enunciar tres básicas:

Política Institucional. Reconociendo los esfuerzos realizados en los últimos años en el plano de la conectividad, no se ha logrado construir un sistema óptimo de redes tecnológicas de comunicación que estén al alcance de la totalidad de la comunidad educativa. Los escasos espacios que se encuentran dotados con equipos modernos aparecen a la vista de la mayoría de las personas de la comunidad universitaria como sitios extraños, escondidos y hechos para algunos privilegiados. Si damos una vuelta por el campus, observaremos a muchos maestros y estudiantes con modernos aparatos (celulares y computadores) pero sin servicio de Wifi institucional, lo cual hace muy difícil implementar el uso de la tecnología con fines netamente académicos.

Práctica. La universidad ha hecho inversiones en equipos, construcciones especializadas para sus usos, ha abierto programas y maestrías con ese énfasis, y ha invertido también muchos recursos económicos en apoyo a docentes para que se preparen y adapten a las nuevas tecnología. Sin embargo, son relativamente invisibles en relación con quienes todavía no han tenido la oportunidad. Y por eso, como dice el informe NMC Horizon Report, seguimos observando en la mayoría de las aulas las tradicionales filas de pupitres frente al escritorio del profesor, quien intenta llevar lo más fácilmente posible el conocimiento a todos y cada uno de los estudiantes.

Rediseño de espacios de aprendizaje. Se reconoce y se incentiva a los docentes para renovar espacios de aprendizaje por las múltiples ventajas que podría ofrecer, dado su carácter de activo y flexible. Sin embargo, los programas no están diseñados en su totalidad para este tipo de prácticas. Las exigencias en la elaboración de las propedéuticas son rígidas y existe, aunque se niegue, una alta resistencia al cambio dado que la mayoría de los docentes pertenecemos a la vieja y tradicional pedagogía.

Miramos con optimismo el futuro académico de nuestra alma mater, nos preparamos cada día más para imprimir dinamismo y creatividad a nuestra labor docente, pero sabemos también que avanzamos muy lentamente ya que para ello se necesitan recursos económicos y tecnológicos. Y una universidad de carácter público en Colombia posee pocas posibilidades de dar esos pasos agigantados que permitan masificar el uso de las herramientas tecnológicas, como debería ser.    

Para allá vamos, como una real comunidad. Unidos, con objetivos conjuntos, con sacrificio, rompiendo esquemas y, sobre todo, con el ánimo de aportar a la creación de nuevas generaciones de estudiantes capaces de ser competentes y preparados para interactuar con el mundo para el éxito personal de ellos y el de toda la sociedad que lo circunda.

Gracias a aportes tan significativos como los que hace la maestría MPTIC, sus directivos y cada uno de los docentes, seguimos soñando con los ojos abiertos y los pies bien puestos en la tierra. Infinidad de errores hemos cometido, y seguramente seguiremos haciéndolo, pero no nos va a castigar la historia por no haber hecho el intento. Un día, no muy lejano la universidad de La Guajira mostrará su mejor cara con un campus lleno de edificios inteligentes y aulas repletas de herramientas tecnológicas y estudiantes activos auto-responsables de su propia formación.    

Escrito por
Maestrante de Pedagogía de las TIC de la Universidad de La Guajira.
Promedio: 4 (3 votos)
Estadísticas: .
Martial Heriberto Rosado Acosta
Gran Maestro Premio Compartir 2004
Sembré una semilla en la tierra de cada estudiante para que florecieran los frutos del trabajo campesino en el campo que los vio nacer