Usted está aquí

La práctica pedagógica y el saber pedagógico

Se debe repensar el Proyecto Educativo Nacional, dándole mayor importancia a reflexionar sobre los contenidos, investigar y proponer nuevas formas de proyectarnos como docentes. 

Marzo 3, 2019

Empezando me gustaría ahondar en el proceso de formación de los futuros maestros y como su práctica y saber pedagógico están mediados por el actuar de las instituciones universitarias, las cuales desarrollan los programas de formación a docentes; dichos programas están más dirigidos a la transmisión del saber de referencia, dejando en un segundo plano la práctica pedagógica y el saber pedagógico.

La práctica pedagógica es el componente de la totalidad de la formación y práctica profesional de un futuro maestro esta debe estar inmersa durante todo el proceso de formación, “No basta con formar maestros fundamentados en los saberes referentes, si no en, esquemas de pensamiento y acción según lo sustenta en Piaget y Bourdieu”- Perrenoud P. (2001) Desarrollar La Práctica Reflexiva En El Oficio De Enseñar Esf éditeur, Paris; es decir que los maestros deben desarrollar las competencias pertinentes para aplicar el saber pedagógico en diferentes situaciones de práctica. Queda pues de las instituciones profundizar en el reto de formar docentes basados en la triangulación de saber pedagógico, competencia y hábito.

Es importante reconocer que la práctica pedagógica (reflexiva) es el “lugar donde se inicia la construcción del saber pedagógico, se hace necesario aclarar que si bien en toda práctica docente es posible reconocer la presencia de principios teóricos que acompañan a la tradición del enseñar, ésta asume modos de concreción diferentes según el contexto socio-cultural en el cual opera” Tezanos A. (2007) Oficio de enseñar-Saber Pedagógico, la relación Fundante IDEP N 12.

Así pues debemos conocer los saberes propios de la práctica pedagógica en el proceso enseñanza-aprendizaje, los cuales no provienen de una técnica o teoría, pero que; sin embargo, son indispensables, y han surgido de nuestra experiencia personal. Para fomentar una postura reflexiva y crítica es indispensable la formación de nuestro saber pedagógico y habitus. Los cuales permiten activar las conductas de nosotros los maestros en diferentes situaciones de nuestra práctica pedagógica. Es importante conocer y detectar dichas conductas que intervienen en nuestra práctica pedagógica, reconociendo cuales son favorables o nocivas en el proceso de enseñanza; es decir reflexionando sobre nuestro actuar profesional.

En mi opinión hay graves falencias en nuestro esquema de educación (formación docente); ya que en su gran mayoría los maestros colombianos nos hemos convertido en reproductores pasivos de contenidos y teorías, y casi sin derecho o permiso a estimular el pensamiento crítico y reflexivo de nuestros estudiantes. Todo esto debido al sistema, el cual contiene un calendario corto y el proyecto de educación nacional no fomenta la investigación y el análisis.

En conclusión se debe repensar el Proyecto Educativo Nacional, dándole mayor importancia a reflexionar sobre los contenidos, investigar y proponer nuevas formas de proyectarnos como docentes que incentiven y estimulen la reflexión e investigación en pro de una sociedad critico-reflexiva e investigativa.

Boletín de noticias
Registre su correo electrónico para recibir nuestras noticias.
Escrito por
Estudiante de la Cátedra ‘Maestros hacen maestros’ en la Universidad de La Salle.
No hay votos aun
Estadísticas: .
María Del Rosario Cubides Reyes
Gran Maestra Premio Compartir 2006
Desarrollé una fórmula química que permitió a los alumnos combinar los elementos claves para fundir la ciencia con su vida cotidiana sin confundir los enlaces para su futuro.