Usted está aquí

La práctica política en el contexto escolar

La escuela, el espacio preciso para hacer ciudadanía. 

Abril 19, 2018

La escuela, como el lugar donde convergen diversos agentes cuyo objetivo es construir conocimientos, situaciones, vivencias, sensaciones y recrearlas de diversas maneras, se convierte en el espacio preciso para hacer ciudadanía, permitiendo que la comunidad educativa plantee normas, derechos y deberes, desde los cuales desarrollar sentido de pertenencia por la institución, lo que en el futuro, para los estudiantes, se convertirá en amor por su nación, de tal manera que puedan visualizarse desde su cotidianidad como sujetos activos de transformación social.

Por tanto, todas las actividades que se plantean en el ejercicio educativo, especialmente al interior de las instituciones, deben apuntar a que los educandos vivan la política, a ir más allá de sólo cumplir con requisitos legales establecidos por el Ministerio de Educación; porque la práctica política en la escuela es un eje transversal que potencia el desarrollo de habilidades y competencias al dar herramientas para la resolución de conflictos o situaciones problémicas propias de la cotidianidad.

Así, en la Institución Educativa Compartir Suba, el ejercicio público y activo de la política es un pilar fundamental y que hace parte de la historia e identidad de las prácticas pedagógicas de los docentes, quienes lo transmiten a sus estudiantes, motivándolos a visualizarse como sujetos que deben, pueden y ejercen su ciudadanía, asumiendo una postura crítica que les permita ir más allá, generando compromisos y responsabilidad social con su entorno inmediato para que al salir de la escuela sean una generación que haga parte de la solución y no uno más del montón que no le aporte nada a la sociedad.

Lo anterior lo afirmo porque pude vivirlo desde mi niñez en las aulas del colegio Compartir Suba (así se llamaba en esa época), pude crecer escuchando a mis maestros de sociales, de ética, de artes y de ciencias, al rector y a los coordinadores, dando un discurso, no sólo en palabras sino también en acciones, que promovía la participación activa en ejercicios como el gobierno escolar, invitándonos a no ser sujetos reproductores de prácticas sin sentido, sino a ser solución a las problemáticas que se vivían en nuestro entorno barrial, a proyectarnos de tal manera que nuestras vidas pudieran cambiar la historia de nuestras familias y así mismo del contexto en el que nos movíamos. Estos recuerdos me permiten afirmar que esos ejercicios que se realizaron en torno a la importancia de la ciudadanía fueron determinantes para tomar decisiones en cuanto a mi proyecto de vida, generando en mi mente cuestionamientos sobre cómo ser agente de cambio en mi barrio y localidad.

Hoy, después de muchos años de haber estado sentada dentro de las aulas de mi escuela, y al regresar a ella asumiendo otro rol, entiendo que mi responsabilidad en este momento es mantener una tradición que, sin lugar a dudas, le permitió a mi generación visualizarse de una manera diferente a lo que su contexto le permitía desde la realidad social en que nos encontrábamos.

Ahora, tengo a diario frente a mí, un grupo de niños y jóvenes que pueden y deben ser quienes generen procesos que les permitan cumplir sus sueños personales, no de manera egoísta sino en beneficio de su comunidad.

Si cada una de las estrategias que se implementan para conformar el gobierno escolar, al inicio del año lectivo, no son herramientas que permiten situar a los niños y jóvenes en la realidad social de su contexto, éste termina convirtiéndose en un ejercicio vacío y sin sentido, que se realiza sólo por cumplir con un requisito, y Colombia es una nación que está pidiendo a gritos que se levante una generación que haya desarrollado un pensamiento político y crítico de tal manera que haga historia desde un ejercicio consciente de la ciudadanía y que, en el caso de la IE Compartir Suba, el nombre de su PEI sea una realidad en los estudiantes: “Formación integral para el desempeño en sociedad”.


Imagen www.flickr.com/Iglesia en Valladolid

Escrito por
Licenciada en Ciencias Sociales
Promedio: 4.1 (23 votos)
Estadísticas: .
Carlos Enrique Sánchez Santamaria
Gran Maestro Premio Compartir 2011
Con el apoyo de las tecnologías logré que los estudiantes convirtieran el pasado de exclusión que vivió éste municipio lazareto en un pretexto para investigar, conocer la historia y conectarnos con el mundo.